Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zonaboom escriba una noticia?

Crítica de Cine : El Hobbit: Un Viaje Inesperado

14/12/2014 15:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

A finales del año 2012, el director de la trilogía 'El Señor de los Anillos', Peter Jackson, nos hacía regresar a la Tierra Media con 'El Hobbit: Un Viaje Inesperado', la primera película de otra trilogía que nos mostraría las aventuras de Bilbo Bolsón, tío de Frodo, antes de los acontecimientos ocurridos en los tres films antes mencionados. Muchos fans mostraron su inconformidad con esta decisión de adaptar un sólo libro en tres partes, pero al parecer el señor Jackson y su cartera tenían otros planes. Pero bueno, no criticaré esto demasiado, ya que, a pesar de reconocer que esta saga está planeada como un sacacuartos, como fan que soy de este mágico universo de Tolkien me suponía más tiempo de disfrute. ¿O no? Y es que si algo tiene este film es mucho relleno, necesario para el propósito del director de alargar la cosa, pero aburrido para el espectador, por lo que el glorioso regreso a la Tierra Media que debería haber supuesto, se queda en una buena aventura, con algunos altibajos.

imageBilbo releva a Frodo como protagonista. Freeman consigue un gran trabajo dotando al personaje del carisma necesario

La película comienza con un prólogo necesario pero demasiado largo, en el que se nos explica un poco el contexto y los antecedentes de la aventura que vamos a presenciar. Tras ello, somos testigos de cómo comienza todo el viaje para Bilbo, no sin antes hacer acto de presencia viejos conocidos, (como Gandalf) y presentarnos a los compañeros de viaje del hobbit, los enanos de Erebor, en una divertida secuencia en la que se meten por la cara en la casa del primero. La misión es recuperar la montaña donde vivían, la mencionada Erebor, la cual les fue arrebatada por un dragón. Para ello, necesitan a un saqueador en el grupo, por lo que Gandalf elije a Bilbo (un poco por la fuerza) para tal cometido. De primeras promete, sin embargo, tanto el viaje como la emoción que supone vivir aventuras en la Tierra Media tardan bastante en arrancar. ¿La culpa? Una vez más del relleno. Y es que por su presencia, el film cuenta con un ritmo bastante irregular, con escenas largas y tediosas (una vez acabada la intrusión en casa de Bilbo, la cena, con tanta conversación y canciones supone un aburrimiento mortal), y otras en las que por fin sentimos la esencia de aventura que tanto caracterizaba a la primera trilogía. Una de cal y otra de arena. Hay escenas en las que no pasa absolutamente nada, con conversaciones que, aunque resultan interesantes en algunos momentos, se alargan en exceso; pasajes con innecesario metraje (cof, cof, Rivendel, cof, cof); momentos anecdóticos en los que se pierde mucho tiempo (el asunto de los trols o la presencia de Radagast)... Jackson tenía que alargar las tramas, eso está claro, pero además lo hace en escenas que no pueden dar más de sí, quedando algo soporíferas. Distinta es, por ejemplo, la escena de Bilbo y Gollum jugando a las adivinanzas. De nuevo extensa, sí, pero a la situación se le podía sacar chicha suficiente, y eso unido al buen hacer del director, nos deja una secuencia formidable, en la que Gollum vuelve a brillar tras su paso por la trilogía original. Porque como ya he dicho la película también es divertida y emocionante por momentos, concentrándose todo ello en el acto final (la huida de las cavernas de los trasgos y el clímax final son geniales), y diseminado en el resto del metraje (algún momento puntual, como la primera escaramuza con los orcos).

imageLa ambientación vuelve a ser fantástica

Por otro lado, es obligado comentar el tono infantil de la película. Los lectores de los libros (entre los que no me incluyo) ya comentan que 'El Hobbit' es un cuento infantil comparado con la madura historia de 'El Señor de los Anillos'. Pues bien, este estilo, bien tratado, no supondría ningún problema en el presente film. Lo que ocurre es que Jackson quizás se pasa de la ralla con el asunto en más de una ocasión. Además de haber más humor que en la anterior trilogía (algo que no molesta, pues hay situaciones desternillantes), también encontramos algunas canciones que sobran totalmente. El mejor ejemplo es la que canta el rey de los trasgos, algo que me hizo preguntarme si estaba viendo una película de la Tierra Media o una de Disney. Si fuera lo segundo funcionaría bien, es lo suyo, pero en lo primero queda fuera de lugar, y te saca completamente de la película, además de quedar bastante ridículo pese al tono más suave de la cinta.

También se nota el estilo infantil en la acción, que, además de ser menos violenta que en la trilogía de Frodo, es más vistosa, en el sentido de que muchas veces parece un baile, una coreografía bien montada y más acrobática. Esto se demuestra y está más presente, de nuevo en el acto final, en la lucha contra los trasgos, donde nuestros protagonistas van escapando por pura suerte de casi todos los obstáculos que se encuentran. Puentes que se destruyen o se balancean, escaleras que se sueltan... y los enanos saltando de un sitio a otro, todos en cadena, ofreciendo un espectáculo que pretende ser más divertido, y aunque consigue ser en algunos momentos impresionante, normalmente suele quedar como algo irreal y demasiado azaroso.

imageCada enano es único, aunque habrá quien nos caiga mejor o peor

En cuanto a personajes, el protagonista absoluto es Bilbo Bolsón, interpretado por un Martin Freeman notable, que se mete en el papel totalmente, y representa a la perfección cómo es Bilbo al inicio (hogareño, al que no le gustan las visitas) y cómo cambia con el viaje (llegando a luchar cuando es necesario). Carisma total el que consigue el actor británico con el hobbit.

