Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Robertelyankee escriba una noticia?

Desesperación

04/12/2009 17:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Su futuro era puro desasosiego

Era un llanto.

De desesperanza.

Representaba la derrota.

El fin de la demencia.

- ¿Dónde crees que vas? - le llegó la voz sibilina y repulsiva de Ácatos. - Hiciste el juramento. La firma lleva tu propia sangre. No puedes retractarte. Ni echarte atrás.

Caminaba a pasos presurosos. Por dondequiera que fuera, Ácatos le seguía.

La gente le miraba al pasar entre tropezones por la multitud. Era de día en la gran urbe. La hora punta de la mañana en que los niños y los jóvenes iban a sus estudios y las personas mayores a sus ocupaciones laborales.

- No sufras más.

Se lo decía a sí mismo.

Sus zancadas eran amplias.

Pasó varios pasos de cebra sin preocuparse si había tráfico circulando en las inmediaciones. Recibió varios reproches de gente a la que atropellaba con sus codos y sus manos.

Estaba ya desenfrenado.

- ¡Vuelve, bastardo! Sellaste el pacto - le chilló Ácatos, airado.

Era una locura.

En el momento de la pérdida de su mujer y sus dos hijitas en el accidente de autobús cuando viajaban a ver a los padres de su esposa, todas sus creencias religiosas dejaron de tener sentido. ¿De qué le servía tener un buen puesto en el equipo de redacción del periódico, si acababa de perder a lo más preciado de su vida? En un arrebato de locura, no quiso que se celebrara ningún funeral, ordenando simplemente la cremación de los restos de su familia en completa soledad. Entonces le llegó él. En una ocasión, una compañera mejicana le dijo que él era una persona muy sensitiva, proclive a la percepción de ciertos fenómenos extrasensoriales. En aquel momento se rió con ganas. Seguro que tendría madera de un buen vidente, le dijo, sonriente. Meses después sucedió la tragedia. A los pocos días empezó a sentirse observado. Pensaba que sería algo propio del reciente duelo. Hasta que una tarde, en su dormitorio, se presentó aquella sombra profunda llamada Ácatos. No tenía forma humana ni de animal. Era informe. Le insinuó que podría hacerle recobrar vida a sus ancestros fallecidos. Todo a cambio de un contrato. La venta de su alma.

Firmó sin dudarlo. Susana. Elenita. Margarita. Su bella mujer y sus dos hijas. Las necesitaba de vuelta... Su propia sangre selló el pacto.

Pasaron las horas. Los días. Casi una semana. Ácatos no había cumplido, por tanto no le debía nada ni a él ni a su amo y señor de las sombras perpetuas.

Firmó sin dudarlo. Susana. Elenita. Margarita. Su bella mujer y sus dos hijas. Las necesitaba de vuelta.

Llegó una noche. Eran las once y media. Estaba terminando de cenar.

Fue cuando por fin regresaron.

Todos sus ancestros.

De generaciones anteriores.

En estado cadavérico y descompuesto.

Los abuelos.

Los tíos y tías.

Primos cercanos y lejanos.

Sus propios padres.

Susana.

Elenita.

Margarita.

Toda una generación de sus apellidos.

*****

Continuaba caminando.

Entonces avistó el puente del ferrocarril. Con su pretil. Apresuró más su caminar. Se encaramó sobre el borde, dispuesto a caer al abismo. En ese instante se acercaba un tren mercancías.

- ¡Si mueres antes de tiempo, te haremos de sufrir lo inimaginable! Aún te necesitamos con vida para que hagas la misión que tenemos pensado encomendarte - le rugió Ácatos.

Pudo escuchar sus amenazas con claridad.

Poco le importaban.

Miró hacia abajo.

Calculó el instante en que pasaría la locomotora por debajo del ojo del puente, y con las pocas fuerzas que le quedaban, se impulsó hacia el frente, dejando caer su cuerpo al bendito vacío.


Sobre esta noticia

Autor:
Robertelyankee (80 noticias)
Visitas:
2585
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.