Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-sociedad escriba una noticia?

Detenida una mujer china que suplantó a otra en el examen práctico de conducir y luego se fue pilotando su coche

24/05/2011 13:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Guardia Civil de Tráfico de Madrid ha detenido en lo que va de año a diez personas por suplantar a otras para realizar el examen teórico del permiso de conducción o para la recuperación de los puntos que han perdido de dicho permiso, ha informado a Europa Press un portavoz de la Comandancia de Madrid.

La mayoría de los casos se trata de ciudadanos inmigrantes que suplantan a compatriotas en el examen teórico. Lo extraño es el caso detectado hace unos días, y en el que se detuvo a una mujer china que suplantó a otra en el examen práctico y además suspendió.

Los agentes de Tráfico, que se encontraban sobre aviso, establecieron un dispositivo para desenmascarar a esta ciudadana, pudiéndose comprobar cómo realizó el examen, y, viendo como se iba del centro de exámenes de Móstoles conduciendo su propio vehículo, momento en el que fue abordada por la Guardia Civil y detenida.

A partir de ese momento, y ante las sospechas de que algunas personas suplantaran a otras para realizar los exámenes de conducir, se intensificó la vigilancia, tanto por la propia Guardia Civil de Tráfico como por parte de los funcionarios de la Dirección General de Tráfico encargados de realizar los exámenes.

Desde entonces, se ha detenido a numerosas personas que han suplantado a otras en la realización del examen teórico para la obtención del permiso de conducir.

CUATRO GRUPOS DE 'SUPLANTADORES'

En la casuística, se pueden distinguir cuatro grupos diferenciados. En primer lugar, se trata de ciudadanos de origen chino. En estos casos, el procedimiento es simple: un ciudadano suplantaba a otro usando incluso el documento de identidad original de la persona que debe someterse al examen, ante la creencia de la dificultad de distinguir los rasgos entre dos orientales.

En segundo lugar se trata de ciudadanos de origen subsahariano: Anteriormente utilizaban el documento original de quien debía realizar el examen. Desde hace unos dos años, lo falsifican. Se ha detectado que en la mayoría de los casos, los que realizan el examen son ciudadanos de Guinea Ecuatorial, ya que hablan español.

En ambos casos el conocimiento de la existencia de personas que realizan el examen de conducir se realiza a través del 'boca a boca' entre empleados de restaurantes, comercios, etc. regentados por ciudadanos chinos, en el primero, y ente los grupos de nacionalidades que forman los subsharianos, en el segundo.

Aunque estos son los dos grupos de inmigrantes más numerosos que se ha descubierto que realicen esta práctica, se han sorprendido ciudadanos de prácticamente todos los países. Así, hay otro grupo de ciudadanos españoles con alto poder adquisitivo que no quieren dedicar tiempo a estudiar el permiso de conducir o por otras causas.

Captan a gente con rasgos similares a los suyos, que han obtenido el carné de conducir hace poco y que, por lo tanto, tienen reciente el estudio de las normas, para que se presenten por ellos en el examen. En estos casos, ya que existe un cierto parecido, utilizan el documento de identidad original de quien debería someterse al examen.

El último grupo de suplantadores son algunos ciudadanos de etnia gitana. Con motivo de la necesidad de someterse a una prueba para la recuperación de puntos cuando se han perdido totalmente, se han detectado casos en los que la persona que tiene que realizar el examen, y que presupone que no lo va a aprobar porque tiene dificultades de comprensión, es sustituida por otra. En estos casos, se falsifica el documento de identidad.

En este grupo de personas se ha detenido varias veces a la misma persona que ha intentado realizar el examen en diversas ocasiones. En algunos casos, cuando la persona que suplanta la identidad sospecha que ha sido descubierto, abandona el aula del examen corriendo.

POR DINERO, DROGA O INCLUSO TRABAJO

La Guardia Civil tiene indicios para pensar que la persona que se presenta al examen lo hace ofreciéndole algo a cambio. En la mayoría de los casos se hace por dinero, entre 1.000 y 2.000 euros. En otros casos, se trataba de un toxicómano, al que se le garantizaba el consumo de estupefacientes durante un periodo de tiempo.

Se sabe que en una ocasión, aprovechando la situación económica y de paro existente, a una persona se le ofreció un trabajo. Pero estos extremos no se han podido probar. En el acuerdo, parece ser que no se ofrece garantía de aprobar el examen en el primer intento; se garantiza el aprobado, pero no en los intentos que se va a conseguir.

Cuando se ha descubierto un caso de los descritos, la Guardia Civil de Tráfico procede a la detención del que se presenta al examen y, posteriormente, al que debería haberlo realizado, normalmente en su casa e incluso, en algún caso, en el propio Centro de Exámenes donde está esperando.

En el año 2010, en la Comunidad de Madrid, se detectaron 17 casos que motivaron la detención de 30 personas y, si bien es cierto que, gracias a las medidas de vigilancia y prevención el número de estos delitos está descendiendo. De esta manera, durante el año 2011 se han detenido seis casos por los que se ha detenido a 10 personas, pero se dan casos en toda España.

Además, se ha descubierto a alguno que, tras ser detenido en Madrid, lo ha intentado en otras provincias. Se les acusa de un delito de falsificación de documento público, previsto en el artículo 392 del Código Penal, ya que el impreso que se entrega para la contestación de las preguntas del examen, como documento expedido por un organismo oficial del que un funcionario dará fe del resultado, tiene la consideración de documento público.

El delito se consuma cuando se firma por una persona que no corresponde y por la persona que está en connivencia. Podrían ser condenados a una pena de prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses.

"El hecho de que obtengan permiso para conducir personas que no tengan los conocimientos necesarios relativos a seguridad vial, normas de circulación, señales, etc., plantea un problema importante de inseguridad en la circulación que hay que atajar", ha concluido la Benemérita.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-sociedad (107905 noticias)
Visitas:
97
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.