Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dysart escriba una noticia?

Los dídimos de Leire Pajín

09/12/2010 23:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Doña Leire, rica hacendada de la política, no ha estado fina. Y no lo ha estado porque suponemos que ella carece de ese tipo de colgajos a los que alude en su respuesta

JAVIER DYSART

“¡A quien me salga de los cojones!”. ¡Qué pasa...! La misiva no pudo ser más lúcida, diáfana, y concreta. Es la respuesta de toda una ministra de Sanidad, Leire Pajín, con la que vuelve a distinguir su mermado bagaje cultural y democrático. Con esa convincente, razonada, delicada, sutil, dulce, distinguida, sofisticada, y certera respuesta, la señorita Pajín, rica hacendada de la política, ha satisfecho la muy insensata curiosidad de una Senadora que mostró interés por conocer la dedocrática colocación de una enchufada. La cotilla preguntona deseaba saber el currículo cotejado por la ministra alicantina para colocar, al frente del Plan Nacional de Drogas y sin la titulación precisa, a una amiga-compañera de partido.

La verdad es que con ese sensible y delicado palabrero en la respuesta, doña Leire no ha estado fina. Y no lo ha estado porque suponemos que ella carece de ese tipo de colgajos a los que alude en su respuesta. Quizás hubiera estado más acertada si dice “....lo que me salga de la bragueta”, pues esas aberturas pantaloneras son también habituales en las prendas de señora. Pero si a lo que verdaderamente quería referirse la ministra era al dídimo masculino, muy bien podía haber mascullado algo más de mujer, como por ejemplo “....lo que me salga de las tetas”, y esto, al ser muy femenino, hubiera sonado suave y modoso. Con mejor sonoridad. Mucho menos bronco y grosero. <a href=

Casi siempre me dan ardores agudos con hipo, cuando me llegan datos sobre las botijuelas millonarias mensuales que esta dama ingresa por los privilegiados cargos políticos que almacena

La señorita Pajín es muy joven aún. De ahí ese empeño en demostrar su limitada escuela. Es lejanía universitaria. Es posible que su dificultosa sincronía léxica, la impide convencer. O sea, parco vocabulario. Pero está en edad. Nunca es tarde para culturalizarse. Con el tiempo puede que también aprenda algo de cortesía. Esto la facultará para saber que, cuando se desempeña un cargo público pagado con el dinero de todos los ciudadanos, hay que mostrar tolerancia, educación, respeto, sentido común, seriedad, talante, y algo de consideración, aunque para ello haya que tener, en ocasiones, paciencia y temple.

Son envoltorios que van en el sueldo. Y ya que de dineros hablamos, aprovecho el desahogo para decir que, casi siempre me dan ardores agudos con hipo, cuando me llegan datos sobre las botijuelas millonarias mensuales que esta dama ingresa por los privilegiados cargos políticos que almacena. ¡Eso sí que tiene dídimos!


Sobre esta noticia

Autor:
Dysart (258 noticias)
Visitas:
1534
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.