Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Oscar Poe escriba una noticia?

De los celos

06/12/2011 12:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En el orden de la pasión se encuentra tal sentimiento, arraigado desde los tiempos remotos, y es asunto de la naturaleza misma

El animal más fuerte peleará para transmitir sus genes por sobre los demás, de tal modo que los vástagos salgan con mayor posibilidad para sobrevivir.

Hoy en día los celos tienen otra connotación, además de la básica y elemental. El recelo, por ejemplo, que alguien siente por un afecto o bien del que disfruta, es lógico si observa que otro se interesa y pretenda alcanzar por lo que él o ella considera “suyo”. Tal sospecha, inquietud y recelo porque la persona amada haya mudado o mude su cariño, poniéndolo en otra u otro, dispara en una porción importante de la población la actitud de descontrol iracundo, con acciones que pueden terminar en la muerte.

Ese Interés extremado y activo que alguien siente por una causa o persona, normalmente le resta objetividad para evaluar la situación. Ver realmente si el objeto de sus celos tiene asidero, o si vale la pena, es un asunto muy poco intelectualizado.

Dentro de las variantes se encuentra la de dar celos a alguien de otra persona, un juego algo rebuscado para auto valorizarse. En una medida pequeña, y de vez en cuando, puede re alimentar una relación tibia. El problema es otro si uno de los integrantes fabula, buscando la reacción extrema a sabiendas que su pareja es de tendencia violenta. Allí los sucesos pueden salirse de cause, y la reacción mayormente termina en golpes, con heridas graves, o la muerte misma.

Muchas mujeres se relacionan de dicha manera, creando situaciones de celos, que provocan la ira de su esposo, novio, o compañero. Luego de la tormenta viene la acción sexual “liberadora”, y cada tanto el círculo de celos / pelea / sexo, se desata, como método insano para alimentar la relación. Aquí las víctimas directas son los niños, si los hay, que crecen estresados y mal educado por sufrir el ambiente viciado por dos personas enfermas, que en el fondo nada o poco les importa sus hijos. El ejemplo puede ser inverso, hecho por él hacia ella, cuestión que es indistinto de que hacia quien.

Por allí se ha visto el reclamo, de pedir celos a la persona amada, como muestra de sentimientos, y ello suele suceder cuando la inseguridad se ha instalado en quien solicita dicha actitud al otro. Ello se podría decir que es una manera indirecta de acusar por sospecha, de haber puesto su cariño en otra, para que el otro lo niegue y le calme, devolviéndole por un tiempo la tranquilidad.

Muchas variantes de lo mismo, condimentos que hacen de los celos conflictos de baja, media, y gran intensidad, es el engaño concreto, debido al componente del peso cultural expresado en usos y costumbres, incluso hecho ley. Es que en ciertas sociedades está plasmado como delito extremo, ciertamente penado severamente, como sucede en el grueso de los países árabes, sobre todo si es mujer la que incurre en tal fullería. ¿La Razón?: La posible confusión sobre la autenticidad de los descendientes.

Hoy en día tal asunto en occidente tiene su peso, pero es menor que en tiempos pasados, debido a la posibilidad técnica de realizar un análisis para determinar la paternidad ante la duda. Sobre tal tema de cada diez que sospechan, y piden judicialmente satisfacer tal incertidumbre, tres están en lo cierto.

El ser humano no es exactamente fiel, ni totalmente infiel, es intermedia la actitud en general, y muy parecido a la actitud de los chimpancés sobre el sexo.

En ambos casos ello es probable debido a su propia constitución de asociarse, de estar estrechamente vinculado a otros de su misma especie, asunto que se remonta al pasado remoto.

Así el principio de organización se fue ajustando para poder convivir, y los usos con las costumbres determinaron las variantes con que disciplinaron las relaciones en las distintas sociedades, de allí que dicha razón se transforme en cultural.

Las humanidad va mudando lentamente en lo que hace a las pasiones, que siguen siendo casi iguales que en tiempos de las cavernas, pero asimismo se observa una leve moderación con tendencia a la comprensión, por parte de un sector de los seres humanos.

La postura cambia si del análisis surge la inutilidad de la actitud celosa, debido a la problemática que significa el perseguir al otro y controlar su vida. Incluso puede que sea hasta contraproducente tal acción coercitiva, que de tal asfixia aparezca la necesidad de liberarse, y el sexo es un medio muy idóneo para liberar las tensiones, además de situarnos, por un momento y fuera de los problemas cotidianos.

Mejor que intentar que cambie el otro, asunto más que desgastante e inútil, es buscar a alguien que comparta los mismos principios y objetivos que uno, ¿no es así?.


Sobre esta noticia

Autor:
Oscar Poe (92 noticias)
Visitas:
975
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.