Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

Nuestra cultura: el Vidal Mayor

29/06/2010 09:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es de todos conocido cómo el Derecho por el que se rige cada pueblo constituye unos de los rasgos más definitorios y diferenciadores. El derecho obliga y permite a la vez, confirma y caracteriza, singulariza y pone orden.

Uno de los pueblos históricos es el aragonés. Como reino se aglutinó antaño: le caracterizaron su rey, sus cortes, su justicia, su diputación general, sus tribunales, su hacienda, su moneda y su derecho propios, como debe ser.

Pero, aún ahora, además de regirse por el sistema jurídico-legal de todos los españoles, los aragoneses tenemos vigente, en parte, el Derecho de siempre, un código legislativo que, se quiera o no, nos obliga.

Esa parte del Derecho Civil que todavía nos cohesiona como pueblo no nació por generación espontánea, porque antes de que Jaime I el Conquistador propusiera a las Cortes la aprobación de un código único, diversos ‘ fueros’ salpicaban el reino.

Fue Huesca el lugar de cambio tan decisivo. Sin duda, la elección de la ciudad altoaragonesa no fue casual. En Huesca era obispo un amigo del monarca, Vidal de Canellas, eminente jurista surgido de la mejor y más famosa universidad de leyes, la de Bolonia.

No ha consentido la historia que llegara a nuestras manos el texto latino de los ‘ Fori Aragonum’ redactado por el obispo oscense, pero sí ha permitido que nos emocionemos al contemplar su edición romanceada, ejemplificada, comentada y miniada de un ejemplar único que, como tal, debió entregársele al rey. ‘ Todo lo que merece ser hecho, merece también ser bien hecho’ , les dijo, el obispo Vidad al escriba y al iluminador del códice, aunque la frase la escribiera siglos más tarde André Maurois. Y, en efecto, a la par que a los aragoneses de entonces y de ahora nos nacían raíce, para la civilización occidental acababa de alumbrar uno de sus elementos básicos, tanto que, a mi juicio, desprovisto de pasión, el Vidal Mayor bien pudiera ser considerado, con no menos méritos que otros testimonios que han sido reconocidos como tales, patrimonio de la humanidad.

El códice, que estaba en manos privadas aunque pertenecía al alma colectiva de todo un pueblo, salió de Aragón con los albores del siglo XX, comenzando así un dilatado exilio que todavía dura. No sabemos las razones por las que se enajenó el Vidal Mayor de una casa aragonesa (los descendientes de foralista, alcalde de Zaragoza y senador del reino: Luis Franco y López) tan ligada a la vida jurídica, pero nunca pudo ser por desconocimiento. Lo que más llama la atención, sin embargo, es la falta de clamor ante tamaño desafuero.

En uno de sus viajes, pasó el manuscrito a la que fuera antigua corte imperial carolingia, constituyendo uno de sus más preciados tesoros, que no son pocos. Y, sin embargo, aunque no perdían nada propio ni entrañable, sabemos que Aquisgrán lloró materialmente cuando, muertos Irene y Peter Ludwig, sus propietarios alemanes, el manuscrito tan primorosamente iluminado, continente de un legado histórico que les era ajeno, salto el Atlántico. Dentro de un lote el Vidal Mayor no debió costarle al ‘ J. Paul Getty Museum’ , su actual poseedor, más de veinte millones de pesetas de 1983. En España y en Aragón, silencio.

Si profundizáramos, tal vez podríamos matizar en poco o en mucho, quién lo sabe, al egiptólogo Carter, pero, en esencia, quizás tenga razón al afirmar que ‘ solamente dos legados duraderos podemos aspirar a dejar a nuestros hijos: uno, raíces; el otro, alas’ . En el Vidal Mayor, cada aragonés raíces seculares tiene.

Todo lo anterior no es mío. Está escrito por D. Marcelino Iglesias Ricou cuando era Presidente de la Diputación Provincial de Huesca, en abril de 1989, con ocasión de la publicación en facsimil del propio Vidal Mayor (obra de arte magistral y fuente de nuestro conocimiento y de nuestra historia). Veintiún años después todo sigue igual y el manuscrito permanece en el Museo Paul Getty de Santa Mónica (California). Desconozco si ha habido intentos de adquirir ese fondo cultural e histórico tan importante. En todo caso, y pese a que no haya trascendido a la opinión pública, si ha habido intención de adquirirlo o no se han puesto los medios necesarios o no se han llevado bien las gestiones.

Mientras, el Gobierno aragonés del propio Sr. Iglesias se mantiene enrocado sin solución por alcanzar la legítima propiedad de los bienes eclesiásticos de las parroquias de la diócesis de Barbastro-Monzón. Y ni una cosa ni otra. Esos bienes (¿por qué se les llama así y no obras de arte? ¿quizás no lo son?) siguen en Cataluña y el Vidal Mayor en California. Tanto nos da: nos sobra cultura, conocimiento histórico y nos deben faltar medios para acoger los legados de nuestros ancestros, las bases de nuestra realidad.

Y aquella idea personal de hacer de Zaragoza la ‘ Ciudad Mundial del Derecho’ , teniendo como base un gran museo jurídico (algo inexistente en todo el mundo) con el Vidal como pieza imprescindible, se perdió en el limbo. Y más después de que se consume esa peregrina -y perjudicial para los ciudadanos- idea de construir la ‘ Ciudad de la Justicia’ (o sea, una simple acumulación de edificios judiciales) en los edificios de la antigua Expo.

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
484
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.