Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Caballerozp escriba una noticia?

Crimen de Tafalla, manipulación y justificación mediática

22/10/2010 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No es nada nuevo que la mayoría de medios de comunicación de este país me producen arcadas, su sectarismo, su mensaje políticamente correcto, su falsa moral y su evidente diferenciación entre víctimas, catalogándolas en víctimas de primera y de segunda, me ponen enfermo.

El caso que hoy nos ocupa es uno de esos ejemplos que destila falsedad, hipocresía y una total falta de responsabilidad a la hora de lo que debería ser informar.

Hace días que seguimos en los telediarios y diferentes Magazines el juicio que se celebra contra María Pilar Marcos Rubio, acusada de matar a su marido de una puñalada, y todos y cada uno de los días hemos tenido que asistir a la justificación del asesinato por parte de estos medios, justificación si bien no es explicita, poco le falta.

El motivo de querer mostrar a la acusada como la víctima, no es otro que los recurrentes malos tratos, que en este país debe ser que dan patente de corso para cometer lo que a uno le apetece.

La acusada y sus hijos han declarado que su madre sufría constantes malos tratos, aunque en la declaración de los hijos, estos aseguran que nunca presenciaron malos tratos físicos, aunque si insultos y descalificaciones del padre hacia la madre, trato que por lo visto era habitual.

Con la propia declaración de los hijos podemos entender que solo están demostrados los malos tratos Psicológicos, y que no se puede demostrar que el asesinado, José Antonio Gil Silva, de 77 años de edad, maltratara físicamente alguna vez a la acusada.

Más sobre

Habiendo dejado claro esos aspectos legales tan importantes, y a un dando por buena la hipótesis de que este hombre hubiese maltratado físicamente a su mujer, eso no exime a la acusada del delito que ha cometido, ni tampoco se puede contemplar como una eximente, ya que la propia acusada ha mentido descaradamente en su declaración, no reconociendo que le acuchillase y afirmando que la víctima cayó encima del cuchillo, lo que deja claro que ella misma rechaza la legitima defensa en su declaración, ya que lo achaca a un accidente.

Se puede afirmar con toda rotundidad que esta mujer ha mentido en su declaración, ya que el informe forense indica que la trayectoria de la cuchillada es lateral y hacia abajo, lo que corresponde a clavar un cuchillo desde arriba, y no como pretende que creamos que se produjo al caer la victima sobre ella. No quitando la seriedad que tiene el tema, solo le faltó añadir como en el chiste del gitano, "si señor juez, la víctima se tropezó y se cayó encima del cuchillo, y asin, 19 veces".

Está claro que la víctima no era un buen marido y que había hecho pasar un infierno a su mujer y a sus hijos, pero lo que no podemos hacer es justificar es el asesinato de este. En este país se ha facilitado la denuncia de los malos tratos hasta rayar en la ilegalidad y la discriminación, por lo que el camino de esta mujer tendría que haber pasado por el divorcio previa denuncia a su marido, todo lo demás que queramos defender es fruto de la manipulación, la demagogia y el sentido de impunidad que han alcanzado muchas mujeres.

No podemos condenar la pena de muerte a asesinos y terroristas, y en muchos casos hasta la cadena perpetua, y luego aplaudir y victimizar a quien quita la vida a otra persona de manera totalmente injustificada e innecesaria.

Relacionados: no quiso matar al marido, él se cayó encima del cuchillo.

Rebélate y firma contra la subida del IVA


Sobre esta noticia

Autor:
Caballerozp (543 noticias)
Fuente:
caballerozp.blogspot.com
Visitas:
234
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.