Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Andres Gonzalez escriba una noticia?

DDHH y Empresa en la UE

05/03/2017 21:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

John Ruggie Representante Especial del Secretario General de la ONU para los Negocios y los Derechos Humanos, DDHH y Empresa en la UE, reclama al Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, un mayor liderazgo de la UE para avanzar en prácticas empresariales responsables

El pasado 24 de febrero John Ruggie envió esta carta al Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Ruggie, hace un repaso sobre las expectativas creadas en materia de Empresas y Derechos Humanos en la UE a raíz de la Comunicación de la Comisión Europea de 2011 y los resultados fallidos, reclamando un mayor liderazgo de la UE para avanzar en prácticas empresariales responsables que tienen un efecto catalítico sobre multitud de acciones, especialmente en un momento, como el presente, crítico para la globalización.

La carta traducida a Español:

Estimado Presidente Juncker, Escribo como el Representante Especial del Secretario General de la ONU para los Negocios y los Derechos Humanos y el autor de los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre los Negocios y los Derechos Humanos, que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó unánimemente en 2011.

Mi razón para escribir es expresar preocupación porque esta agenda parece ser cada vez más reservada por la Comisión Europea. Un plan de acción de la UE sobre la responsabilidad social de la empresa / una conducta empresarial responsable que se promete desde hace mucho tiempo todavía no ha salido a la luz, pese a las dos convocatorias del año pasado por parte de todos los Estados miembros. De hecho, el trabajo en todas las Direcciones Generales que podría y debería apoyar el respeto de los derechos humanos por parte de las empresas no parece haberse materializado o se ha estancado por completo. 

En el pasado, el liderazgo de la Comisión Europea junto con otras instituciones de la UE ha sido extremadamente importante, ayudando a impulsar acciones a través de los gobiernos de los Estados miembros, asociaciones industriales, agrupaciones de inversores y otras instituciones dentro y fuera de Europa. En 2011, la Comisión Europea ejerció un importante liderazgo en su Comunicación sobre responsabilidad social de las empresas (RSE), estableciendo una nueva definición clara y sencilla de la RSE, a saber, "la responsabilidad de las empresas por sus repercusiones en la sociedad". La expectativa de que todas las empresas europeas deberían "cumplir con la responsabilidad corporativa de respetar los derechos humanos, tal como se definen en los Principios Rectores de las Naciones Unidas". Entre otras acciones, anunció planes para una iniciativa legislativa sobre la presentación de informes no financieros, Entró en vigor en enero, y que ha sido ampliamente elogiado como una contribución significativa para apoyar la conducta empresarial responsable.

Hoy en día, el liderazgo de la UE es necesario como nunca antes. Como observé en mis palabras clave en una reunión del G-20 sobre el empleo y los derechos laborales en Hamburgo la semana pasada, el ex Secretario General de la ONU, Kofi Annan, advirtió ya en 1999, en un discurso ante el Foro Económico Mundial, Será frágil y vulnerable- "vulnerable a la reacción de todos los" ismos "de nuestro mundo posterior a la guerra fría: el proteccionismo; populismo; nacionalismo; Chauvinismo étnico; fanatismo; Y el terrorismo". Si no podemos hacer que la globalización funcione para todos, añadió en otra ocasión, al final no funcionará para ninguno.

La presciencia de esta declaración es llamativa hoy. Ahora más que nunca, necesitamos que los gobiernos y las empresas trabajen juntos para garantizar que los más vulnerables a los impactos negativos de las actividades empresariales y de las cadenas de suministro globalizadas sean protegidos y respetados. Nunca ha sido más imperativo entender que la mayor contribución de la empresa a la "parte del pueblo" del desarrollo sostenible debe ser a través de esfuerzos para incorporar el respeto a los derechos humanos a través de sus operaciones y cadenas de valor.

El G7 lo reconoció en su Declaración de Elmau de 2015, donde los líderes subrayaron la importancia de promover los derechos laborales, las condiciones de trabajo decentes y la protección del medio ambiente en las cadenas de suministro mundiales. Expresaron su firme apoyo a los Principios Rectores de las Naciones Unidas, acogieron con beneplácito los esfuerzos por establecer planes de acción nacionales sustantivos para su aplicación e instaron al sector privado a que aplicara la debida diligencia en materia de derechos humanos.

