Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dysart escriba una noticia?

Del rosa a la ciénaga

26/10/2010 20:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aunque el espectáculo tiene antena por su morbo, hubo momentos en que el final de la serie parecía próximo

JAVIER DYSART

Aunque el espectáculo tiene antena por su morbo, hubo momentos en que el final de la serie parecía próximo. La desaparición de las bazofias televisivas sobre asuntos de cuernos, de camas, de miserias, de historias vejatorias, de putas, de homosexuales o de lesbianas, hubiera sido una buena nueva a la sensatez nacional. Pero no hemos tenido suerte. Todo sigue igual, o peor. El burro siempre mueve la noria en la misma dirección. Últimamente, los platós se recrean en trifulcas infames sobre no sé que líos entre una tal Belén y la Campanario. ¡Que yo de drogas nada de nada, eso tú! ¡Lo hago porque me da la gana, ¿vale?! ¡No es que vaya al abogado, no..., es que ya he presentado tres querellas, tres! ¡Se van a enterar..! Las escenas se suceden entre airados aspavientos, ruidoso griterío, y muchas amenazas. El rifirrafe se ambienta con los aplausos de la claque pagada, y con el empuje de los doctos coraleros, que jalean y defienden la nobleza de la ofendida compañera de atril, mientras despotrican, culpan, juzgan y sentencian a la malvada y perversa ausente. Por las formas, todo parece una trama de película barriobajera, chabacana y hortera. No se que ven los jaleadores en esa tal Esteban. Yo la veo como una mujer sin atractivos, desafortunada con los roles de belleza, muy vulgar, de milimétrica cultura, reconocido descaro, y de soez desparpajo.

Algunos dicen ser periodistas. Generalmente son los más enterados de toda la mierda. Además se conceden la licencia de insultar a discreción. Pueden llamar de todo a sus peleles

Tanto este como el resto de episodios sobre amores y desamores, engaños, líos y demás contubernios, me interesan menos que nada. Es que me trae al pairo si la tal Belén, la Campanario, Norma, Pipi, Nacho, Santi, o el completo de la panda que pregona sus intimidades para trincar una pasta, se pelean o se encuernan. En estas escenificaciones de lo rosa destacan mucho los agitadores de ambiente. Algunos dicen ser periodistas. Generalmente son los más enterados de toda la mierda. Además se conceden la licencia de insultar a discreción. Pueden llamar de todo a sus peleles, hasta cornudos, putas, o chulos. Saben muy bien que, si estos vendedores de miserias quieren volver a la ciénaga para trincar la pasta, tienen que soportar dignamente ser vejados. Pero ojo. Que a ellos no les provoquen ni les incomoden. Faltaría más. Se encienden, se ensañan, se enfurecen, se les hincha la vena. ¡No puede ser! ¡Hasta aquí podíamos llegar.....!

Y ustedes dirán, y ¿por qué tu ves esta bazofia?. Tienen razón. Lo veo para entender la bajeza moral que anida en algunos humanos.


Sobre esta noticia

Autor:
Dysart (258 noticias)
Visitas:
785
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.