Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que T.r. escriba una noticia?

Los doctores Morán Montepeque y María Encina Sánchez continuarán el proyecto iniciado por el Dr. Máiz en La Rosaleda

28/09/2009 13:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El fallecimiento prematuro del Dr. Máiz Bescansa fue un duro golpe para todo el personal de La Rosaleda y en particular para sus compañeros de la Clínica Máiz, que continuarán la labor iniciada por su fundador

Todo el personal del hospital La Rosaleda asistió con gran pesar al fallecimiento de uno de sus compañeros, el Dr. Jacobo Máiz Bescansa, quien hace dos años decidió iniciar con gran ilusión un nuevo proyecto relacionado con la Cirugía Plástica, especialidad a la que este profesional dedicó prácticamente toda su vida. Así nació la Clínica Máiz, un centro dedicado a la Medicina Estética en el que la garantía sanitaria y la atención personalizada fuesen de la mano.

Aunque la enfermedad truncó su ilusión de consolidar la Clínica antes de retirarse, su labor se verá perpetuada gracias a sus compañeros, los doctores Juan Luis Morán Montepeque y María Encina Sánchez Lagarejo. Ambos comenzaron este proyecto con el Dr. Máiz y durante estos dos años compartieron con él la ilusión de crear un centro de referencia en Medicina Plástica. Por ello continuarán la labor del fundador manteniendo todos los servicios que se venían ofreciendo, incluso aquellos en los que el Dr. Máiz estaba más especializado, como son las cirugías faciales.

Los doctores Morán y Lagarejo son miembros de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética y llevan ejerciendo más de 25 años. Ellos, junto con el personal de enfermería y el médico estético (la Dra. Débora Azuaje), fueron elegidos por el Dr. Máiz por su prestigio y amplia experiencia en esta especialidad, lo que unido a estos dos años de colaboración directa con él, les permite continuar su labor “exactamente como a él le hubiera gustado”.

Ésta es la ilusión de la Dra. Sánchez Lagarejo, “mantener todos los servicios que se venían prestando sin olvidar la atención personalizada, la discreción y la formación constante del personal, que permiten ofrecer siempre las técnicas más avanzadas y la máxima seguridad sanitaria”. El Dr. Morán Montepeque añade a estas cualidades “el contar con las instalaciones de un hospital como es La Rosaleda, con quirófanos de primer nivel, la tecnología más innovadora y un equipo humano perfectamente capacitado y experimentado”.

La crisis económica no ha afectado a la Clínica, que no solo no ha reducido su nivel de actividad sino que espera aumentarlo todavía más en los próximos meses

Actividad creciente

Ambos aseguran que la Clínica Máiz está totalmente implantada y que ni siquiera la crisis se ha dejado notar en los últimos meses. “La actividad se ralentizó un poco en las últimas semanas pero fue debido a la enfermedad del Dr. Máiz. El número de pacientes semanales es el mismo y esperamos que la actividad vaya a más a partir de este mes”. Y esto es así, según la Dra. Sánchez, porque “la sociedad empieza a tener la percepción de la cirugía plástica no es un artículo de lujo. Además de resultar asequible económicamente, en muchos casos supone una notable mejora en la calidad de vida de la persona y en otros resulta esencial para solucionar graves problemas, como la cirugía reparadora en caso de accidentes”.

La Clínica Máiz atiende a pacientes de La Rosaleda que necesitan los servicios de un cirujano plástico por haber sufrido un accidente o por enfermedad. Pero la mayoría de sus clientes son particulares que acuden a solucionar un problema físico que les incomoda y les impide tener una vida plena. “Hacerse un aumento de pecho puede parecer frívolo, pero no lo es si eso afecta en nuestro día a día y nos impide realizar una vida normal”. Y lo mismo ocurre con la cirugía facial, una especialidad en la que el Dr. Máiz destacaba y a la que seguirán dedicando especial atención.

No obstante, la Clínica atenderá todo tipo de demandas estéticas, desde cirugías hasta tratamientos con láser o toxina botulínica, que permiten mejorar el aspecto externo con total seguridad y una recuperación inmediata. “En muchos casos se puede hacer vida normal a los pocos minutos sin que se note que nos hemos sometido a un tratamiento”, indica el Dr. Morán. “Y es debido a que contamos con la tecnología más avanzada, como en el caso de las plataformas láser. Nuestro láser Pearl fue la primera instalación de la Comunidad Europea de rejuvenecimiento facial”. La apuesta tecnológica hecha por el Dr. Máiz y su interés por la formación constante seguirán siendo las máximas de estos discípulos bregados ya en muchas batallas y dispuestos a situar la Clínica Máiz en el lugar que un día proyectaron junto a su fundador.


Sobre esta noticia

Autor:
T.r. (42 noticias)
Visitas:
3826
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.