Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Antonio Rodríguez Jiménez escriba una noticia?

Ejercicio "Martial Summit". La "División San Marcial" se centra en las intervenciones en el exterior

8
- +
22/10/2021 04:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La traumática retirada de Afganistán por parte de occidente ha sido una lección aprendida por parte de los ejércitos occidentales, los cuales tendrán en un futuro realizar acciones semejantes. Entrar con una fuerza contundente en un escenario ajeno a rescatar ciudadanos propios y después evacuarlos

En la última reorganización del Ejército de Tierra, ET, la División "San Marcial" ha pasado de comandar las brigadas pesadas a ser la fuerza de reacción inmediata que con unidades más ligeras, pero muy móviles y contundentes, entren en primera instancia en acción ya para solucionar una crisis puntual en un escenario alejado tanto como para servir de cabeza de puente a fuerzas de mayor entidad que arribarían a posteriori.

Este cambio alteró el paradigma del ET, pues si en 2017 la última reorganización del ET este recomponía sus fuerzas en dos grandes divisiones, la "San Marcial" y la "Castillejos"junto con el Mando de Apoyo a la Maniobra, en sendas divisiones se englobaban las brigadas operativas del Ejército de Tierra y la "San Marcial" incorporaba a las brigadas X, XI y XII las "pesadas" del ET al disponer de blindados, la última reorganización de la fuerza en 2020 despojaba a la "San Marcial" de esta capacidad pesada y la ponía en la dirección de las unidades más ligeras y de rápido despliegue del ET con la BRIPAC "Almogávares" VI, el Mando de Tropas de Montaña (MTM), el Mando de Operaciones Especiales (MOE), las Fuerzas Aeromóviles del ET (FAMET)  y el Regimiento de Operaciones de Información (ROI).

Esto convertía a la "San Marcial" en la gran unidad ligera del ET y con ello la que en caso de intervención fuera la primera que actuaría enviando fuerzas a una zona de conflicto, tanto para solucionarlo de un primer golpe contundente y decisivo, como para ir creando una cabeza de puente o a la espera que brigadas más pesadas ahora encuadradas en la División "Castillejos", incorporasen sus capacidades de mayor potencia de fuego y peso en combate pero de despliegue mucho más lento.

Es con la idea de crear las sinergias adecuadas en las diferentes unidades de la División "San Marcial" para que estas trabajen al unísono de acometerse un despliegue operativo real, es que las unidades de la división han acometido a lo largo de 2021 una serie de ejercicios al objeto de crear esta conexión y trabajo en en equipo entre las distintas brigadas además del ROI.

Estos ejercicios se iniciaron en enero y se denominaron: "Infierno Blanco" en que se enfatizó la capacidad de combate en montaña y nieve de la división, "Martial Resolve" donde se hizo hincapié en la capacidad helitransportada de la unidad, "Martial Capability" en el que se testó la capacidad conjunta de la división y que capacidades podría desplegar y el último ejercicio del año y el más exigente el "Martial Summit" donde se evalúa la capacidad de la división de desplegar todas sus unidades en un hipotético despliegue en un país extraño en conflicto.

 

El espejo afgano

El pasado mes de agosto el mundo fue testigo entre asombro y conformismo, del estrepitoso derrumbe del régimen pro occidental de Afganistán y la victoria de los talibán tras veinte años de guerra en que las naciones occidentales, con EEUU a la cabeza, han perdido ese conflicto por simple abandono. Simplemente occidente se hartó de la guerra, abandonó Afganistán sin haber derrotado al enemigo y dejo al régimen montado en Kabul a su suerte a merced de unos enemigos, los talibanes, a los que por perseverancia y el resistir de forma indefinida han dejado a todo el poderío tecnológico y militar occidental en entredicho, pues queda demostrado que occidente se hastía de los conflictos prolongados y se retira de ellos, como el boxeador que tira la toalla, cuando estos se prolongan.

 

Y de hecho la caída del régimen de Kabul fue vertiginosa tras la retirada occidental y la ofensiva final de los talibanes, un éxito rotundo apoderándose del país en un tiempo récord, no en 90 días que preveían el mayor número de analistas y expertos internacionales sino solo en 90 horas.

Ahora bien, occidente ha salvado algo su "vergüenza torera" con un episodio fundamental que ha sido retransmitido prácticamente en directo desde el aeropuerto de Kabul, la evacuación de miles de colaboradores afganos y sus familias que trabajaron con las fuerzas occidentales en los 20 años que duró la intervención.

Y lo cierto es que esta evacuación fue un total éxito pues de unos pocos miles de cooperantes que se esperaban poder ser evacuados la cifra total de rescatados superó los 200.000, como botón de muestra la misión española confiaba en poder sacar de Afganistán a unos 800 cooperantes afganos que trabajaron con las fuerzas españolas y lo cierto es que logró rescatar a 2.200 gracias al buen hacer de diplomáticos españoles en Kabul, efectivos de los GEO de la Policía Nacional y personal de las FAS: pilotos de aviones A-400 y miembros del EADA del Ejército del Aire y efectivos del MOE desplegados todos ellos en el aeropuerto kabulí.

Aunque la evacuación de cooperantes continua mediante el paso por terceros países, Irán y Pakistán, es esta evacuación exitosa el espejo que se mira el estado mayor de la División "San Marcial", de hecho al ser el MOE parte de la división está indirectamente participó en ella, para ejercitarse en un escenario hipotético más ambicioso.

