Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-cultura escriba una noticia?

El diablo llega a Sitges con el falso documental 'The last exorcism'

09/10/2010 18:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las películas de temática diabólica, un clásico del cine de terror, han hecho su aparición este sábado en el Festival de Sitges con la presentación de 'The last exorcism', un falso documental de Daniel Stamm en la línea de 'The Blair witch project' protagonizada por un sacerdote descreído que se dedica a engañar a sus feligreses prometiendo falsos exorcismos.

El carismático reverendo Cotton (Patrick Fabian) permite que un equipo de reporteros realice un documental sobre su 'trabajo', aunque todo cambiará cuando tenga que enfrentarse al primer exorcismo real de su vida. Con evidentes toques de humor, la película, como ha explicado en rueda de prensa su director, dosifica muy bien el terror, pues la primera escena de pánico real no aparece hasta pasados 45 minutos.

"El peligro de las películas de terror es que tienes mucha presión para asustar a la gente. Si empiezas a los cinco minutos luego tienes que ir aumentando sin parar", ha dicho. Para elegir a los dos claros protagonistas --Fabian y Ashley Bell--, que da vida a la niña poseída--, el director siguió procesos curisosos. En el primer caso pidió a los candidatos que proclamarán un sermón y en el segundo se coló en la sala de espera del casting para ver a las actrices al natural, sin la presión de tener algo que mostrar.

Extremadamente contento con sus actuaciones, Stamm ha confesado que lo que no sabía de la actriz protagonista era su capacidad para contorsionarse tan fácilmente. De hecho, la cara que pone Fabian en una escena es su reacción real al verla doblarse por primera vez.

El trabajo con los actores es la clave de la película, pues el director ha asegurado no haber perdido mucho tiempo en los aspectos técnicos. Su intención, mas bien, era hacérselo pasar mal a los actores.

Más sobre

El escenario donde se rodó la mayoría de la película era una casa a 43 grados, sin aire acondicionado y llena de bichos. "Los actores estaban cansados y desesperados, y eso ayuda", ha comentado el director, que les hacía llegar hasta las 30 tomas para que se dejaran llevar y olvidaran lo que tenían pensado para la escena.

"Entonces se quieren ir a casa y vemos como se les hinchan las venas de la frente", ha recordado. Sin embargo, ha asegurado que no eran "ratas de laboratorio" y que fueron conscientes de lo que pasaba en cada momento. En el rodaje, incluso les acompañó un exorcista real que les decía como tenían que comportarse.

Rodada al sur de los Estados Unidos, en Lousiana, la película bebe de la mezcla de culturas y religiones de esa zona, marcada por el animismo y el vudú y con una gente con "cierta predisposición", según el director, para caer en manos de personas como el reverendo protagonista.

Precisamente allí, en Estados Unidos, es donde la película ha despertado más desconcierto por su final abierto. "Incluso he recibido amenazas en Facebbok y Twitter", ha asegurado entre risas el director, que ha notado cómo la reacción del público europeo es diferente y acepta mejor ese final con interrogante.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-cultura (54197 noticias)
Visitas:
181
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.