Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rutacuarentaydos escriba una noticia?

La Cronoviñeta: El último chiste de Blue Beetle (2005)

18/10/2012 22:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Ilustración de Matías Noel

Antes de que Wonder Woman asesinara a Maxwell Lord, antes de que Batman se volviera completamente paranoico con el Hermano Ojo (como consecuencia de Crisis de Identidad) y mucho antes de la visita de un desquiciado Superboy Primo, hubo una cuenta regresiva que tuvo como protagonista a un héroe más acostumbrado a realizar tareas de cómico de grupo, que a vivir momentos cumbres de la editorial. De esta manera comenzaron las últimas andanzas del carismático Blue Beetle, aventuras recogidas en un pequeño volumen llamado Cuenta atrás hacia Crisis Infinita.

Ted Kord interpreta el papel de detective, con la intención de averiguar quién es el responsable del robo que ha dejado a su compañía en la quiebra. Con el paso de los años se ganó la reputación de héroe bonachón y divertido, especialmente durante la brillante etapa del personaje como miembro de la Liga de la Justicia Internacional (JLI). Precisamente por la fama que le precedía, ningún héroe lo toma en serio cuando solicita ayuda para averiguar por qué se está desmantelando su empresa.

Geoff Johns, Grez Rucka y Jud Winick elaboran un sólido guion que conduce a uno de esos finales que, todavía hoy, resuenan en la retina del lector. Rags Morales, Ivan Reis y Phil Jiménez son algunos de los artistas encargados de ilustrar la última gran aventura de Blue Beetle en la que participan (o hacen mención) su inseparable amigo Boster Gold, Powergirl, Hawkman, Oráculo, Green Lantern, el mago Shazam, Superman y Wonder Woman.

Que viene el lobo, que viene Maxwell Lord
Más sobre

La moraleja de la fábula de Pedro y el lobo cuenta que nadie cree a un mentiroso cuando dice la verdad. Algo similar ocurre con el bueno de Blue Beetle, encasillado por su afición al humor, cuando descubre que detrás de todo el misterio se encuentra la organización Checkmate y Maxwell Lord, el otrora benefactor de la JLI. Las bromas con Boster Gold, las discusiones con Batman y las continuas incoherencias del personaje lo convirtieron en un héroe de segunda fila con un encanto particular: era diferente a los demás. Solo se trataba de un hombre rodeado de leyendas vivientes, que conocía sus limitaciones y se valía del ingenio para estar a la altura de sus compañeros.

Blue Beetle nunca fue súper. De hecho, nunca tuvo poderes, en contra de su antecesor que sí los había disfrutado mediante el contacto con un antiguo amuleto mágico. Jaime Reyes, el sustituto de Ted, también se vale del talismán para combatir el crimen. Ya ha pasado más de un lustro y la nueva encarnación del personaje, por muchos poderes místicos que tenga, continúa sin convencer. ¿Quién iba a pensar que un segundón calaría tan hondo entre los lectores? ¿Por qué era tan especial? Poco importan los poderes espectaculares si detrás no hay una construcción coherente de los personajes y Ted Kord la tenía. Al final no era tan fácil aplastar a un bicho.


Sobre esta noticia

Autor:
Rutacuarentaydos (1532 noticias)
Fuente:
ruta42.es
Visitas:
919
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.