Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Psicocine escriba una noticia?

Crítica: "Capitán América, El Primer Vengador"

01/08/2011 10:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El próximo 5 de agosto llegará a las salas españolas la nueva entrega del curioso experimento en cines de Marvel: La realización de diferentes películas interconectadas entre sí, renovando el concepto de saga cinematográfica. En este caso, le toca el turno al Capitán América, El primer Vengador y último superhéroe que faltaba por presentar antes del estreno de la película definitiva de Los Vengadores en 2012.

La película nos presenta a Steve Rogers (Chris Evans), un escuálido y débil ciudadano norteamericano viviendo tiempos ciertamente interesantes. Estamos en la década de los años 40, Hitler asola Europa, y EEUU hace todo lo que puede para acabar con la amenaza nazi. Oyendo a su orgullo patriota, y sus ganas de proteger a los demás, Steve intenta alistarse una y otra vez en la armada americana, siendo rechazado por su precaria condición física. No obstante, no pierde la fe, y acaba presentándose voluntario en un experimento del gobierno, que le convertirá en un superhombre capaz de defender los ideales bajo los que nació la nación norteamericana. Mientras tanto, al otro lado del mundo, el tercer Reich se prepara para obtener el arma definitiva para ganar la guerra, basada en un artefacto legendario que encierra el poder de Odín, proveniente del mismo Valhalla… ¿Será capaz nuestro Capitán de ayudar a acabar con la guerra, evitar el mal uso de este artefacto y salvar al mundo?

La película, a nivel argumental, es bastante simple, y sigue a rajatabla el esquema clásico de este tipo de películas. A lo largo de los algo más de 120 minutos de los que se compone la película, conoceremos a la persona tras el disfraz y sus motivaciones, como obtiene sus poderes, como conoce a su archienemigo (mientras se enamora por el camino) y como se desarrolla su primera gran pelea contra el mismo. Pese a su predictibilidad, la película es realmente entretenida, con un ritmo muy bien llevado y alguna que otra escena realmente sorprendente. Y es que, lejos de caer de los tópicos que cabe esperarse de este superhéroe, la película es capaz de dejar de lado todo discurso patriota americano, e incluso reírse de él, mostrándonos a un Capitán América muy lejos de su condición inicial de herramienta propagandística, y más cercanos a los valores de justicia, honorabilidad y valor que todo el mundo occidental respeta.

Chris Evans, lejos de los temores iniciales de los fans, se le ve más cómodo y creíble que nunca interpretando al héroe americano, cambiando radicalmente de registro con respecto a lo que pudimos ver en películas como Los Cuatro Fantásticos. Y si bien la película gira casi exclusivamente alrededor de su protagonista, sería injusto no alabar la sublime interpretación de los secundarios de lujo con los que cuenta el largometraje: Entre otros, podremos ver cómo Tommy Lee Jones borda su papel de oficial del ejército, duro e implacable con Steven, Hayley Atwell se encargará de encarnar la inevitable aunque escueta trama romántica del film, y Hugo Weaving nos deleitará con su papel magistral como el malvado y astuto enemigo a derrotar, Cráneo Rojo. La película también cuenta con algún que otro personaje y guiño que hará las delicias de los fans de los comics y el emporio Marvel, como la presencia del padre de Tony Stark (El actual Iron Man), Howard Stark (Dominic Cooper), haciendo sus primeros pinitos como nuevo rico y gurú tecnológico, o la tremenda renovación del personaje de Bucky (Sebastian Stan), que crecerá del jovenzuelo secundario y perrito faldero del comic hasta convertirse en el aguerrido y valiente soldado, fiel amigo e inspiración a seguir que veremos en el largometraje.

Es curiosa la ambientación y fotografía de la película, combinando imagen, efectos y escenarios digitales con tonos sepia y efectos diseñados para dar la sensación de ‘ antigüedad’ a la película. Y también es curioso cómo la película mantiene un alto nivel de efectos especiales, tal y como cabe esperar de una superproducción como esta, y sin embargo algunas escenas parezcan descuidadas en demasía en comparación con las demás, en concreto, las escenas de más acción. No sé si será que los efectos diseñados para 3D, vistos en 2D, no convencen tanto, o si realmente eran efectos creados a posta para simular la irrealidad de una viñeta de comic o la antigüedad del personaje, pero lo que sí que es cierto, es que resulta muy extraño notar cosas como el abuso de un croma, o como el personaje y el fondo parecen estar en planos completamente separados. Fallitos que se comprenden y eran normales en las películas de la década de los 80, pero que en la era de la alta definición, y con estos presupuestos, son realmente extraños de ver.

En definitiva, Capitán América es una adaptación fiel del cómic, con alguna que otra licencia artística que despojan al personaje de sus características más arcaicas, poniéndolo al día y haciéndolo más atractivo para el público actual, consciente de una realidad cada vez más crítica con los conflictos armados. Sin abusar del patriotismo americano, Capitán América es una película repleta de acción que nos hará pasar un rato genial y muy palomitero en el cine. Sin duda, justo lo que necesitamos en este mes de verano.

Por cierto. Ni se os ocurra levantaros hasta que los créditos hayan terminado. Y creedme… la espera valdrá la pena.

Lo mejor:

  • La genial interpretación de Chris Evans, y la actualización del personaje.
  • Lejos de entonar el típico discurso patriótico, Capitán América aprende a reírse de sí mismo y de este tipo de discursos.
  • Una historia repleta de acción y muy bien llevada, de las mejores que hemos visto hasta el momento antes de Los Vengadores.
  • La escena tras los créditos.

Lo peor:

  • Hay ciertas cosas que se quedan en el tintero, como un mejor desarrollo de las motivaciones de Cráneo Rojo, o el origen del artefacto que hace avanzar la trama.
  • Que algunas de las escenas más impresionantes no luzcan unos efectos especiales a la altura del resto de la película.

Sobre esta noticia

Autor:
Psicocine (4367 noticias)
Fuente:
psicocine.com
Visitas:
2822
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.