Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mario Uno escriba una noticia?

Concurso de acreedores, ya la Ley habla por sí misma

14/02/2014 19:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Qué estipula en líneas generales la Ley Concursal y a quiénes ampara esta legislativa aún hoy vigente

 

Tal cual estipula la Ley 22/2003. de 9 de julio de 2003, en referencia a lo Concursal, el concurso de acreedores queda recogido dentro del marco de la legislación vigente en todo aquello en lo que a comerciantes y no comerciantes insolventes se refiere. Por tanto, siempre y cuando exista un empresario que aún cuente con cierta solvencia y capacidad de liquidación, este no podrá presentarse ni considerarse en concurso de acreedores, dado que la ley, como decíamos, estima inoportuno e inadecuado el tratamiento concursal para aquellos que aún poseen solvencia suficiente como para hacer frente a las deudas contraídas para con los acreedores.

En este sentido, no solo se consideraría inoportuno sino que además sería ilegal la práctica del concurso de acreedores destinado a los comerciantes cuyo negocio goza aún de beneficios que le posibilitan el pago de forma correcta y en la fecha acordada a sus acreedores. Con la Ley 22/2003 de 9 de julio de 2003, se pretende acoger por tanto a todos aquellos empresarios con problemas de solvencia, así como garantizar a sus acreedores el pago de las deudas que se tenían contraídas con ellos hasta el momento de que esos comerciantes entrasen en concurso de acreedores.

Asimismo, la ley contempla la posibilidad de un convenio entre empresario y acreedor de forma que ambos resulten beneficiados. De esta forma, al empresario se le intenta permitir la continuidad de la empresa y al acreedor se le asegura el pago de las deudas. Este acuerdo podrá tener cierta cabida siempre y cuando la empresa presente suspensión de pagos y no quiebra, pues el hecho de que se esté en situación de suspensión de pagos ofrece garantía en el sentido de que aún no contando con la liquidez necesaria, al menos sí que se cuenta con activos con los que poder afrontar la deuda.


Sobre esta noticia

Autor:
Mario Uno (693 noticias)
Visitas:
521
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.