Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Susanalagos escriba una noticia?

Comprensión

10/12/2009 23:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Relato oriental que cuenta la humana actitud de un aprendiz de sabio

Cuentan que en la antigua Persia había un anciano sabio y justo que se dedicaba a enseñar a los hombres a andar por el sendero del bien. Sus conciudadanos lo habían honrado con el título de "gran maestro" y le habían dado también la posibilidad de otorgar el mismo título a quien él creyera merecerlo.

Un día se presentó ante él uno de sus mejores discípulos y le dijo:- Perdone la osadía maestro. Pero creo que llegó el momento de merecer yo también la distinción. El anciano le preguntó si realmente sentía el virtuosismo necesario para el cargo.- Sí- le contestó. Tengo paciencia, equilibrio, solidaridad. Y si me perdona la vanidad, también creo tener la dosis de inteligencia necesaria para comprender todo lo humano. -Bien-dijo el maestro- haremos entonces una prueba. Irás por la ciudad durante seis horas observando todo lo que suceda a tu alrededor. Luego regresarás aquí y me contarás lo que más te hubiera conmovido. Eso es todo lo que te exijo.

El joven partió y seis horas después regresó y expuso:- Maestro, pude observar un caso pleno de injusticia, crueldad y falta de piedad. Un anciano conducía al mercado un burro cargando cestos con frutas cuando un soldado del rey lo detuvo quitándole su mercancía y golpeándolo brutalmente.-¿y tú qué hiciste frente al triste espetáculo?-preguntó el sabio - Maestro, Ud. pidió que solo relatase lo que más me hubiera conmovido. Vine presuroso a contarle lo sucedido. - ¿Y el pobre labrador que hizo? - Nada. Incluso pude ver en sus ojos la pena y el dolor frente a la injusticia de su verdugo. - ¿Y tú que hiciste para ayudarlo? - Mi tarea consistía en observar y luego describir lo que más me conmoviera gran maestro.

Entonces el sabio replicó: -El único que merece el título de Gran maestro es el labrador, que mostró hacia el cruel soldado una piedad que tú, en el frío cumplimiento de tu deber no supiste tener para con él.


Sobre esta noticia

Autor:
Susanalagos (6 noticias)
Visitas:
309
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.