Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ascohastalanausea escriba una noticia?

El bellaco de Puigdemont

17/09/2017 00:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Sr. Puigdemont, lo más reprobable de su conducta no es ser independentista, sino actuar como el invitado bellaco, es decir, aquel amigo al que invito a casa a pasar unos días y termina follando con mi esposa, abusando de mis hijos menores, robándome y, sí le es posible, quedándose como okupa

Mis padres y yo mismo aprendimos a leer y escribir con un solo libro: el Catón. La M con la A, Ma, y de ahí, Mamá. La P con la A, Pa, y de ahí, Papá. Así con el vocabulario básico y demás nociones generales. Creo que gracias a él estoy blindado frente a los intentos de los separatistas catalanes de adoctrinarme y venderme las bondades y excelencias de un proceso que, como diría mi abuelo, "el que no te conozca que te compre". No es posible la cuadratura del círculo, como dos y dos son y serán, hasta el fin de los tiempos, cuatro.

 

El Catón se servía muy a menudo de la ejemplificación y la caricatura para explicar los conceptos y a ello recurro en estas líneas para poner en su sitio afirmaciones populistas de los líderes independentistas.

Sostienen los separatistas que el derecho a opinar, incluso por medio de un referéndum, es un derecho básico en cualquier democracia. Y así es, lo que no se comparte es que todo sea opinable y, menos aún, que el resultado de esa opinión pueda imponerse por la bravas a aquéllos que no opinan lo mismo. Imagine, Sr. Puigdemont, que la comunidad de propietarios de su casa somete a votación que los que son catalanes, como usted, y los marroquíes, deben irse a vivir a otra parte. ¿Lucharía contra esa votación?. Y si la votación prospera, ¿aceptaría el resultado? ¿haría la mudanza y se iría?. No se moleste en responder porque ya lo hizo: "la democracia es imparable", dice; luego se iría. Dicho ejemplo y pregunta la extendería a Junqueras, Tardá, Rufián, Forcadell, Pau Gasol, Bardem, Sardá y todos los que como ellos opinan que, opinar e imponer la opinión, es un ejercicio democrático.

Opinar si, imponer la opinión al margen de la ley no es democrático

Sostienen frente a las acciones de la Fiscalía y la Policía Judicial en relación con los actos de campaña que el gobierno atenta contra el derecho de reunión y la libertad de expresión. Si esos derechos fundamentales son intocables e ilimitados como pretenden, defenderá entonces, Sr. Puigdemont, que los terroristas que reventaron en Alcanar mientras preparaban la Abuela de todas las madres de Satán -más de 100 kilos de explosivos- tenían derecho a reunirse, y el Imán que allí murió, a expresar en la mezquita todas las bondades del Daesh y el yihadismo radical.

Nos quieren vender la moto vieja, usada y estropeada, de que el pueblo catalán y su Parlamento están al margen de la Constitución. Que es lo mismo que decir que por encima de ella. Que la mayoría -si existiera- lo puede todo y cuando digo todo, es todo. Como consecuencia, la exigua mayoría que es la mano que mece la cuna en el parlamento catalán -las CUP- podría, por ejemplo, reinstaurar la pena de muerte en Cataluña, prohibir que las mujeres conduzcan o aborten o tengan más de un hijo o vistan vaqueros; los ritos de la Iglesia Católica, situar la mayoría de edad para poder votar en los doce años, vetar el voto de los mayores de sesenta y cinco, etc.

Sr. Puigdemont, lo más reprobable de su conducta no es ser independentista, que me parece algo ético, admisible, comprensible y hasta defendible, sino actuar como el invitado bellaco, es decir, aquel amigo al que invito a casa a pasar unos días y termina follando con mi esposa, abusando de mis hijos menores, robándome y, si le es posible, quedándose como okupa. Usted es presidente de Cataluña por accidente y porque el ordenamiento estatal y autonómico así se lo permitió. Prometió acatar la Constitución, el Estatuto y las leyes de las que emanan sus poderes. Usted es un Presidente bellaco y no lo tome como un cumplido en su acepción de astuto y sagaz, sino en la acepción del ejemplo, es decir, malo, pícaro, ruin, perverso. Usted ha terminado siendo caballo de Troya; es decir, un engaño destructivo, y «presente griego», algo concebido como aparentemente agradable pero que trae consigo graves consecuencias. Usted hoy es la Juana Rivas que desoye a la Justicia dizque por interés de sus hijos -de los independentistas- que dirá usted. Pues bien, usted, Sr. Puigdemont, NO está en mi casa y no lo estará nunca ni como invitado. Usted, como la pesca, ha ya días que apesta.

Puigdemont es el caballo de Troya de España

AscoHastaLaNáusea


Sobre esta noticia

Autor:
Ascohastalanausea (267 noticias)
Visitas:
6202
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.