Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bebroker escriba una noticia?

La crisis en europa llega a un momento crítico

20/12/2011 23:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Qué ha pasado durante la segunda mitad de 2011?

Tan complicada y difícil como puede ser para los políticos de la zona euro la tarea de resolver la crisis, los mismos adjetivos equivalentes se pueden aplicar cuando se trata de explicar la catidad ingente de acontecimientos que se produjeron durante la segunda mitad del año en la crisis de la deuda europea.

El mundo ha estado contemplando la crisis de la deuda europea durante los pasados 6 meses pero no sólo la capacidad de los gobiernos para financiarse no ha funcionado, también lo han hecho los datos macro de los europeos, los números que han salido en la segunda parte del año han resultaod peores que los que publicamos el primer semestre.

La crisis en europa llega a un momento crítico

Eurozona

Los temores del año 2008 se han convertido en parte de la psicología del mercado en los últimos 6 meses, con la idea de una desintegración parcial o total de la zona euro sonando cada vez con más fuerza. El punto crítico al que llegó la zona euro ha puesto en entre dicho el fundamento subyacente sobre el que Europa debe estar estructurada ya que las evidencias se precipitan, reflejando que la zona euro tal como la conocemos, ya no es viable para sostener las gigantescas cantidades de deuda que descansan en los bancos, y los balances de los países.

El vuelo a monedas refugio ha predominado en el segundo semestre, intensificándose con el final de año acercándose. El euro se ha sometido inevitablemente a la presión por los inmensos problemas estructurales a los que se enfrenta la zona euro. A pesar de su lento pero inevitable declive, en gran parte por la falta de voluntad política para abordar las cuestiones fundamentales, impresiona lo bien que se ha mantenido frente a sus principales competidores como el dólar americano, frente al cual parece que va a mantener la resistencia de los 1, 3 dolares por euro.

El tiempo es un arte difícil de dominar en un horizonte de corto plazo, pero cuando se analiza desde una perspectiva de seis meses, puede que no sea tan difícil de entender por qué el mercado de divisas ha llegado a la conclusión de que los niveles observados en la primera parte del año para el euro (techaba en 1.4850), no se los merecía realmente, ya que las decisiones sin sentido subyacentes para rescatar la moneda continúan infringiendo más daño del bien que hacen; el remedio para detener el incendio producido parece no encontrarse.

El 2º semestre ha puesto de manifiesto de manera evidente las incompetencias de los políticos de la UE para dejar sus propios intereses a un lado e imponer los cambios necesarios a fin de extirpar el tumor de la deuda en la debilitada moneda; en todo caso, la enfermedad de la moneda única ha seguido su curso en medio de la falta de antídoto para recuperar sus fuerzas.

Las acciones de la cumbre de la UE del veintiuno de julio resultaron insuficientes

Para empezar el análisis, el 21 produjo un último y desesperado intento de los jefes de estado del euro para abordar, de una vez por todas, los problemas de la deuda griega y garantizar la estabilidad financiera. De la misma manera que no consiguieron crear un cerco al contagio dentro de la zona euro un año antes, volvieron a caer en la trampa de ofrecer más medidas que con el tiempo han demostrado ser un ajuste de cuentas horrible de cómo mal-gestionar una crisis.

En un sentido amplio, ninguna de las medidas adoptadas el 21 de julio, en la cual se acordó un nuevo rescate por valor de 120.000 millones de euros a Grecia, hiceron la más mínima diferencia para evitar el contagio de la crisis del euro hacia el resto de las regiones periféricas de Europa. La gestión y re-estructuración de la deuda griega a través del FEEF, las quitas del 50% a los poseedores de bonos de Grecia (acordado más adelante), Alemania y Francia aumentando su papel como acreedores, la re-capitalización de los bancos en quiebra en Europa a pesar de más FEEF (aún por ver), todas estas planificadas acciones terminaron en un rotundo fracaso, lo que demuestra que se seguían aplicando los medicamentos equivocados.

