Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cotono escriba una noticia?

Congelación del sueldo de funcionarios. Historia de Uno

25/02/2010 22:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A los funcionarios no les gusta la idea de qeu les congelen el sueldo. ¿Es así?

Hoy hemos escuchado que el Gobierno nos ha enviado otro "globo sonda" (y ya van varios), esta vez acerca de la necesidad de plantear una congelación de los salarios de los funcionarios públicos.

Parece ser que se trata de una congelación a partir de este año, pero es que el año pasado creo que les han subido bastante más de la inflacción.

No he sido ni soy funcionario, y quiero hacer fuerza para tener un punto de vista objetivo en este tema (es díficil). Para ello, voy a ponerme en el pellejo de un funcionario que hoy se entera de que le van a congelar el sueldo:

... soy un funcionario medio que gano unos 1.700 € al mes (por ejemplo), y me entero de que voy a seguir cobrando esos mismo míseros 1.700 € este año 2010, el 2011, el 2012 y creo que también el 2013; en cuanto lo escucho en la radio me enfado muchísimo con Zapatero y todo el séquito: "no hay derecho!", "tenemos que pagar los trabajadores" (los funcionarios, también somos trabajadores) "que se lo quiten a los que se enriquecieron toda esta época anterior!!!" ... y otros pensamientos que incluyen descalificaciones, insultos, etc..

Me indigno mucho; me cabreo, me levanto de mi silla muy cabreado, y me voy a dar un paseo, a tomar el aire (no me importa en absoluto la cola de gente que queda ante el mostrador de la oficina pública en la que trabajo. "que esperen un poco más que aún queda un compañero atendiéndolos!!!" ... "Total, a mi no me quieren pagar lo que me corresponde!!!).

Y salgo a tomar el aire. Ya he salido a tomar el café a las 10, pero son las 12:30 y estoy agobiado, muy cabreado con la puta congelación de mi sueldo. No puedo ir al paseo marítimo porque llueve fuerte; me he olvidado del paraguas, pero estoy bastante más abrigado que ese mendigo que vaga entre los coches del semáforo. De camino a ningún lugar, paso por delante de la Cocina Económica; hay que ver cómo ha aumentado el número de ellos que vienen a comer todos los días!!! Antes veías algunos, pero ahora se cuentan por decenas, y a simple vista observo 4 grupos de unas 15 personas cada uno, comentando algo, cabizbajos, barbudos casi todos aunque bien arreglados muchos, aseados, ... casi "personas normales" como yo. Se me erizan los pelos de los brazos.

Me cruzo con Mari Carmen y Aurora (ni las saludo ni me saludan); vienen con las bolsas de la compra, como casi todos los días a estas horas; aprovechan 45 minutos o una horilla y salen a hacerla; nadie les dice nada.

Hay un tumulto al otro lado de la acera; la gente se agolpa en un portal (sigue lloviendo); ¿se habrá desmayado alguien en la calle? ... Ah! no! es la oficina del INEM ... buuuuffff!!! qué cantidad de gente espera fuera. No me extraña, porque en el interior no se debe soportar el ambiente cargado con la cantidad de personas que seven, unas sentadas (las que tienen más suerte) y otras de pie.

Ha cambiado algo, han cambiado varias cosas. Yo no me he dado cuenta porque tenía algo que muchos no tenían: seguridad laboral (y no me refiero a un casco y un arnés); no tenía la necesidad de preocuparme de si iba a perder o no mi empleo o mis ingresos en caso de que llegase un mal momento económico como el actual. No era un empleado, ni un autónomo; era un funcionario. Y como tal, tenía otro tipo de preocupaciones: la temperatura del aire acondicionado en la oficina era muy alta; los ciudadanos me hacían consultas de forma algo airada y malhumorados; la tecla "p" del teclado no me marcaba bien a veces; Paco no se merecía el nuevo puesto que le habían dado; mi hija prefería estudiar administración de empresas a veterinaria ... esas eran mis preocupaciones en el trabajo.

... me había convertido en un funcionario ciego; y no me refiero a un ciego de vista, sino de ciudadano.

Vuelvo a mi puesto; me queda poco para salir porque ya son las 14:15. No tengo ganas de seguir atendiendo gente porque me he quedado un poco acongojado con lo que he visto ahora.

A lo mejor, pienso, no es algo tan grave que me congelen el sueldo durante unos años, si eso ayuda a que la situación mejore para todo el mundo; de hecho, si no mejora, el primer perjudicado seré yo, y cada uno de nosotros.

Y es que si nuestra situación es tan grave, habrá que tomar decisiones, y todas ellas afectarán a unas y otras personas. A muchas ya les ha tocado: han perdido su trabajo y no encuentran otro simplemente porque no hay trabajos (es algo muy sencillo de entender). Si hay que incrementar la edad de jubilación a los 67, si es verdad que no hay otra solución, pues habrá que hacerlo. Y habrá que tomar otras medidas para generar ingresos, cotizaciones y empleo. Y si entre las medidan que se necesitan tomar es congelar los sueldos de los funcionarios para evitar una quiebra del sistema público, pues habrá que hacerlo también; ¡¡¡ como si es necesario reducirlo un 10% !!! (por decir un porcentaje)... qué cojones!!!, que tienen un puesto fijo, que porque cobren un poco menos durante un tiempo no van a verse en la ruina; que aunque vean sus ingresos reducidos en un porcentaje, su situación siempres erá mucho mejor que el que no tiene un trabajo ni visos de tenerlo!!!

... y lo que es mucho más importante: hay una serie de personas que trabajan en una empresa que se llama Gobierno, que son nuestros Gobernantes, y cuyo trabajo es Gobernar. No es echar "globos sonda"; es Gobernar; y Gobernar quiere decir tomar las medidas necesarias para un buen funcionamiento; las que se necesiten (por eso se llaman "necesarias"), independientemente del signo político; e independientemente de si son medidas que tienen un coste electoral o no (hay que solucionar un problemón que tenemos, no buscar votos para la próxima legislatura!!!).

Y eso hay que hacerlo con firmeza, explicando los motivos y lo que se pretende conseguir con esas medidas, estableciéndose unos plazos; y llegados esos plazos, ver si se han conseguido, explicándolo de nuevo a los ciudadanos. Que no somos tontos, ni gilipollas, y no nos gusta que nos traten como tales. Cuando hay noticias malas, preferimos que nos las digan tal y como son a que, por esconderlas o maquillarlas, tarden más en ser solucionadas o se agraven de forma exponencial.

Por último (ya me he extendido demasiado, pero es que el tema me exaspera) creo que cualquier ciudadano en su sano juicio (y creo que los funcionarios lo son) preferiría ver sus ingresos reducidos un "x"% durante unos años, a sufrir la pérdida de su puesto por una quiebra de la administración pública.


Sobre esta noticia

Autor:
Cotono (4 noticias)
Visitas:
1238
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.