Gandalf, por su parte, sigue igual de bien que en la trilogía anterior, e Ian McKellen nos sigue ofreciendo un mago poderoso y amigable a la vez.

También tenemos nuevos personajes, como son los enanos, cada uno teniendo una identidad y personalidad propia, distinguiéndose uno de otro, y teniendo cada uno su participación en la aventura, por pequeña que sea, aunque no todos consiguen el mismo nivel de carisma. Su carácter es guerrero, pero también es muy humorístico, provocando ellos mayormente las situaciones cómicas del film. Pero si hablamos de los enanos, quien destaca sobre ellos es Thorin. Interpretado por un correcto Richard Armitage, es un líder serio y recto, que no nos caerá demasiado en gracia al inicio de la película, pero que se ganará nuestro respeto y admiración poco a poco. Muchos lo comparan con Aragorn, quizás Jackson pretendió hacer de él la versión del montaraz en esta trilogía. Odio las comparaciones, pero como casi toda la gente lo dice, alegaré que me sigo quedando con el personaje humano, aunque no os confundáis: Thorin puede que desempeñe un rol parecido, pero no es ninguna copia. Además, es el que más profundidad tiene respecto a sus compañeros, pues, aunque todos quieren recuperar su hogar, es él el que más culpable se siente por haberlo perdido, y quien más obsesionado está por hacerlo, sea al coste que sea.

Más sobre

El resto de personajes están igualmente bien, tenemos a secundarios nuevos o viejos conocidos de la trilogía 'El Señor de los Anillos', los cuales vuelven a hacer un trabajo tan bueno como entonces.

imageThorin, Escudo de Roble, el audaz líder de los enanosAl ser este un viaje por la Tierra Media, sea o no irregular en ritmo y aventuras, hacía falta de nuevo contar con esa ambientación única de este mundo. Y aquí la tenemos, teniendo cosas buenas y malas. El vestuario, la representación de los escenarios, las caracterizaciones... todo vuelve a ser genial, esta vez acompañado con una fotografía más alegre y luminosa (volvemos a incidir en el tono más suave de la película), que deja postales preciosas en muchas ocasiones. Además, la banda sonora vuelve a ser magistral, incluyendo temas ya escuchados anteriormente (los referidos a Bilbo y a la Comarca) e incluyendo nuevos, como ese potentísimo tema principal que no es otra cosa que la canción que cantan los enanos (la cual, por cierto, queda bien y no parece fuera de lugar como las demás). Otro aspecto que ayuda a que la película tenga identidad propia, y es que esa pieza (fantástica cuando suena con nuestros protagonistas viajando) se nos quedará grabada a fuego.

Igualmente, gusta esa conexión con la trilogía 'El Señor de los Anillos', pues aunque esto sea otra cosa, no se olvida lo que ocurrirá más adelante. Así, además de escenas clave como la mencionada de Gollum o el hallazgo del anillo único, tenemos guiños, apariciones de personajes y objetos que todos conocemos (los que hayamos visto la anterior trilogía), detalles argumentales que desconocíamos, como el origen de la desconfianza entre enanos y elfos, etc. El fan acérrimo de 'El Señor de los Anillos' disfrutará de lo lindo con estas cosas, eso desde luego.

Pero no todo es tan genial, y el aspecto negativo de esta ambientación es el exagerado uso de CGI, que viene muy bien para producir rápidamente la película, pero que le quita el encanto a las caracterizaciones reales que usaba Jackson antes. Y el resultado no es mejor, simplemente es distinto, además de que no es un CGI cantoso y está todo muy bien hecho. Pero me sigo quedando con lo tradicional, es más real todo, obviamente.

imageViejos conocidos vuelven, algunos más amigables que otros...

En conclusión, con 'El Hobbit: Un Viaje Inesperado' tenemos una buena película de aventuras, que supone un regreso a la Tierra Media con la que los fans disfrutarán, aunque su excesivo relleno y su ritmo irregular hace que no sea un auténtico peliculón, a pesar de tener muy buenos momentos. Siempre que veo esta película, pienso lo que hubiéramos tenido si Jackson hubiera decidido hacer sólo un film adaptando 'El Hobbit', sin alargamiento insulso de por medio. Seguramente una película excelente, quizás a la altura de cualquiera de 'El Señor de los Anillos', quién sabe. Pero bueno, lo que tenemos es lo que hay, por lo que próximamente llegará la crítica de la segunda entrega. Smaug se acerca...

Lo mejor

-Los personajes, encabezados por Bilbo, Thorin y Gandalf.

-La ambientación de la Tierra Media y guiños a la trilogía original.

-Los momentos intensos y de acción, concentrándose mayormente en el acto final.

Lo peor

-El excesivo metraje de relleno y alargamiento de escenas que no dan más de sí.

-El tono infantil es demasiado alto, provocando situaciones ridículas.

-El maldito rey de los trasgos y la maldita canción que canta. Puaj.

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zonaboom (485 noticias)
Fuente:
zonaboom.com
Visitas:
3339
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.