Más sobre

Yanis Varoufakis, profesor de Economía en la Universidad de Atenas advirtió por entonces cuando se alcanzó el acuerdo: "El Plan Marshall para Grecia llega por lo menos con un año de retraso. En aquel momento, antes de mayo del 2010, el costo de estas medidas habrían caído por debajo de la base de partida del FEEF de los € 450 mil millones. A día de hoy, el coste se ha disparado hasta alrededor de € 2 billones."

No mucho tiempo después de la reciente cumbre de la UE celebrada en julio, y con la última medicina para matar el cáncer habiendo sido aplicada, la cruel realidad se juntaba con la alegría sin fundamento de los políticos de la UE, que habían estado oscilando entre la esperanza y la espera por misericordia (una combinación de peligrosas asunciones en el sector financiero).

Los bonos de Italia y España se unen a la fiesta

Un fuerte repunte en la prima de riesgo de los bonos italianos poco después de la mencionada cumbre de la UE, junto con el hecho de que Italia tiene el mayor ratio de deuda soberana en relación con su economía de la zona euro, después de Grecia, disparó las campanas de alarma en Europa. El diferencial en el coste de financiamiento de los gobiernos daba otra señal de que la crisis se estaba acelerando incontrolable, con los líderes de la UE teniendo que re-diseñar un nuevo plan; el recientemente aprobado acuerdo de la cumbre de la UE se convertía en cenizas en poco tiempo. Los líderes políticos volvían al punto de partida.

Se hacían necesarios nuevos inventos ya que no otra que Italia entraba en el ojo de la tormenta, por lo que la prisa para establecer nuevas reuniones de emergencia se imponía, convenciones de ministros de Finanzas de la zona euro y otras rondas de discusión sobre la crisis italiana. Además de esto, tuvieron que lidiar con los problemas añadidos del nuevo rescate de 120 mil millones de euros a Grecia.

Los problemas se acumulaban uno tras otro, y el siguiente en la línea de fuego fue España. Debido al rápido aumento en la dimensión del flujo de la deuda pública en el país ibérico y sus altísima tasa de desempleo, en realidad no importó como había sido de disciplinado el gobierno en la introducción de medidas de austeridad, ya que que fueron atrapados por la bola de nieve, como a muchos otros les había pasado antes; por fin teníamos a todos los llamados PIIGS ( el grupo de países por sus siglas en inglés Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España ) con grandes problemas, una predicción realizada previamente por ciertos razonables estrategas, que finalmente se hizo realidad.

A medida que el mes pasaba, las crisis de los bonos iba de mal en peor- Los bonos españoles e italianos vieron como aumentaban sistemáticamente los diferenciales de sus bonos soberanos, siendo noviembre la gota que colmaba el vaso, donde en el caso de Italia, la prima se elevaba hasta cifras por encima del 7%, un nivel aceptado como insostenible. España no se quedaba atrás, con el bono de 10 años ofreciendo rendimientos que oscilaban en un territorio muy peligroso del 6-6.5%. Sólo las constantes compras del Banco Central Europeo en bonos del Estado a través del mercado secundario habían sido capaces de contener la crisis de los bonos de salirse totalmente fuera de control.

Diferentes gobiernos, mismos problemas

Mientras tanto, siguiendo los cambios de liderazgo en Irlanda y Portugal, otras tres naciones fueron víctimas del descontento de la población en la segunda parte del año, Grecia, Italia y España vieron cómo sus gobiernos eran reemplazados por, irónicamente, la misma gente que había ingeniado la crisis del euro y su defectuoso funcionamiento desde el mismísimo principio.

En Grecia, tras días de negociaciones, el ex vicepresidente del BCE Papademos fue nombrado como nuevo primer ministro, mientras que el cambio de gobierno en Italia vio a Berlusconi, el primer ministro ocupando el puesto por más tiempo, siendo reemplazado de su cargo por Mario Monti, ex comisario de la UE. En España, la victoria del Partido Popular se produjo de una forma aplastante, retratando el profundo enojo de la población por una economía que tiene que lidiar con el hecho de posiblemente acabar perteneciendo a una "década perdida".


Sobre esta noticia

Autor:
Bebroker (103 noticias)
Visitas:
552
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.