Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Padron Sabina escriba una noticia?

Conversación guanche, o vaya usted a saber

31/08/2009 13:11 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hoy les ofrecemos la grabación subrepticia de una charlita entre un independentista guanche y un canario normal: ¡Hola don Pepito! ¡Hola don José! ¿Pasó usted por mi casa? Por su casa yo pasé... Nos hemos equivocado de cinta, perdón

<a href="http://www.flickr.com/photos/68978695@N00/3348993460/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/68978695@N00/3348993460/" target="_blank">Risager</a> via Flickr

Hoy les ofrecemos, en exclusiva planetaria que diría Pajín, la grabación subrepticia de una charlita entre un independentista guanche y un canario normal: “¡Hola don Pepito! ¡Hola don José! ¿Pasó usted por mi casa? Por su casa yo pasé. ¿Vio usted a mi abuela? A su abuela yo…” ¡Dale al stop, consio! (…) Lo sentimos señores radio escuchas, pero nos hemos equivocado de cinta. (¡Fuerte poca vergüenza! ¿Y usted qué quiere, si el magnetofón es a pedales.) Ya la hemos encontrado, y ahora le damos al play:

–¡Buenos días don Pepito!

–¿Y qué tienen de buenos pollo? ¿Acaso no sabe que “Canarias sólo le interesa a los españoles para explotarla”?

–¿Y usted desde cuando no es español? ¿Se ha hecho tal vez ciudadano de Groenlandia, Zimbabue o por ahí?

–No me provoque, no me provoque. Yo llamo españoles a los peninsulares, que “siguen sacando beneficios de estas Islas de la misma forma que antaño saqueaban de oro y especias las colonias americanas. Antes trasladaban en galeones a la Península las riquezas que rapiñaban. Hoy todo eso -saqueo y traslado- lo hacen de una sola tacada las oficinas de recaudación de Hacienda”.

–Muy interesante, sí. Pero claro que con los galeones la cosa quedaba más poética y tal.

–Eso, usted siga con boberías. ¿Usted no se da cuenta que “en pleno siglo XXI y tras seiscientos años de esclavitud, los canarios continuamos siendo siervos de los españoles?; siervos a los que este verano, para más inri, ha humillado el virrey Zapatero con su presencia”.

–No es por nada, don Pepito, pero Zapatero no nos ha humillado, que es que además ha hecho un anuncio turístico de Lanzarote.

–Usted es que es un amante de la españolidad de las Islas sin remedio. No se ha fijado que “basta poner el pie en un puerto o aeropuerto español para percibir que los canarios no somos españoles. Apenas llegamos a la Península, los canarios nos sentimos como individuos colonizados por un país extranjero. Cuánto nos avergüenza que se rían de nosotros -a nuestras espaldas, pero lo hacen- cuando decimos que somos españoles”.

–¿De verdad se ríen de usted los peninsulares, don Pepito?

–¡Una barbaridad!

–Hombre, pero yo creo que se ríen porque va usted vestido, alias disfrazado, con esas pieles de cabra guanche, que no le sientan nada bien mejorando lo presente. Mire que se lo he dicho infinidad de veces: Don Pepito, vístase normalmente y no haga el canelo. Pero claro, como usted no razona.

–¿Cómo que no razono? Bastante que razono; y razono “el grave problema de la sobrepoblación” de Canarias, “pues hay más de 800 mil foráneos, incluyendo los españoles, que residen y trabajan en Canarias. Esto es más del cuarenta por ciento de la población total; es el equivalente a que España tuviera 18 millones de extranjeros”.

–¿Y acaso no tienen derecho a residir aquí? ¿Cuándo los canarios emigramos, nos echaron a patadas…? ¿Nos echan a patadas de la Península…?

–¡Me está haciendo calentar usted! ¿Eh? Porque “partiendo de la realidad actual, sobra mucha mano de obra, por lo que tendría que irse aproximadamente la mitad de los foráneos, principalmente los españoles que ocupan puestos privilegiados”.

–Para darle el puesto privilegiado a usted y a los suyos, claro.

–¡Naturalmente! Y además le digo una cosa: abrace “la bandera de la independencia”, y verá como usted también alcanza mamadera, digo cargo político. “¡Tilelli Azarug!”

–¿Qué ha dicho cristiano? ¿Ahora se va a dedicar a hablar suajili?

–No es suajili, ignorante. Es guanche.

–Ah. Oiga pues suena bien. Raro, pero bien. Dígame otra cosa en guanche, ande.

–Es que no me sé más. Porque el bereber que me daba clases particulares, que sabe tamazight por un tubo, tuvo un accidente de camello.

–Se cayó del camello el pobre hombre, claro.

–No exactamente: Lo trancaron con un alijo de marihuana en el aeropuerto.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Padron Sabina (56 noticias)
Visitas:
425
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (08/02/2010)

Yo le agradeceria enormemente a "escritorcito" de articulos como éste que lo deje ya. Por favor: comprese una caña y vayase a pescar, no fastidie mas, no tome en sus manos un boligrafo mas, es peligroso para la salud, para la suya y para la nuestra.
¡Vayase ya!