Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jaloben escriba una noticia?

Copus Christi

03/06/2010 17:32 4 Comentarios Lectura: ( palabras)

Enrique de Arfe. En el siglo XVI León fue antes que Toledo

No fue una cuestión voluntaria, simplemente ocurrió de esta forma. De generalista pasé a ser el platero, el artista más famoso de la España de Juana de Castilla; el artífice más notable de un país sin rey y con una reina mirando hacia Europa. Entre 1508 y 1510, hace 500 años, trabajé y perfeccioné la que sería la mejor y más hermosa custodia procesional que conoció este país. Me trajeron, me casaron con una mujer leonesa, me "contrataron" y me pusieron un camino de plata de a penas 80 metros entre mi nuevo hogar y el taller que acondicionaron para crear la más lustrosa, la más grande y más rica custodia del corpus christi que llegó a ver España. La más pesada, la más alta, la más genial; la más imposible obra al monumento que la iglesia quiso recrear en un momento en que Roma pedía expresiones de triunfo.

Yo trabajaba en Arf, con algunos encargos. Esa nube continua que me había acompañado desde la infancia empezaba a condicionar mi desarrollo y pensé que podía dar un poco más, quizá en otro ambiente. Al llegar a León encontré un contexto absolutamente gótico, adecuado para mis propuestas, que supe tendría que racionar. Una vez más, siguiendo los designios de mi maestro, propuse un diseño arriesgado; una arquitectura imposible practicada en materiales exclusivos. Plata y oro. Cincelé, repujé, creé un universo; me propuse igualar la grandeza de la gran catedral de León, a mi juicio, superior a todas las de España, a todas las de un país que para mi era totalmente desconocido.

En cuatro cuerpos, como una gran torre, ofrecí las primeras muestras de Renacimiento alemán a un pueblo como era León. Una antigua capital que, a partir de mi intervención, resucitó por unas décadas. Una ciudad sumergida en estructuras estéticas y sociales de carácter gótico que, de repente, empezó a dar espacio a nuevas formas.

Dos años labré aquella plata. Dos años de mi vida empeñados, cuando a principios del siglo XIX, por miedo a que los franceses se llevaran mi obra, la custodia decidió ser troceada, encajonada, transportada y posteriormente fundida en los crisoles de Cádiz. Otra de las obras maestras de Fernando VII; otra de las barbaridades de la idiosincrasia decimonónica. Una decisión más.

Después de 500 años nadie se acuerda de mi, nadie sabe que fui abuelo de Juan de Arfe, el artista que tantas calles tiene en tantas ciudades españolas. Nadie sabe que fui el autor de las más importate custodia procesional que engalanó las procesiones del Corpus Christi en España (lo de Toledo fueron secuelas).Casi nadie sabe que mi nombre era Hainrisch y provenía de la localidad de Arf; nadie o casi nadie sabe que mi nombre era Enrique de Arfe, el más venerado platero de España.

500 AÑOS. Enrique de Arfe, maestro platero de la Catedral de León


Sobre esta noticia

Autor:
Jaloben (6 noticias)
Visitas:
1072
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
8
+ -
Responder

Fer (03/06/2010)

iMuy bueno! Me recuerda a Pasajes de la Historia. Queremos mas!

4
+ -
Responder

Jaloben (04/06/2010)

Ya sabes, lo bueno de esto es que la prosa libre todavía no está vetada, por ser prosa...

3
+ -
Responder

LA BOTELLA (10/06/2010)

Sí, sí, queremos más, nos ha encantado.
Genial como siempre!!

2
+ -
Responder

Usuario anónimo (10/06/2010)

YA VEO, YA VEO JALOBEN QUE LO TUYO ES EL ARTEEEEEEE