Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crearfuturoglobal escriba una noticia?

La Creencia y su Influencia para el Éxito

21/11/2014 19:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Entre los factores más importantes y que más determinan un cambio positivo en la vida de una persona y un nivel de éxito creciente y constante encontramos la creencia y sus efectos altamente positivos para transformar vidas

Entre los factores más importantes y que más determinan un cambio positivo en la vida de una persona y un nivel de éxito creciente y constante encontramos la creencia y sus efectos altamente positivos para transformar vidas.

Todos en algún momento de la vida hemos creído en algo o en alguien, y aunque la connotación que de ella se haga puede variar de positiva a negativa, la creencia se manifiesta finalmente en experiencias sensibles y visibles a todo ser humano.

Pero definir la creencia involucra tanto el papel de los pensamientos como el de las emociones que influencian en un nivel muy profundo el horizonte de tiempo y las experiencias en las personas.

De acuerdo con esto diremos que la creencia es la suma de pensamientos existentes y repetidos sobre un tema en particular y se encuentra muy influenciada por los actos repetidos y emociones que entre más intensas sean se convertirán en anclas de propósito para la creación de eventos en el mundo visible.

Aunque a la creencia se le suele asociar directamente con la vida espiritual y la fe de una persona o las supersticiones, su significado es más amplio y su realidad involucra todo el mundo interior mental y emocional invisible y la comprensión y proyección de la realidad física.

Muchos líderes destacados en el campo del Desarrollo Humano y de los negocios en el mundo sitúan a la creencia orientada o dirigida como elemento básico del éxito. Y es que sin ella es realmente imposible llegar a buen puerto sobre todo cuando el punto de partida ha sido también una creencia pero basada en un modelo mental y emocional inadecuado e impuesto por un ambiente negativo o un conjunto de experiencias personales no favorables que condicionan una forma de vida que anula y constriñe las metas y objetivos más nobles y útiles para un sano desarrollo del individuo y la sociedad.

En primer término la creencia que es un estado mental predominante influenciado por emociones y experiencias, por lo tanto necesitamos poner en guardia a la mente consciente que es la parte de la mente que toma reconocimiento del medio  sobre el tipo de información que recibe, repite y deja pasar al nivel subconsciente que es en últimas el que determina la conducta permanente y la creación de experiencias de la vida diaria.

Para una gran mayoría de personas la creencia es un proceso mental, emocional y sensorial en su mayoría involuntario porque reciben o permiten sin cuestionar toda clase de influencias de su medio ambiente y de los medios de comunicación en especial de la TV, la radio y la prensa  pues son aquellos agentes emisores más conocidos y utilizados para inyectar en las mentes del gran público un exceso de problemas y conflictos mayoritariamente orientados a la queja y no a la solución de los eventos negativos que ocurren a diario en las sociedades del mundo.

Otro punto importante que influencia la creencia involuntaria negativa es que las personas no han sido educadas y orientadas en la necesidad de alimentar su mente o tener una dieta mental adecuada y consistente con información que neutralice, cambie y transforme aquellos modelos mentales o paradigmas que rebajan la autoestima y fortalecen la decadencia personal y social.

Y como resultado de esto se producen vidas infelices, hogares y sociedades  predispuestas a la ansiedad, depresión, estancamiento, frustración, violencia y anarquía.

Sin embargo algunos pensarán que no es posible vivir en un mundo ideal y por supuesto que no se puede  asegurar eso, pero lo cierto es que las experiencias diarias son condicionadas en su gran mayoria por los modelos mentales e influencias emocionales que tenemos, de forma que aunque no lo quiera, para el individuo los resultados que obtiene y los eventos que vive son altamente influenciados y filtrados por este programa invisible que limita o extiende el alcance de sus acciones y así con esto el logro de sueños, objetivos y metas.

En resumen la creencia actúa de manera definida en la vida de todos y a su vez se divide en dos corrientes fundamentales:

  • La creencia dirigida: que es aquella determinada, escogida y adiestrada por una mente consciente alerta que no deja pasar cualquier tipo de información que afecte, lacere y malogre los deseos más hondos de paz, prosperidad, equilibrio, progreso y desarrollo.
  • La creencia involuntaria: que es la que por defecto traen implantadas muchas personas que por omisión, desinterés, pereza mental, condescendencia o desconocimiento reciben todos los días una información altamente perjudicial de su medio ambiente socio-cultural y de los medios de comunicación encargados de construir una gran pauta comercial con las mentes descuidadas que son bombardeadas con todos los problemas y conflictos de un mundo que según ellos cada vez tiene menos arreglo. Esto se ve claramente reflejado en la propagación y programación constante de las noticias amarillistas, los melodramas  y novelas trágicas, las músicas con melodías decadentes y letras de despecho o desorden social que fortalecen conductas prevenidas, depresivas, agresivas y descontroladas tanto en los niños, como en la juventud, los adultos medios y mayores.

Por tanto la creencia como bien mental y emocional perdurable necesita de nuestra atención, aliento y gobierno para evitar convertirse en una víctima más de un problema de descuido mental y emocional consentido y arraigado en el grueso de la población y que se convierte en una falsa proyección y concepción de un mundo que antes que nada pasa por la decisión consciente de orientación, aceptación u omisión mental de las causas y hechos que lo producen.

