Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-nacional escriba una noticia?

Condenan a 14 años de cárcel al miembro de SEGI que hizo un esquema de una bomba porque estaba "borracho"

28/09/2010 12:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Audiencia Nacional ha condenado a 14 años de cárcel, tres menos de lo solicitado por la Fiscalía, al miembro de la organización juvenil SEGI Oier Urrutia González, quien aseguró ante el tribunal durante el juicio que había hecho un esquema para fabricar artefactos porque se encontraba "borracho" y "para hacer el tonto".

Así consta en una sentencia dictada por la Sección Tercera de la Sala de lo Penal en la que se condena a Urrutia, dueño del bar Galtzagorri de Vitoria, a seis años de cárcel por un delito de pertenencia de organización terrorista y a otros ocho por tenencia de explosivos y materiales incendiarios. No obstante, el tribunal absuelve al camarero del local, David Hernández García, al no hallar pruebas de que participara en las actividades de la organización.

La resolución judicial, de la que ha sido ponente el magistrado Alfonso Guevara, ha valorado como principales pruebas el hallazgo en el local de 31 petardos y queroseno líquido y sólido destinados a construir "artefactos incendiarios-explosivos" como los utilizados por los grupos Y de la banda terrorista y la organización SEGI, "auténtico satélite de ETA que complementa la lucha armada mediante la realización de actos de terror para alterar la paz público".

También destaca que en su domicilio el acusado guardaba una libreta con un anagrama de ETA en la que se reproducían los componentes y las "proporciones adecuadas" para fabricar un artefacto explosivo: "queroseno 20%, pólvora 45%, metralla 30%, temporizador con pilas eléctricas".

El tribunal también ha valorado que en el registro del local, que se produjo el 1 de abril de 2009 a raíz de una operación contra el menudeo de droga, fueron encontrados una pistola de gas, pastillas de queroseno, una hucha de SEGI, fotografías de etarras, azucarillos con los lemas 'Stop a la tortura' y 'Euskal presoak', carteles contra el juez Baltasar Garzón y la Guardia Civil y una talla con una pegatina de la organización terrorista ETA. Urrutia también guardaba una camiseta de la organización juvenil aunque durante el juicio aseguró que la tenía porque "era bonita".

A partir de estas pruebas el tribunal concluye que el dueño del local es un "miembro de la organización SEGI que en su actividad complementaria de la lucha armada de ETA lleva a cabo actos de 'kale borroka' con utilización de artefactos explosivos e incendiarios para la desestabilización del Estado y su orden constitucional".

TRABAJAR EN UNA 'HERRIKO' NO ES DELITO

Por su parte, el camarero del local, para quien el fiscal también pedía 17 años de cárcel, ha sido absuelto al no haberse acreditado que tuviera "conocimiento de la existencia de elementos pirotécnicos" en el establecimiento o de que "en connivencia" con Urrutia "tuviera voluntad de destinarlos a la confección de artefactos explosivos-incendiarios".

"El hecho de trabajar en un local cuya decoración evidencia una cierta ideología abertzale no constituye indicio alguno de conducta delictiva en los términos de la acusación", sostiene el tribunal antes de añadir que la relación entre los dos acusados se limitaba a "una simple afinidad ideológica".

De la misma forma, la sentencia rechaza la pretensión del fiscal de clausurar el bar Galtzagorri al no quedar acreditado que fuera "un local donde se desarrollaran actividades de proselitismo o logística para la organización terrorista SEGI". "Se trata de un establecimiento como otros muchos que por su decoración denota la ideología del dueño y de la clientela, lo que no equivale a que constituya 'sede' de una organización ilegal", añade la sentencia.

El fiscal Daniel Campos justificó su petición de 17 años de cárcel para los dos acusado, al considerar "inaceptable desde un punto de vista teórico que se constituyera un almacén y una base logística (de SEGI) y al frente de ella no estuvieran personas comprometidas con la organización". Además, ha reclamado la "clausura definitiva" del local.

El abogado de los dos acusados criticó que se "equipare la responsabilidad" del propietario del bar con la del camarero y, aunque ha admitido la "ingenuidad" de Urrutia y que su explicación puede resultar "más o menos extravagante", ha solicitado su libre absolución por no existir, a su juicio, "prueba de cargo suficiente".


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-nacional (165963 noticias)
Visitas:
164
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.