Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Patricio Peñalver Ortega escriba una noticia?

¿De qué hablamos cuando hablamos de Justicia?

30/01/2012 15:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Al jurado se le ha requerido para que diga si los regalos, joyas y trajes que “El Bigotes y la red Gürtel le entregaron a Francisco Camps fue en función del cargo público que ostentaba. Y cuatro miembros han dicho que sí y cinco que no, y lo han absuelto

En un mar proceloso de noticias, como las olas que se suceden unas a las otras, las noticias no cesan de llegar a la orilla de la playa. Las noticias como los libros en la mesa de novedades de la librería se pelean por subsistir. Unas noticias van orillando a las que apenas hace unos minutos arribaron y ya parecen viejas. Algunas de esas noticias cuando logran posarse sobre arena, ya llegan moribundas o putrefactas.

La pasada semana nos llegaba la noticia del veredicto del jurado popular que calificaba de no culpable a Francisco Camps en el ya famoso asunto de los trajes a medida, al que como una miniserie de comedia bufa hemos asistido a diario, con cierto rubor, escuchando como perlas las conversaciones grabadas en las que Ricardo Costa le pedía 100 gramos de caviar por navidades, no sé si era rojo o iraní, a su conseguidor, o la otra en la Francisco Camps llamaba “amiguito del alma” a “El Bigotes”. Y uno mismo, al escuchar ese veredicto, y después de haber visto las pruebas con certeros testimonios, clarificadoras grabaciones y comprometedores documentos, por una vez se permite utilizar un lenguaje políticamente no correcto para decir que ni acata ni acepta la decisión del jurado popular porque no le sale de los cojones. Y que obviamente, comparte su versión de los hechos con esos 4 miembros del jurado que estaban en contra de la absolución

Y visto lo visto se pregunta: ¿De qué hablamos cuando hablamos de justicia? Para este juicio mediático y político que bastantes miembros del Partido Popular habían presentado como un linchamiento del PSOE sobre el expresidente de la Comunidad valenciana, no creo que fuera lo más apropiado un jurado popular. Al jurado se le ha requerido para que diga si los regalos, joyas y trajes que “El Bigotes y la red Gürtel le entregaron a Francisco Camps fue en función del cargo público que ostentaba. Y cuatro miembros han dicho que sí y cinco que no, y lo han absuelto. Sí después de escuchar las grabaciones y oír al Bigotes como le dice Camps: “fíjate si te debo”. Y observando los siete millones de euros en obras que se llevó, a dedo, por la Administración de Camps la trama Gürtel, no tengo un atisbo de duda, para pensar que cualquier tribunal profesional lo condenaría. Y paradigmático puede resultar que se juzgue al juez Baltasar Garzón por juzgar a la trama Gürtel.

Lo sorprendente de este juicio a Camps, son aquellas noticias de ciertos militantes del Partido Popular, que quieren presentar este juicio contra la Comunidad y los valencianos, como si en Valencia no hubiera cientos de miles de hombres de bien, de derechas, izquierdas o de centro, esto es algo así como decir que la riquísima paella valenciana es de derechas o del Partido Popular. Ya quisieron presentar el arrollador triunfo del P.P como una absolución de Camps. Lo preocupante, ante estas actitudes de corrupción política, no es esa rampante corrupción que hay que erradicar, sino otro nuevo tipo de corrupción aún más grave: la corrupción moral.

María Dolores de Cospedad, y otros miembros de su partido se preguntaban: ¿quién reparará la honorabilidad de Camps y de Costa? Y después de ver como durante las jornadas del juicio, Camp leía un libro acerca del santo Job, la pregunta resulta muy pertinente. La respuesta está en el aire, la sociedad como no espera que a Camps al que su propio partido, apartó de la Generalidad, lo restituya en el cargo; está atenta al premio o cargo que su partido le va a ofrecer.

Entretanto, en ese proceloso mar de noticias, las otras noticias que no cesan de llegar harán que las que acabamos de comentar, se borren como palabras escritas en la arena de la playa. Y pelillos a la mar.


Sobre esta noticia

Autor:
Patricio Peñalver Ortega (49 noticias)
Visitas:
888
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.