En este momento crítico en el que está en juego el destino de la globalización, la voz de la Unión Europea es necesaria en el escenario mundial para reiterar estos mensajes de manera clara y constructiva. Sin embargo, como se ha señalado, el plan de acción de la UE previsto para la aplicación de las UNGP todavía no se ha publicado. Los documentos de la Comisión sobre los SDG parecen desvincularse de cualquier comprensión del papel central que el respeto de los derechos humanos debe tener en la contribución del sector privado a esa agenda. El proyecto de orientación de la Comisión a las empresas sobre la directiva sobre la presentación de informes no financieros diluye y socava el texto de los Principios Rectores de las Naciones Unidas, proporciona orientaciones insignificantes sobre el contenido de derechos humanos de la directiva y no menciona el marco único de presentación de informes que se ha diseñado específicamente para ayudar a las empresas a mejorar su divulgación de los derechos humanos plenamente de acuerdo con las UNGP.

A los Estados les corresponde aplicar los Pincipios a través de Planes Nacionales de Empresas y Derechos Humanos

El antiguo liderazgo de la Comisión en materia de conducta empresarial responsable, y en particular en materia de empresas y derechos humanos, tuvo un efecto catalizador en toda una serie de acciones, en toda la UE y más allá, que trajeron progresos sustanciales en las prácticas empresariales. Respeto respetuosamente a ustedes y a sus colegas a que renueven ese liderazgo y ayuden a sentar las bases de un desarrollo socialmente sostenible sin el cual ni nuestras sociedades ni nuestros negocios pueden prosperar.

Como bien saben, vivimos en un momento crucial en la historia de la posguerra. La propia globalización está en peligro a menos que sus pilares sociales puedan ser significativamente reforzados. Ninguno de nosotros, y menos aún la UE, querría que se volviera al mercantilismo que ha tenido consecuencias tan destructivas en épocas pasadas. La conducta empresarial responsable es un elemento central de una globalización socialmente sostenible. Y la UE puede y debe ser un actor central en el avance de este objetivo.

Muy atentamente,

John G. Ruggie

-----------------------------------------

Descarga la carta original en pdf aquí

Las actividades de las empresas que tienen efectos desfavorables para el respeto de los derechos humanos, el Consejo de Derechos Humanos adoptó unánimemente los Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos. Los Estados y las empresas están tomando medidas para poner en práctica los tres pilares de estos Principios Rectores:

- El deber del Estado de proteger los derechos humanos,

- La responsabilidad de las empresas de respetarlos

- Y el derecho de las víctimas a acceder a reparación eficaz.

Estos Principios se conocen como Marco Ruggie, llevando el nombre del Representante Especial que investigó y presentó estas recomendaciones, John Ruggie. Marco Ruggie 

A los Estados les corresponde aplicar los Pincipios a través de Planes Nacionales de Empresas y Derechos Humanos. Sólo 4 países europeos han puesto en práctica su plan nacional de Empresa y Derechos Humanos: Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca y Finlandia.

A finales de 2014 la Mesa Redonda sobre rendición de cuentas en Responsabilidad Social Corporativa (ICAR) y la Coalición Europea por una Justicia Corporativa (ECCJ) evaluaron y compararon la situación de los planes sobre empresas y derechos humanos en la Unión Europea.

Otros gobiernos han iniciado el proceso de desarrollo de los suyos o han declarado públicamente su intención de llevarlos a cabo. España ha elaborado el borrador del Plan Nacional de Empresas y Derechos Humanos. Desde la difusión del borrador en junio de 2014 aún no se ha aprobado en Consejo de Ministros.

Informa: Andrés González

 

DONAR AQUI UN FOUNDATION

Informe Anual 2016/17 de Amnistía Internacional


Sobre esta noticia

Autor:
Andres Gonzalez (584 noticias)
Visitas:
2477
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.