Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Patricio Peñalver Ortega escriba una noticia?

Qué dirá ahora Esperanza Aguirre. Y la próxima semana hablaremos del Gobierno (XIV)

28/05/2012 22:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Vaya por delante que a mí los nacionalismos de todo tipo no son mi tipo. Que los insultos no me gustan. Y que una cosa es manifestar la discordancia y otra la imposición de tu idea por las bravas. Bravos y bravas, haberlas haylas en todas partes

No hay nada más sencillo como exagerar una cosa hasta hacerla crecer como un gran globo, como tampoco hay nada más fácil que pinchar ese globo con la simple punta de un alfiler. La pasada semana la lideresa de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, hinchó un globazo con su famosa propuesta de suspender el partido Bilbao-Barsa si se producían silbidos o pitos al himno nacional y jugarlo a puesta cerrada. De manera que el globo muy pronto le estalló en la cara, a izquierda y a derecha, y a la mayoría de políticos y ciudadanos les pareció una barbaridad. Al final Esperanza no fue a ver el partido y, eso es ahorró al no oír los pitidos que le dirigían a ella, nos quedamos con las ganas de saber si iba con el Bilbao o con el Barsa. Qué dirá ahora Esperanza Aguirre.

Ahora unos días después con la prima de riesgo que nos está cayendo, en la mañana del lunes, y para empezar la semana nos encontramos con la primera rueda de prensa que da Rajoy, después de cinco meses, y elige la sede del P.P para dar las explicaciones. ¿Acaso no es más ético y estético dar esas explicaciones en el Parlamento o en la sede del Gobierno? Aunque eso de dar explicaciones es un suponer, porque nada ha dicho sobre una investigación para hallar a los culpables del gran pollo que se ha montado en Bankia. Aquí ya nadie se acuerda de las luchas intestinas de Gallardón y Aguirre durante años por controlar a la entonces CajaMadrid.

Yo creo que Esperanza Aguirre debe de saber mucho más de Bankia que el propio Mariano Rajoy. No menosprecien a la Aguirre. Yo vuelvo a tema de la pitada y tengo mis dudas, si fue la propia Esperanza la que pergeño la idea de montar el guirigay entre españolistas y nacionalistas catalanes y vascos, o fueron sus asesores a sueldo. Y ya de por sí resulta mucho más curioso que del día del partido, el pasado viernes, se autorizara una manifestación ultraderechista, en la que no hay que ser un lince, para saber que se iba a gritar contra la Constitución y otras lindezas sin ir más lejos. Sin entrar en cuestiones de cantidad y de calidad, por lo visto muy poco le preocupaba a Esperanza los gritos y los emblemas de esa manifestación, o tal vez sí, vaya usted a saber. Tal vez a Esperanza le preocupara más la noticia que se conocía en la tarde del viernes, que no era otra que la ocultación del déficit de su Comunidad, que va a costar unos 2000 y pico más de millones. O tal vez le preocupe más el dar a conocer los nuevos recortes, del proyecto ley de los presupuestos que aún no han terminado en su Comunidad. Ya supongo que estarán por aquí los inspectores de Eurostar que el otro día anunciaron que nos enviarían.

Vaya por delante que a mí los nacionalismos de todo tipo no son mi tipo. Que los insultos no me gustan. Y que una cosa es manifestar la discordancia y otra la imposición de tu idea por las bravas. Bravos y bravas, haberlas haylas en todas partes. Y regresando otra vez, ya por último, al tema de las pitadas y de los insultos, ay, Esperanza, si fuera por los insultos al árbitro de cualquier partido, que también tiene su madre, habría que suspender todos los partidos.

Lo que sí me sigue resultando curioso de Esperanza es esa declaración preventiva, cuatro días antes del partido, ya no se acuerda Esperanza de aquellos gloriosos Días de las Fuerzas Armadas, en la que se silbaba y se insultaba al presidente de España, un tal José Luís Rodríguez Zapatero, sin respetar ni siquiera a los muertos, con matinal alevosía.

Ay, qué tiempos aquellos en la que la culpa de todo la tenía Zapatero. Ay, las herencias que se diluyen y las que regresan, ay, las banderas y los himnos, ay, Bankia, ay, la prima de riesgo, ayyayay, mi gato dice ayyayay.

Ay, y la próxima semana hablaremos del Gobierno.


Sobre esta noticia

Autor:
Patricio Peñalver Ortega (49 noticias)
Visitas:
608
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.