Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

¿Dónde está nuestro dinero?

10/06/2010 11:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La España vendida (III)

"pues para mí el objetivo principal de un buen gobierno es el de producir el bienestar de los pueblos, y no el de establecer un cierto orden en su miseria" Tocqueville. La democracia en América

Que nuestro dinero se ha ido, y se está yendo, de nuestro país es una verdad evidente por sí misma dadas las circunstancias: el que tiene dinero no lo invierte sino que lo lleva fuera de nuestro país. No existe confianza suficiente, ni en las instituciones, ni en las personas que nos gobiernan, ni en la oposición.

La falta de confianza llega hasta el nivel moral: he oído a varias personas que quieren que sus hijos aprendan una lengua extranjera para que, cuando sean mayores, se vayan de "este país": no sé si es un brindis al sol o es un reflejo de la impotencia ante lo que está pasando.

Todavía queda en el "inconsciente" colectivo aquél lugar común de "tú marcha de aquí que aquí no hay nada", cuando un padre labrador le decía a su hijo que abandonase el campo, pues el sector estaba olvidado de todo y de todos, y el futuro no sólo era incierto sino que si cualquiera se quedaba trabajando en el campo la vida sería dura para él. Parece que en la situación actual no sólo el campo es el lugar donde se malvive sino que ya es en toda España.

Es sistema económico, tal y como yo lo veo, funciona de la forma siguiente: imaginémonos que vamos a comprar al supermercado; llenamos el carro de la compra y vamos a pagar a la caja. Lo suyo sería, siguiendo la metáfora, que el dinero que pagamos sirviera para "reponer" los productos que hemos comprado, y con ello creamos riqueza, y con ella puestos de trabajo.

Pero cuando estamos pagando, vemos que la, generalmente, chica que está en la caja, coge el dinero que tiene en la caja, lo mete en un sobre y lo pone en un tubo que lo succiona: es decir que el dinero "desaparece" del circuito productivo, y ya no crea riqueza ni crea bienestar ni crea puestos de trabajo.

¿Dónde va ese dinero que desaparece delante de nuestros ojos y sin que podamos hacer nada?

La "cajera" (y pido disculpas por el ejemplo a las personas que trabajan en los centros comerciales) representa a los partidos que se han adueñado de los medios financieros y de poder de la sociedad que es "el supermercado": enchufan a sus amigos, aunque no valgan para nada, y con ellos controlan o "descontrolan" toda la estructura: y en este caso "succionan" el dinero de muchas personas ganado con mucho esfuerzo y trabajo

Con el tiempo no se llega a mirar por el bien del "supermercado" sino que se utiliza la empresa para meter a todos los amigos o los hijos de los amigos; y como toda la sociedad ha de pasar por el supermercado, no importa que haya más "cajeras" que clientes.

El problema fundamental, pues, de nuestra sociedad es que se ha identificado al "Estado" con lo "público", siendo así que es una cosa privada, y se accede a ella por los "partidos-gestores" de dicha cosa privada. El parlamento, dadas estas circunstancias, podría perfectamente desaparecer, pues no añade ni quita nada al sistema que hay. Pero el agravante, si cabe, de dicha "empresa privada" (el Estado) es que no entra en las leyes del mercado; mejor, no entra en ninguna ley: está por encima de toda ley; y lo único que hace el otro partido es "esperar" a tener el poder (por el procedimiento que sea) para gestionar dicha "empresa privada" que llamamos o identificamos con lo "público".

De la ley no viene el bienestar social, pues la ley no nace del consenso, sino de los "partidos" que controlan esa institución a la que todos nos sometemos; además la ley tampoco sirve para controlar el mercado pues no surge de la sociedad sino de lo que pastelean los grandes partidos.

En esta situación nos damos cuenta de que "no hay dinero"; sólo hay déficit, y un déficit generado al margen de todo interés "público". Si los partidos tuvieran interés en la sociedad, las últimas decisiones hubieran sido objeto de "un referéndum": la "opción" de un "adelanto electoral" es simplemente que el otro partido de la alternancia "saque pecho" para decirnos que ellos lo harían mejor. Pero, cuando en el "parlamento" se votaron medidas cuyas consecuencias han sido el empobrecimiento de la sociedad, ellos votaron a favor. ¿Qué legitimidad, pues, tienen?

Pero sigamos con la "cuenta de la vieja". Esta "camarilla" que nos gobierna en "nombre del Estado" ha decidido conceder las "grandes obras del Estado" a las grandes empresas constructoras a condición de seguir dando limosna a los trabajadores. Estas grandes empresas, ¿dónde conseguirán el dinero?, pues en España no lo hay: entre lo de las Cajas de Ahorros y la "donación" del 20% de nuestro PIB a la gran banca para pagar sus intereses, nos hemos quedado sin nada.

Sin duda, dichas empresas irán a buscar el dinero a donde lo "hay" y se lo presten: ya nos imaginamos que serán los grandes bancos internacionales, situados en países solventes; con lo cual, dichas empresas estarán pagando "intereses" a dichos bancos durante años: lo cual redundará en bajos salarios; y como se ha destruido todo el tejido productivo, esos salarios tendrán que "aceptarlos" todos los trabajadores para no acabar en el paro o en la prejubilación.

Nos quedamos sin dinero y sin ilusión; hipotecados para varias generaciones y sin posibilidad de decir ni hacer nada, pues lo que debería ser nuestro "parlamento" está ninguneado, y nuestras empresas vendidas; los intereses del déficit que tenemos que pagar son inmensos, y más que un "Atlas" sujetando el "mundo" vemos que el "Mundo" nos aplasta con su peso: estamos entrando en el "tercer mundo".

Los ricos serán más ricos, y menos numerosos, y los pobres aumentarán de forma desproporcionada. Lo que tuvo un "origen" político, en la "democracia partidista" que nos gobierna, y que nos ha llevado a esta situación, sólo tendrá una solución "política" si aceptamos una "democracia parlamentaria".

De nosotros depende.

Antonio Fidalgo

Secretario de Cultura del CDS

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
194
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.