Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

Derrumbe económico en 2010

01/02/2010 09:03 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor José Luis Valladares

Las perspectivas para nuestra economía, al menos para el año 2010, son verdaderamente catastróficas. Y José Luis Rodríguez Zapatero ha demostrado ya, por activa, por pasiva y hasta por perifrástica, que no está capacitado para resolver nuestros problemas más inmediatos. Sus afirmaciones de que "estamos a punto de superar la crisis si no es que la hemos superado ya" causan hilaridad por un lado y honda preocupación por las consecuencias que se derivan de su torpeza. Y para colmo de males, aún hay muchos españoles que no son conscientes del desastre inquietante que se nos avecina y siguen confiando en un Gobierno que solamente sabe mentir.

Según el último informe del Fondo Monetario Internacional, la economía española es la única de los países avanzados que no va a crecer y continuará en números rojos. Y señala que se contraerá nada menos que un 0, 6% durante este año. Este dato contrasta con la contracción del 0, 3% que auguran la OCDE y nuestros responsables económicos para el año 2010. Nuestro Gobierno espera, además, que este 0, 3% del PIB sea compatible con "crecimientos trimestrales positivos en todos los trimestres". Y esto es francamente imposible.

Tenemos en España muchos problemas específicos que, mientras no se solucionen, nuestra recuperación económica es inviable. Tanto el modelo de Estado tan peculiar que nos hemos dado, como la fragmentación del comercio interior, no hacen más que levantar barreras, más difíciles de franquear que las que nos vienen de fuera. Además de otros imponderables, como la corrupción institucional, nosotros solos duplicamos la tasa de paro de la Unión Europea, y el volumen de gasto sobrepasa el 7% del PIB, lo que es todo un despilfarro. Es significativo que la primera partida, por importe, se lo lleve el paro y la segunda sea la que se destina a pagar los intereses de la deuda.

A pesar de estas premisas, se escandaliza nuestro Gobierno de que el Fondo Monetario Internacional desconfíe de nosotros y diga que somos una amenaza evidente para la Eurozona. Todo un aviso a navegantes que ha llenado de sarpullidos a nuestros responsables políticos. La primera en protestar fue la ministra de Economía, Elena Salgado, negándose a compartir el informe del FMI. Según ella, está muy claro que al Fondo Monetario Internacional le faltan algunas claves para calcular correctamente la evolución del PIB en España.

A la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, no le ha gustado tampoco la postura del FMI. Dice que "respeta pero no comparte" el pesimismo del Fondo Monetario Internacional. Está segura, según confiesa, que es este Organismo el que se equivoca, pues "no siempre ha acertado en sus diagnósticos". Dice que el Gobierno tiene el convencimiento firme de que España, remontará la crisis a lo largo de este año, porque el Ejecutivo cuenta con el diagnóstico y las herramientas adecuadas para salir de la crisis.

Y como es natural, Zapatero no pierde la ocasión de hacer el ridículo y se va a Davos, sacando pecho, para decir a los del Fondo Monetario Internacional que España es ante todo un país serio. Les promete que, para finalizar el año 2012, España estará cumpliendo el primero de los criterios de convergencia señalados últimamente por el Tratado de Lisboa. Así, la proporción entre el déficit público y el producto interior bruto se ceñirá al 3% señalado. Lo malo es que, los reunidos en Davos conocen sobradamente hasta donde llega la credibilidad de Zapatero. Con su llegada a la Moncloa, España perdió todo atisbo de seriedad. Con él volvieron los amaños, las trampas, las mentiras y, hasta la corrupción institucional.

Tanto Zapatero como sus palmeros subvierten la realidad de las estadísticas, alterando y dulcificando todos los índices negativos. Hasta el Instituto Nacional de Estadística, y no digamos el Banco de España, ajustan siempre sus cifras y previsiones de la manera más favorable para Zapatero. Minimizan datos muy importantes para calibrar adecuadamente nuestra economía, como el descenso del consumo de electricidad, el enorme endeudamiento de las familias y las empresas y las deudas del sistema bancario. Y no digamos nada de nuestro descabellado déficit y las cifras de paro. Ahí está, para certificarlo, el comportamiento de estos Organismos durante el periodo previo a las elecciones generales en marzo de 2008.

La gravedad de nuestra situación económica es francamente preocupante. Dicha situación, a final de 2010, será poco menos que insostenible y estaremos al borde de la quiebra y con las clases medias caminando hacia su liquidación. Es inasumible que el endeudamiento de las familias y las empresas vaya más allá del doble del PIB, superando en un 40% a todo su ahorro. La Comisión Europea prevé que España contará con un déficit del 8, 5% para 2010 y no espera que, al cierre del año, haya un desvío presupuestario más moderado que en 2009. El Estado ha cerrado este año gastando el doble de lo que ha ingresado.

El paro en España es otra de las asignaturas pendientes de nuestro Gobierno. Oficialmente nos dicen que a final de año la desocupación llegó a la cifra del 18, 8% de la población activa, un total de 4.326.500 personas sin trabajo, lo que evidencia una manipulación manifiesta. Con ser esta ya una cantidad sumamente escandalosa, la tasa de paro es aún mucho mayor, y sobrepasa incluso el 22%. La labor de despiste, iniciada por Caldera y continuada por Celestino Corbacho, excluye del paro a varios colectivos. Empezaron por borrar de las listas de demandantes de empleo a los que están siguiendo algún curso en el Programa Temporal de Protección por Desempleo. A estos hay que añadir la enorme cantidad de autónomos que han tenido que dejar su actividad y no tienen derecho a figurar en esas listas, y son tan parados como los otros.

Si sumamos también la cantidad de jóvenes sin trabajo que tampoco forman parte de esas listas, nos ponemos ya por encima del 22, 5%, lo que supone más de 5 millones de parados. Con ser ya esta una cifra demencial, para finales de 2010 rondaremos el 27%, lo que supone más de 6 millones de parados. Y el Gobierno y los sindicatos como si no fuera la fiesta con ellos. La posición del Gobierno es tan maximalista que se atreve a decir "no se preocupen porque no va a haber ajuste de ningún tipo, ni en prestaciones ni en condiciones laborales". ¡Vaya que ha habido ajustes! Por de pronto 1, 5 millones de puestos de trabajo destruidos.

Lo más sangrante de nuestra situación económica es que estemos gastando cantidades ingentes de dinero en una pésima gestión del Gobierno. Y es que Zapatero, además de molestarse muy poco por solucionar el problema, no sabe cómo debe actuar para revertir esta situación de crisis. Su extrema ignorancia le lleva a pensar que nos lo van a dar hecho. Si los países de nuestro entorno abandonan la recesión, nosotros les seguiríamos sin mayor esfuerzo. La recuperación económica de estos países, piensa Zapatero, nos arrastraría con ellos. Tal parece que aplica a la economía el famoso principio de la hidrostática desarrollado por Arquímedes. Pues, según Zapatero, los logros de Alemania y Francia ejercerán sobre nuestra economía un empuje vertical y hacia arriba, situándonos de nuevo fuera de la crisis.

El presidente del Gobierno se solaza soñando que flotaremos sobre los buenos resultados de estos países comunitarios. Lo malo es que la inmensa mayoría de los ciudadanos españoles pagaremos muy caro estas falaces y desgraciadas ensoñaciones de Zapatero.

Clases Medias Aragón


Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
136
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Gilwellian (03/02/2010)

Olé, olé y olé. ¡HUELGA GENERAL YA!