Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Francisco Arias Solis escriba una noticia?

Eduardo de Ontañón por Francisco Arias Solís

27/02/2010 18:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La voz del inspirado poeta burgalés

EDUARDO DE ONTAÑON

(1904-1949)

«Ya hace algún tiempo que están saliendo los cantores

de Madrid, los poetas de la “capital de la gloria”.

Empieza a estar cantada de frente, perfil, por los cuatro

costados. Como corresponde a la ciudad del mundo democrático,

engalanada de pronto con los más enhiestos banderines

de heroísmo que ha tenido Europa.»

Eduardo de Ontañón. Hora de España (Octubre, 1938).

LA VOZ DEL INSPIRADO POETA BURGALÉS

Cuenta la periodista, narradora, ensayista y crítica de arte Mada Carreño que, cuando comenzó a trabajar en la redacción de Mundo Obrero conoció a su futuro marido Eduardo de Ontañón, periodista burgalés, que pronto sería destinado a Valencia para dirigir el periódico Verdad, del que ella fue reportera. En 1938 contrajeron matrimonio, en otoño de ese año colabora en Hora de España. Desde Valencia se trasladaron por vía marítima a Barcelona. En los primeros meses de 1939 emprendieron el camino del exilio, primero en Francia, después en Inglaterra y más tarde en México. Un lord laborista había acogido en su finca de Eaton Hasting, a un grupo de españoles, entre ellos a Eduardo de Ontañón y Pedro Garfias. Reclamada por su marido marchó a Inglaterra, de donde regresaron ambos nuevamente al Sur de Francia, para emprender el viaje a México en el mítico buque francés Sinaia que zarpó de Sète el 25 de mayo de 1939 y llegó a Veracruz el 13 de junio, transportando a más de 1.600 republicanos españoles. En aquella travesía se publicó el primer períódico del exilio: el Sinaia, que se repartía gratuitamente en la expedición.

El inspirado poeta, novelista, ensayista, periodista, editor y librero Eduardo Ontañón Lebantini nació en Burgos el 13 de febrero de 1904 y falleció en Madrid el 20 de septiembre de 1949. Hijo de un periodista, a los trece años, ya publicó poemas en el periódico que dirigía su padre. En 1920 inicia sus colaboraciones en el Diario Español de La Habana. En 1923 crea la revista vanguardista Parábola, en la que colaboraron Francisco Ayala, Gerardo Diego, César M. Arconada, Juan Chabás, Concha Méndez, Benjamín Jarnés, Pedro Salinas y Federico García Lorca, entre otros. A la muerte de su padre ha de atender la librería “Casa de Ontañón”. En 1923 comienza a colaborar en La Libertad de Madrid. En 1925 contrae matrimonio con la maestra Soledad Peña Sainz-Rozas. Poco más tarde, inicia la colaboración en La Voz de Madrid. En 1928 comenzó su colaboración en la revista gráfica y literaria Estampa en la que publicaría casi un centenar de artículos sobre la provincia de Burgos, en los ocho años en los que colaboró en la revista. También colaboró en El Sol, Crisol, Luz, Ahora y Diario de Madrid. En 1932 crea la tertulia literaria “El ciprés”. Fue vicepresidente del Ateneo Popular de Burgos. En 1935 promociona la revista Burgos gráfico y se marcha a Madrid, donde se integra en la redacción de Estampa. Fue redactor-jefe del semanario La Linterna. En su exilio en México se integró rápidamente en El Nacional, en el que publicaría más de medio centenar de artículos, bajo el título “Escritores de España”. También colabora en la revista Ábside. En 1941 funda y dirige “Ediciones Xóchitl”, en la que publicó las biografías de ilustres personajes mexicanos. En 1948 se produce la ruptura con Mada Carreño y vuelve a España enfermo de cáncer de pulmón. Sus últimos días los pasó internado en un sanatorio de Madrid.

En 1923 crea la revista vanguardista Parábola

Entre sus libros poéticos se cuentan: Breviario sentimental (1920), Sinfonía en azul (1921), Llar. Poemas de tierra montañesa (1923), Cuaderno de poemas (1927), en el diario ABC de esas fechas puede leerse “interesantísima obra de poesía nueva, muy elogiada por la crítica” y Siete poemas mexicanos (1940). De sus libros en prosa destacamos: Burgos. Enciclopedia gráfica (1930), Tres hermanas, tres (1931), novela corta publicada en la revista Blanco y Negro; El cura Merino. Su vida en folletín (1933), su obra más famosa, “Esta biografía -escribía el crítico de ABC-, perfectamente documentada y amenisimamente relatada, es la que ha llevado a un libro, digno del elogio y de la aceptación que seguramente alcanzará Eduardo de Ontañón, el inspirado poeta burgalés, del que antes de ahora y siempre con alabanza y respeto, ha tenido que hablar la bibliografía”; la novela Frascuelo o el toreador (1937), Desasosiegos de fray Servando, biografía y Viaje y aventura de los escritores de España (1942), sobre Azorín, Pío Baroja, Ortega y Gasset, Ramón Gómez de la Serna, Unamuno, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, D'Ors, Benjamín Jarnés. García Lorca, Miguel Hernández...

A su llegada a México, contaba Eduardo de Ontañón que la guerra había contribuido a que el pueblo español se entregara a la lectura de libros: “Un caso asombroso y desconocido en España. El libro fue el compañero inseparable del fusil, y al estallido rojo de las granadas subversivas, muchos campesinos españoles aprendieron a leer y muchas inteligencias dormidas despertaron en un ansia de aprender”.

Francisco Arias Solís

Sin libertad la vida vale poco.

Portal de Internautas por la Paz y la Libertad y de Foro Libre.

URL: Http://www.internautasporlapaz.org


Sobre esta noticia

Autor:
Francisco Arias Solis (324 noticias)
Visitas:
815
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.