Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que El Irlandés Errante escriba una noticia?

Democracia sin partidos políticos;¿retroceso o (r)evolución?

05/07/2013 22:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Que vivimos tiempos duros en los ámbitos político, social y económico es una afirmación tan evidente y repetida (a veces hasta la saciedad) que no debería asombrar a nadie. Nuestra tasa de paro y deuda contraída por las familias es mayor que en cualquier vecino de la eurozona. La Monarquía, institución por la que pasaba gran parte de la estabilidad del Estado, empieza a ser cuestionada por escándalos que han salpicado a varios de sus miembros. En Cataluña, Artur Mas, a diferencia del también nacionalista Iñigo Urkullu en Euskadi, apuesta por la secesión apelando al corazón, prescindiendo de la razón y sobre todo, buscando el enfrentamiento con el Gobierno Central. El mito de la Transición, de cómo se derrotó al anticuado régimen franquista mediante el consenso de las principales fuerzas políticas conformando así una nueva Constitución (la del 76), ha perdido su aureola sacra ante una generación que presume de escéptica y cada vez más se ve más como la realidad que fue: un parche para solventar los múltiples descosidos que asolaban a España en ese momento, una solución pensada como temporal, nunca definitiva. Y, como siempre, pero ahora con más motivo que nunca, los partidos políticos y sus miembros continúan siendo las instituciones peor valoradas por los españoles según las encuestas.

Urgen reformas.Y, casualmente, tras ver un fragmento de una intervención de un tal Antonio García Trevijano en Youtube, importante abogado granadino a quien no conocía y cuyo mayor mérito es no haber adaptado su pensamiento a las circunstancias, me hice la siguiente pregunta: ¿son imprescindibles los partidos políticos para la Democracia? o dicho de otra forma: ¿es posible un régimen democrático sin partidos políticos?

image

Tradicionalmente la realización de elecciones regulares (una vez concluida la campaña electoral) se ha visto como garante de la Democracia en aquellos países donde se celebran, en contraposición con aquellos lugares donde el derecho a voto se encuentra secuestrado(sin ir más lejos, en la España de hace poco más de 30 años). Hasta ahora, la alternativa a los partidos políticos era el Partido Único, una propuesta indeseable salvo para aquellos que forman parte de éste y no tienen ningún atisbo de moralidad a la hora de imponer sus creencias o convicciones a los que piensan de manera distinta.

imagePero a lo largo de la Historia se observa una realidad lógica por sí misma pero casi inasumible a día de hoy: los partidos políticos como institución surgen mucho después que los métodos de representación electivos. Ni en la Antigua Grecia de Clístenes o Pericles, ni en los senados romano o bizantino, ni tan siquiera en la Revolución Francesa aparece el término "partido político" tal como ahora lo conocemos: una organización con sus propias normas y jerarquías internas cuyo pensamiento es dictado por aquellos que ocupan los escalafones superiores. Bien es cierto que también antiguamente los representantes solían agruparse en facciones según sus intereses u objetivos(optimates-populares, verdes-azules, jacobinos-girondinos...) pero era la idea la que amoldaba a la corporación, y no al revés, que es lo que sucede en la actualidad.

Según el ya mencionado García Trevijano, en España se pasó de un régimen tiránico(gobierno de uno solo) a una oligarquía(esto es, gobierno de unos pocos) en manos de los partidos políticos. La democracia en España comparte destino con el Mesías según los judíos: está por llegar. Una opinión muy a tener en cuenta partiendo que él ya la sostenía durante el gobierno de Felipe Gónzalez. Al mismo tiempo, ahora cada vez más se empieza a oir en distintos sectores de la sociedad el término "regeneración democrática". La cuestión es, ¿cómo se podría llevar a cabo tal regeneración?

Más sobre

Una de las propuestas más aclamadas es sustituir las listas cerradas por las abiertas, es decir, votar directamente a la persona y no al partido.También podría reemplazarse el modelo actual de representación proporcional basado en la ley D'Hont y con las provincias como circunscripciones. Si tuviésemos en cuenta los resultados electorales en el conjunto del Estado se daría en la cámara una representación mucho más fiel en relación a lo votado por por el total de la población (más partidos obtendrían representación y la mayoría absoluta se vendería mucho más cara) y aunque si bien es cierto que las provincias menos pobladas apenas estarían representadas, también lo es que en España hay diversos organismos que las tienen muy en cuenta(Senado, comunidades autónomas, diputaciones provinciales...).

Otra solución radica en cambiar el modelo de circunscripción. Esto pasaría por crear distritos electorales igualitarios, de una población más reducida(de 25.000 a 50.000 habitantes por ejemplo) que no necesariamente tendrían que corresponder con el municipio, y que cada cual obtuviese un representante elegido por sufragio directo. Un modelo muy parecido al anglosajón. En este sistema cabrían ciudadanos independientes, no afiliados a ningún partido, que paradójicamente podrían ser más conocidos entre la población a la que representan que aquellos que si lo están. Se trataría de una coexistencia pacífica entre la democracia ateniense y la actual. El problema sería, una vez más, la posibilidad de llevar el modelo a la práctica. En una población de 50 millones, con un escaño cada 50.000 electores, nos salen 1000 diputados;¿dónde, cómo y en qué condiciones podrían sentarse a deliberar?

image

No pretendo dar una respuesta única y certera de cómo debería ser nuestro sistema de representación, pues no la tengo. Todos los modelos tienen sus ventajas e inconvenientes. La población está descontenta, cansada y hasta desengañada, motivos suficientes para plantearse que algo va mal. Es hora de plantearse muchas cosas. Mas siempre que se habla de "cambio" o de "renovación" surgen feroces críticos, que son ni mas ni menos que aquellos que no quieren perder sus privilegios. Por eso no os extrañe que la mayoría de nuestros representantes pueda cuestionarse casi de todo menos lo que a ellos les atañe directamente, por muy esencial que sea para la salud democrática de la sociedad, como puede serlo nuestro actual sistema representativo.

Como suele decirse, todo cambio ha de comenzar en nosotros mismos.Os dejo el vídeo que consiguió captar mi atención y me impulsó a escribir estas líneas. Me parece que es de principios de los años noventa. Puede que también os incite a reflexionar y acabéis sacando vuestras propias conclusiones, algo que nunca está de más, mucho menos en los tiempos que corren. Salud y Democracia para todos.


Sobre esta noticia

Autor:
El Irlandés Errante (30 noticias)
Fuente:
miguelantitodo.blogspot.com.es
Visitas:
2830
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.