Existe también otra causa generalizada en el ser humano que no estimula el desarrollo consciente de la creencia como elemento de influencia para el éxito y es tratar de comprenderla como un proceso de exteriorización de los sentidos en lugar de un proceso de interiorización de la realidad percibida.

Esto quiero decir que no es lo que se experimenta a través de los cinco sentidos lo que cuenta más para producir la creencia. Sino aquello que ocurre en nuestro cerebro y sistema nervioso cuando la información exterior es capturada, transformada  y asimilada.

Puesto que la creencia se forma a partir de pensamientos que son procesos de modelaje mental interno del mundo y de emociones que son sensaciones ligadas a los pensamientos, y que tienen como objetivo afirmar los pensamientos que se repiten y aumentar su nivel intensidad para construir entonces paradigmas o modelos de pensamientos que llevados a la parte subconsciente del cerebro ejecutan de forma continua una conducta determinada, y hacen que los nuevos pensamientos recibidos sean interpretados a partir de una realidad mental establecida y predispuesta.

En cuanto al tipo de creencias que comúnmente las personas establecen se encuentran aquellas que producen un nivel de trascendencia importante en la vida como las espirituales, de desarrollo personal y laboral y otras que se alojan y limitan la comprensión y asimilación de nuevas ideas como los agüeros, fetichismos y los prejuicios personales y sociales que impiden el avance y la creación de nuevas iniciativas.

Miremos entonces unas recomendaciones útiles para ejercitar El Poder de la Creencia y su Influencia para el Éxito:

  • Haz una lista de tus valores y principios morales y éticos y establece tus creencias de acuerdo con ellos.
  • Ten presente que todo pensamiento repetido en tu mente generará una creencia y de ella un comportamiento afirmado. Por tanto selecciona aquellos pensamientos que estén de acuerdo con los principios rectores de tu vida.
  • No es conveniente tampoco estimular emociones que afirmen pensamientos nocivos que pueden lastimar tu autoestima y tu estabilidad mental y emocional. Por tanto evita los ambientes que generen esta patología paranoica.
  • Si una o varias creencias han impedido tu progreso, especialmente en las áreas: personal, social y económica, debes neutralizar el impacto que producen cambiando la interpretación que de ellas tienes. Para esto utiliza nuestros recursos y libros con una frecuencia mínima de 15 minutos diarios por lo menos en un periodo no inferior a 21 días; tiempo en el cual crearás un nuevo patrón de respuesta y cambiarás así los resultados que obtienes.
  • Utiliza el poder de las afirmaciones hechas en tiempo presente. Ver http://www.crearfuturoglobal.com/el-uso-de-declaraciones-como-herramientas-de-superacion/.
  • Los paradigmas son la materia prima y los padres de las creencias por tanto debes identificar aquellos pensamientos repetidos y modelos mentales que traen desarrollo y progreso en tu vida y aquellos que no. El objetivo es volver consciente un proceso inconsciente y escoger con libertad de decisión cuales no han funcionado para tu vida y cuales sí. Ver http://www.crearfuturoglobal.com/cambia-tus-paradigmas-para-el-exito/.
  • Es importante practicar el aislamiento de fuentes que provoquen la afirmación de pensamientos negativos, especialmente de los ambientes reales y virtuales que los produzcan. Esto implica personas y lugares que fomenten la violencia, la depresión, la tristeza, el escepticismo, el status-quo, el desorden moral, la envidia y la rivalidad. En esto tendrán que ver muchas veces parientes o familiares, amigos, programas de TV, radio y prensa.
  • Las metas son catalizadores que construyen la creencia y evitan la dispersión de pensamientos por tanto elabora tus metas y apunta alto porque así como las metas deben cambiar y aumentar con el paso del tiempo, la creencia se expandirá con ellas.
  • Los logros también son grandes constructores de la creencia. Por haz un propósito serio de obtener logros constantes en tu actividad regular: personal, social y económica. A medida que aumentan tus logros tu creencia y autoestima subirán y te impulsarán a nuevos y valiosos objetivos.
  •  Asóciate con líderes exitosos y busca la compañía de las personas que avanzan en la vida de manera ética, moral y legal. Esto no tiene que ver necesariamente con el nivel económico o social porque el ser emprendedor es una condición mental y emocional definida y los resultados económicos que se deriven bajo estos parámetros vendrán necesariamente con el tiempo.
  • Participa activamente en las reuniones de tu iglesia o comunidad religiosa. El nivel espiritual es básico para fortalecer tu estabilidad general.
  • Practica una actividad física regular. El deporte también juega un papel orgánico-neurológico muy importante para estimular la creencia dirigida, dado que produce endorfinas que son las hormonas del bienestar del cuerpo y que fortalecen el sistema inmunológico, dando a tu ser una sensación de alcance y logros. Lo cual inducirá a tu mente a concentrarse en las posibilidades de la vida y evitar las emociones negativas.

Para obtener mejores resultados en la práctica  y ampliar los conocimientos expuestos en este artículo sobre “La Creencia y su Influencia para el Éxito”, visítanos ahora en:

http://www.crearfuturoglobal.com/la-creencia-y-su-influencia-para-el-exito/


Sobre esta noticia

Autor:
Crearfuturoglobal (250 noticias)
Visitas:
2304
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.