Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eleducadorsocial escriba una noticia?

Crónicas gallegas (2)

22/06/2011 22:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageNos habíamos quedado en una esponjosa tortilla de patatas en A Coruña y una charla sobre el llamado Teatro del Oprimido,   también conocido aquí como teatro social.

Iba pensando en el viaje de vuelta que, en general,   hay una cierta fascinación de los educadores sociales por todo lo que venga de América del Sur y Central: de Boal a Chiapas, pasando por Freire  y los prácticum    en Nicaragua.  Un entusiasmo que no  siempre  tiene en cuenta si determinadas acciones o teorías son extrapolables a nuestro país,   por contexto  y por época.

Estábamos en la cena.  Creo que  el teatro  de Boal  puede ser útil como un conjunto de técnicas para trabajar temas sociales, tanto de grupo como individuales. Aunque  tengo mis dudas sobre el hecho de que convertir  al espectador en protagonista de la acción dramática le conduzca  a la liberación de sus "opresiones".    Es muy discutible  que  la actuación  teatral  produzca necesariamente más reflexión o cambio que, por ejemplo,   la  simple contemplación  de una obra de teatro.

Pero donde no acabo de ver claro  el Teatro del  Oprimido  o social  es como manifestación artística.  Es decir, que tengo mis dudas en que el teatro social sea teatro. No digo que sea imposible que una sesión de teatro social  pueda ser interesante para el espectador (difícil, tratándose como se trata de personas que no suelen dominar el arte de actuar), lo que digo es que  no tiene que ver mucho con el teatro, tal como yo lo entiendo. En primer lugar porque se trata de  lo  que David Mamet llama "el teatro con víctima". Un planteamiento donde se sitúa claramente un oprimido y un opresor que exige al público un pensamiento correcto, del tipo: "lo hemos entendido, las personas bienintencionadas deben superar sus prejuicios". Desde este punto de vista se pide al público  que se someta a los preceptos que allí se proponen, para que, más que   conmocionado, salga convencido.   Es como aquel cine llamado social o "comprometido" que por el hecho de  autodenominarse así  ya pide una total sumisión del público a lo que está viendo. Primero que sea buen cine, después ya decidiremos los espectadores que grado de compromiso tiene o deja de tener.

Diría que el debate acabó en tablas. En todo caso,   tanto  para un post como  para una cena,   se trata de  un tema muy complejo.Acabamos la noche dando un paseo por el paseo marítimo. Al tratarse de una península produce cierta desorientación tener el mar a tiro vayas en la dirección que vayas. Poco después nos vamos a dormir porque al día siguiente nos espera un día duro.

Más sobre

image14 de abril, OurenseRecogemos las cosas y  las cargamos en el coche de Sofía.  Laura    conduce  hasta Ourense. Una hora de coche, de  conversaciones  y de  risas recordando ciertas expresiones gallegas a las que nos vamos acostumbrando. ¡Malo será!En Ourense descargamos de nuevo y empezamos a montar en el escenario del campus. Un escenario complicado, con poca visibilidad, que nos obliga a colocar de nuevo todas las sillas. Si algo bueno tiene la compañía es que adaptamos nuestras obras a todos los escenarios posibles.Nos pilla la hora de comer en un garito donde Rafa se mete unos huevos con chistorra, patatas y lomo. Fritanga  para saciar el apetito  . Nos sorprende que no tengan  Estrella de Galicia y nos conformamos con una cerveza de Portugal que no está ni la mitad de buena.

Tomamos el café con Laura, Sofía  y Celso, un cuentacuentos que actuará justo una hora antes que nosotros.    Más tarde comprobaremos que es un contacontos excepcional y que como nos descuidemos nos va a dejar sin risas para nuestra función. La cuestión es que cuando él acaba tenemos quince minutos para colocar sillas, acabar de montar el escenario, buscar una cocacola a Rafa que le acaba de pegar un bajón (mucha proteína, nene,   y poco azúcar), etc. Cansa, pero tiene algo de mágico esta precipitación previa   entre bambalinas, esta agitación para que el público se encuentre todo en orden a su entrada y no tenga que preocuparse más que de disfrutar.

Esta  vez nos quedamos sin forum. Tanto los estudiantes como nosotros nos lanzamos a un pica pica (no sé como le dirán aquí) con empanada gallega  y unas deliciosas croquetas  que organiza el campus.

Más tarde conoceremos a Alexandre, un educador que vino a vernos a Santiago y que es amigo nuestro en facebook. La conversación con Alexandre, la cena posterior, con la mejor tarta de queso que he probado nunca, el licor de hierbas por el animado casco viejo de Ourense y la vuelta a casa, quedan para un tercer post.

(continuará)

Foto 1: Camino a Ourense

Foto 2. Escenario en el Campus de Ourense (poco antes de empezar la función)


Sobre esta noticia

Autor:
Eleducadorsocial (140 noticias)
Fuente:
eleducadorsocialenalaska.blogspot.com
Visitas:
246
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.