Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-cultura escriba una noticia?

Daniel Burman y el miedo a morir solo

09/06/2010 16:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image "En la vida circulamos entre dos territorios: el miedo a ser abandonado y la culpa de abandonar, y todo lo que hacemos, salvo comer y otras necesidades, es para no estar solos", afirmó el director de cine argentino Daniel Burman. Su último filme, 'Dos hermanos', es una adaptación de la novela 'Villa Laura', del escritor Sergio Dubcovsky, en la que el director retrata el miedo a la soledad y los problemas que surgen en la convivencia familiar.

Marcos y Susana son dos hermanos que rondan los sesenta años con una relación muy complicada debido a la diferencia de sus temperamentos. Tienen vidas muy distintas y viven enfrentados de forma continua, pero se ven obligados a afianzar su relación tras la muerte de su madre. Susana, con una personalidad entre avasalladora y delirante y que siempre hace sus negocios dentro de la familia, convence a su hermano, un orfebre culto y sensible, para que compre una vieja casa en un pequeño pueblo uruguayo. A partir de ese momento comenzarán un nuevo periodo de su vida en el que no sabrán estar ni juntos ni separados.

Daniel Burman (Buenos Aires, 1973) indicó, en declaraciones a Europa Press, que realizó dos lecturas de esta novela. "Cuando terminé de leerlo me asusté, porque me había gustado más que cualquier otra idea que tenía en la cabeza y mi vanidad no me permitió aceptarlo. Un año después la volví a leer y tuve que aceptar que ese material que tenía enfrente era la cosa más bella que había leído", confesó.

ICONOS DEL CINE ARGENTINO

Según afirmó el director, con esta historia le ocurrió lo que sólo le había pasado con sus guiones: terminar el libro y poner los personajes de ese en cualquier situación que no estaba escrita y saber cómo reaccionarían, cómo hablarían y qué conducta tendrían. "Lo mismo que te pasa con un amigo o conocido, que uno puede prever cómo reaccionaría ante una situación, aunque no la haya vivido, porque ese mundo que construye otro también puede ser tu mundo", manifestó.

Cuando imaginó estos personajes pensó en los actores Graciela Borges y Antonio Gasalla, dos iconos del mundo del cine y el teatro argentino, algo que supuso un "desafío" ante la posibilidad de que sus fuertes personalidades pudieran eclipsar la de los propios personajes del filme. Según afirmó, en España esto no supone un problema, ya que, al no ser tan conocidos, los espectadores pueden observar ciertos elementos en los protagonistas que allí no se perciben de la misma forma, con una visión "más llana y sin prejuicios".

Burman conoce a Graciela Borges desde hace mucho tiempo y, según afirmó, trabajar con ella es para todos los argentinos como "un regalo". "Quería encontrar un proyecto que justificara un trabajo conjunto con ella", señaló. Por otro lado, subrayó que Antonio Gasalla es uno de los cómicos argentinos más importantes y un gran constructor de personajes, que normalmente son muy "histriónicos". "La gente cree que estos actores no pueden crear personajes sutiles y, sin embargo, creo que es todo lo contrario, porque los personajes que construyen están creados a base de cientos de sutilezas", matizó.

ESPÍRITU EMPRENDEDOR

Burman realizó su primer documental, '¿En qué estación estamos?', en el año 1993, cuando apenas contaba con 20 años. Poco tiempo después creo su primera sociedad de producción y hoy ya cuenta con varios galardones y nominaciones de festivales internacionales como el de Sundance, Festival de Berlín y La Habana. Entre sus películas, destacan 'Derecho de Familia' (Cóndor de Plata a la mejor dirección) y 'El Nido Vacío' (nominada a la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián).

Según indicó el cineasta, "en Argentina el espíritu emprendedor es muy fuerte porque existe la sensación de que nada está dado y de que el Estado no va a solucionar nada". Además, confesó que de pequeño tenía un "sueño muy claro" y quería trabajar en ello.

Burman se considera un "soñador conservador" y su deseo es seguir haciendo "lo mismo" que hace. "Me aburro mucho en esas convenciones de emprendedores o de artistas en las que todos expresan sus sueños inalcanzables de tener más empleados, y más películas y más productores", manifestó el director, para quien continuar con este trabajo --"que es el mejor del mundo"-- ya es un sueño, "casi inalcanzable".

En su novela, Burman hace un guiño a Madrid y cita al famoso piano-bar Toni2. Según indicó, es un lugar "extraordinario" que conoció a través de Jorge Drexler y "gracias a él está en la película". Precisamente, en la actualidad prepara un proyecto con este artista, al quien quiere convencer "de que es un gran actor" para que lo protagonice. "Si lo consigo lo haremos el próximo año, pero estoy en ese proceso de convencimiento", concluyó.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-cultura (54197 noticias)
Visitas:
132
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.