Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

¿Culpables los pepinos o el Gobierno?

04/06/2011 21:00 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

El inesperado brote de la bacteria 'Escherichia Coli' en Alemania, entre otras cosas, ha servido para poner de manifiesto el enorme deterioro de la imagen de España desde que José Luis Rodríguez Zapatero llegó a La Moncloa. La inepcia ostensible de nuestro Gobierno, en muy poco tiempo, ha logrado que desapareciera completamente hasta la más mínima huella del prestigio pasado de la Nación española. La polémica de los pepinos ha puesto al descubierto las tremendas carencias de un Ejecutivo, que solamente piensa en perpetuarse en el poder, y en alterar sustancialmente la idiosincrasia de los españoles, tratando de cambiar hasta su manera de ser y de pensar.

La crisis del pepino, desatada en Alemania y que tanto daño ha causado a la agricultura nacional, ha dejado muy claro que nadie en el mundo toma en serio a nuestro Gobierno. Es totalmente impensable que nadie en Alemania, ni siquiera la socialista Cornelia Prüfer-Storcks, flamante nueva consejera de Sanidad en la Ciudad-Estado de Hamburgo, hubiera hecho algo parecido con Francia, ni tampoco con España en los tiempos de José María Aznar. Pero ahora, aprovechando que no somos nadie en el concierto europeo, los socialistas de Hamburgo, con la consejera de Sanidad en cabeza, no han dudado un momento en lanzar al aire mensajes erróneos, culpando alegremente del origen de la epidemia a los pepinos españoles.

Y mientras la Pajín de Hamburgo se despachaba a gusto, culpando del peligroso brote de E. Coli a los productos hortofrutícolas españoles, nuestro Gobierno sesteaba tranquilamente, dejando que cogiera cuerpo la acusación infundada de que los pepinos españoles eran los culpables de la infección mortal desarrollada en Alemania. La correligionaria de Zapatero, la veterana política Prüfer-Storcks, lanzó esta acusación general contra las verduras españolas, poco tiempo después de hacerse cargo de la Consejería de Sanidad. Y lo hizo alocadamente, sin mucha profesionalidad y un poco al margen del sentido común, pues se dejó llevar de un alarmismo excesivo, sin reparar en que no todos los contagiados habían consumido pepinos.

A pesar de la metedura de pata de la consejera de Salud de Hamburgo, que tanto daño ha hecho al sector hortofrutícola español, la prensa alemana se lamenta de la penosa situación de los vendedores alemanes, que son incapaces de vender sus verduras por la alarma provocada irresponsablemente con semejante anuncio. No hay referencia alguna, sin embargo, a los enormes problemas ocasionados a la agricultura española, con pérdidas semanales superiores a los 200 millones de euros. Los medios de comunicación alemanes anuncian ahora, eso sí, una vez descubierto el error, que los pepinos españoles no tenían culpa de nada, cuando el verdadero daño ya estaba hecho. Sin profundizar demasiado en el tema, la prensa alemana señala que el error fue debido a la precipitación con que la Consejería de Sanidad de Hamburgo publicó los datos, bastante antes de que estos fueran absolutamente concluyentes.

Es tal el respeto que sienten en Europa por la España de Zapatero que, hasta el comisario europeo de Sanidad, John Dalli, ha tomado a chirigota las justificadas quejas españolas y defiende lamentablemente la postura alemana de culpar a España de la crisis del pepino. Llegó incluso, en rueda de prensa, a justificar reiteradamente la postura alemana de acusar a España de exportar la bacteria E. Coli, sin contar con pruebas concluyentes para ello. Es más: el comisario europeo de Sanidad llegó hasta hacer bromas sobre el enfado de los españoles por las inoportunas declaraciones de la consejera de Sanidad de Hamburgo.

Los demás países de Europa, incluida la propia Alemania, suspendieron aceleradamente la importación de verduras españolas. Hasta Rusia se sumó con rapidez a ese bloqueo preventivo de nuestras hortalizas. A pesar del daño irreparable que semejantes medidas ocasionaban a nuestra economía, el Gobierno de España, consciente de su escaso predicamento en el concierto europeo, no supo o no quiso reaccionar adecuadamente para exigir de Europa, al menos, un mínimo de respeto y consideración. Además y por lo que hemos visto, los responsables de nuestro Gobierno centraban todas sus preocupaciones en deliberar si al sucesor de Zapatero le convenía más presentarse a los ciudadanos con el nombre de Alfredo, el de Pérez o el de Rubalcaba. Porque temen que hablar de Rubalcaba es tanto como hablar de los GAL, de la cal viva, del 11-M y hasta del Faisán.

José Luis Valladares Fernández

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1594 noticias)
Visitas:
213
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Ernesto Contreras Cazaña (05/06/2011)

Solo falta que se acuse al ejecutivo de haber matado a la madre de Bambi.