Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que T.r. escriba una noticia?

La demencia no siempre implica incapacidad legal

18/05/2009 17:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La nueva edición del Documento Sitges aclara muchos aspectos ligados a la capacidad de un enfermo de demencia para tomar decisiones. El Dr. Alfredo Robles, director de la Unidad de Neurología cognitiva de La Rosaleda, es uno de los coordinadores del protocolo

¿Puede hacer testamento una persona a la que se ha diagnosticado una demencia? Es una de las preguntas que se hacen cada día decenas de familias y una de las cuestiones que cada día se plantea más en el ámbito judicial. Y no tiene una fácil contestación, ya que el campo de las demencias es muy amplio y el desarrollo de cada enfermedad también, por lo que un grupo de expertos relacionados con estas cuestiones ha desarrollado un protocolo que permite saber cuando está el enfermo capacitado para testar o para tomar cualquier otra decisión de ámbito legal y cuando no.

Ese protocolo es el Documento Sitges 2009, elaborado por el Grupo de Trastornos Cognitivos y de la Conducta de la Sociedad Española de Neurología, en colaboración con diversos expertos (abogados, notarios, magistrados, neurólogos y especialistas en bioética) y que supone una nueva edición del texto presentado en 2005. El objetivo del Documento, según indica el Dr. Alfredo Robles de La Rosaleda y uno de los dos coordinadores del texto, es analizar la capacidad de un enfermos para tomar decisiones durante la evolución de la demencia y fomentar la incapacitación gradual para preservar su autonomía.

La capacidad o incapacidad de un enfermo de demencia resulta fundamental tanto para el paciente como para aquellos que conviven y tratan con él, y el aumento de casos que se registra cada año hace más importante contar con un instrumento eficaz que guíe tanto a profesionales como a familiares a la hora de resolver asuntos cotidianos.

La relevancia de este asunto queda de manifiesto al observar las cifras: en la Unión Europea se contabilizan cerca de seis millones de personas con demencia, cifra que podría duplicarse en los próximos 20 años, a causa del envejecimiento de la población. Y en España, el 70% de las incapacitaciones son de personas con demencia, datos que ponen de manifiesto la necesidad de regular adecuadamente los procesos de incapacitación.

El Dr. Alfredo Robles asegura que “es fundamental abordar la incapacitación desde una perspectiva global, puesto que es un tema que atañe a los ámbitos social, legal y político”. Así se recoge en la nueva edición del Documento, que resalta la importancia de involucrar a todos los colectivos profesionales implicados en el proceso, además de respetar los derechos de las personas con demencia.

Decisiones personales y patrimoniales

El Documento diferencia dos grandes grupos de decisiones: las que influyen en la esfera personal y las que influyen en la esfera patrimonial, categorizadas de mayor a menor responsabilidad y en qué manera influyen sobre uno mismo o sobre terceros.

El documento fomenta la idea de la incapacitación parcial o progresiva para preservar la autonomía y los derechos del enfermo durante el mayor tiempo posible

Por lo que se refiere en las decisiones personales que afectan a la salud se analiza el uso de Consentimiento Informado, el Documento de Voluntades Anticipadas, el ingreso no voluntario en hospitales y residencias, la participación en ensayos clínicos, los cuidados al final de la vida y el acercamiento a la eutanasia en la demencia.

Cuestiones como el Consentimiento Informado, señala el Documento, son muy fáciles de resolver cuando se trata de personas con capacidad de decidir, pero no pasa lo mismo cuando se trata de personas con menoscabo de su autogobierno. Entonces entran en juego intereses y responsabilidades familiares, criterios y opiniones distintas o lentitud administrativa del cuerpo jurídico, por citar las más frecuentes. El cuerpo decisorio se centraría entonces en la emisión de un juicio global que contenga una exploración rigurosa del estado cognitivo y emocional de la persona, describa su entorno sociocultural y las responsabilidades que éste le demanda, y contemple voluntades, convicciones y creencias.

En el tema de Autotutela y Voluntades Anticipadas el Documento Sitges 2009 propone ampliar las condiciones del guarda de hecho para evitar la incapacitación total como solución fácil a la pérdida de autogobierno y fomentar la incapacitación “a medida” que permitirá al enfermo mantener su autonomía el mayor tiempo posible.

Incapacitación parcial, progresiva y a medida

Puesto que las demencias son enfermedades que evolucionan dando lugar a situaciones muy diferentes a lo largo de las mismas, resulta imprescindible contar con diferentes grados de incapacitación. Los expertos que han participado en la elaboración del informe abogan por fomentar la incapacitación parcial, progresiva y a medida como la mejor fórmula para defender los derechos de los enfermos.

De este modo, el Documento Sitges 2009, además de diseñar protocolos médicos y jurídicos que cumplen con consideraciones bioéticas, incluye y promueve el respeto de la dignidad y la libertad de los pacientes contribuyendo a maximizar su autonomía y ofreciendo a la sociedad una información útil y comprensible sobre una situación a la que gran parte de la población deberá hacer frente en un futuro más o menos próximo.


Sobre esta noticia

Autor:
T.r. (42 noticias)
Visitas:
4143
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.