¿Como habría que proceder si es necesario un despliegue en fuerza de la división en el exterior para controlar una zona de seguridad y desde ella evacuar a nacionales y cooperantes indígenas ante la llegada inminente de un enemigo hostil?

Este es a grandes rasgos el guión del ejercicio "Martial Summit".

Despliegue operativo

El guión de la operación muestra un escenario ya conocido, un hipotético país del tercer mundo sumergido en una crisis profunda en que una fuerza insurgente amenaza con derrocar al gobierno legitimo e imponer un régimen radical y extremista, el gobierno local pide ayuda a la comunidad internacional que interviene tanto para frenar a los rebeldes como para evacuar a sus connacionales como a aquellos oriundos que han cooperado con las naciones de la comunidad internacional que participan en la intervención. Pese a los matices el paralelismo con la situación afgana es más que evidente.

La operación emula la evacuación del Aeropuerto de Kabul pero con variaciones y en un escenario más variado y complejo

En este escenario España participa con su división "San Marcial" que interviene con 861 efectivos, 11 helicópteros: Tigre, Cougar, NH-90 y Chinook y 142 vehículos ligeros y pesados, aunque sin carros de combate.

El objetivo es hacerse con el control de tres zonas clave distintas donde se ha reunido el personal a evacuar y desde ellas evacuar a nacionales, ciudadanos de países aliados y cooperantes locales.

Para crear estas zonas se ha jugado con los mapas y los campos de maniobras disponibles para crear la geografía de un país ficticio y por ello el resultado que nos da esta traspolación es que una de las áreas de evacuación estaría a las afueras de Logroño, una segunda al norte de Soria y la tercera en el campo de maniobras de Chinchilla en Albacete.

En este punto se ha buscado añadir un grado más de dificultad al episodio del aeropuerto de Kabul, pues si entonces la evacuación estuvo circunscrita a un solo lugar, el propio aeropuerto, y aún así las dificultades que las tropas occidentales tuvieron que superar fueron colosales, en el "Martial Summit" la operación debe desarrollarse en tres lugares a la vez lo que hace de este cuadro una pesadilla logística, operativa y de planificación más que evidente.

Enfrentamiento contra el enemigo

El método obvio de toma de estas zonas de evacuación es por asalto aéreo mediante helicóptero y lanzamiento paracaidista, de este modo en una primera fase patrullas de reconocimiento en profundidad, principalmente del MOE, se infiltraran mediante helicóptero de noche para asegurar las zonas y reconocer el terreno.

 

No se trata solo de emplear la fuerza en plan película de Hollywood sino también de ganarse el apoyo local, por ello personal de Cooperación Cívico Militar, CIMIC, del ROI buscaran y se reunirán con los líderes locales para buscar su complicidad y apoyo para que la misión se realice con el menor número de enfrentamientos y bajas posibles.

Esta búsqueda del apoyo local es poco menos que la razón de ser de toda operación internacional y de hecho suele convertirse en la razón de ser de la misma, sí se obtiene la complicidad de la población local media misión está cumplida.

Con las zonas de evacuación ya delimitadas llegará el grueso de las fuerzas, BRIPAC y MTM, para asegurar las zonas y procederse a la evacuación de no combatientes.

Es en esta fase cuando la misión se vuelve más delicada pues por mucho que sea el apoyo local que se logre siempre habrán elementos incontrolados o como el escenario sugiere partidas rebeldes dispuestas a echar por tierra la misión, en este punto es muy probable que se entre en combate pero siempre se tratará de evitar al máximo las bajas civiles por tanto las normas de enfrentamiento son estrictas y el uso de la fuerza debe ser quirúrgico, por ello de producirse un contacto la potencia de fuego deberá emplearse exclusivamente en batir a los hostiles para evitar los daños colaterales.

Un escenario previsto es que un grupo insurgente controle una localidad necesaria para el plan de evacuación, las fuerzas terrestres de la "San Marcial" que ataquen ese enclave deberán discriminar su fuego para evitar bajas civiles y concentrarse solo en los "malos", en este punto el Apoyo Aéreo Cercano, CCA, de los helicópteros Tigre es vital, pues dirigidos por tierra o por los mismos sensores de la aeronave pueden lanzar un fuego preciso y quirúrgico que elimine la amenaza con los mínimos daños extra posibles.

Traducido a palabras: "Sí hay un francotirador en una calle, no podemos arrasar toda la calle con sus casas y la gente que vive ahí. Hay que localizar exactamente donde está el tirador y eliminarlo. ¿Cual seria el método más adecuado de hacerlo? Depende de la circunstancia. Ya con un misil disparado por un Tigre, con nuestros propios tiradores de élite o con fuego concentrado de nuestras unidades de infantería si lo tienen localizado y fijado".

Limpiada la zona de elementos hostiles puede procederse a la evacuación de personal propio y aliado.

Tras la conclusión de la Operación "Martial Summit" vendrá el análisis, los juicios críticos y las lecciones aprendidas de la misión sin olvidar un factor primordial que se dio en el episodio del aeropuerto de Kabul en que se basa la operación. Que esa evacuación se realizó porque las talibanes que ya habían tomado la ciudad la consistieron y permitieron, por razones políticas, pragmáticas y estratégicas obvias, y salvo un atentado salvaje en una de las entradas de aeródromo, perpetrado por el ISIS y que costó la vida a 200 civiles y 13 soldados de EEUU, no hubo la menor oposición de los talibanes a esta evacuación.

Está por ver si otra operación futura parecida gozaría de una complicidad semejante por parte del enemigo.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Antonio Rodríguez Jiménez (155 noticias)
Visitas:
255
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.