Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rere escriba una noticia?

El cáncer y yo

07/05/2009 19:30 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

No te lo crees cuando con 31 años y sin hijos, te dicen que tienes cáncer de ovario.

La historia es mucho más larga de contar, pero intentaré ser lo más escueta posible. Un año haciéndome pruebas, por unos dolores en el bajo vientre, pèrdida de peso, temblores y sudoración nocturna. Mi primer impulso fue dirigirme a mi ginecóloga la cual me vió líquido entre el útero y las tripas, me mandó unas pastillas y le quitó importancia, le comenté que de todos modos me iba a dirigir también al digestivo, cosa que la alegró para quitarse el muerto de encima, ya que no tenía nip puta idea de lo que yo podía tener, aún siendo la mayoría de mis síntomas, los típicos de mi enfermedad.

Pues bien, durante un año de pruebas, ecografías, tac, resonancia, analíticas, curvas (lo de la embarazadas, la prueba de lactosa), y un largo etc... la doctora del digestivo, no me vió nada. Aclaracion: Todos los médicos y clínicas a las que fui fueron de pago, privadas. 

Durante un período de 3 meses, por tener a mi madre en el hospital, según los médicos, muriéndose (hoy día está recuperada, y sólo está un poco torpe al andar), dejé un poco las pruebas, la última que me hice muy a mi pesar, fue una conoloscopia (aunque para mí sabia que no era nada de eso). Tras lo de mi madre, mi estado de salud y de ánimo estaban muy bajos, tenía grandes ojeras, había perdido mucho peso, pero todo se lo achacaba al stress de la situación (hospital, casa, trabajo....., sobre todo hospital y trabajo, dormia en los incómodos sillones de las habitaciones), por aquel entonces seguía teniendo los dolores, pero no sabía a que eran debidos. Me decía a mi misma, " un poco de extreñimiento?, gases?, un mal resfriado?, alergia?", y el proceso dentro de mí seguía sin enterarme de nada.

Bien, los dolores del vientre persistian y una tos rarísima, sin esputo, sin resfriado, ataques de tos, y al andar sólo 10 pasos me entraban los dolores de vientre que tenía que parar y respirar. Ésto me llevó a la consulta de otro ginecólogo, me mandó análisis de sangre y me dijo que dejara las pastillas, llevaba unos 11 años tomándolas sin descanso. Mientras en enero me mandó una ecografía en la cual estaba todo bien. Al llevarle aproximadamente mes y medio después los análisis de sangre, me reconoció porque le indiqué que seguían con más frecuencia los dolores, incluso se me habían pasado también a la parte de la cintura por detrás.  El ginecólogo me exploró y me encontró un quiste de 8cm, me envió de urgencias a una clínica privada de Sevilla. Me presenté allí y el ginecólogo de urgencia me dijo; ya preparado para marcharse, porque era viernes con su bolsita y carpeta; que no era tan urgente, que por un quistecito me viniese el martes a su consulta. Cosa que hice y el martes me presenté sin cita en su consulta, centro de la mujer, dónde me confirmó que tenía el quiste en el ovario izquierdo y era de 12cm. ¿Había crecido o el otro se había equivocado?sigo sin saberlo no me lo aclaró. Me mandó urgente para hacerme las pruebas de anestesia, radiografía de tórax, etc.. y a la semana tenía cita para operarme, el 30 de marzo de 2009, fecha que jamás olvidaré.

Yo iba tranquila, convencida de que me iban a sacar el puñetero "alien" y a los pocos días en semana santa, estaría en mi casa para hacer limpieza. Entré a la 13h en quirófano y no llegué a la habitación hasta las 19h, el doctor ya había informado a mi familia mientras yo despertaba, pero yo no supe nada hasta la tarde siguiente. Mi pareja, cuando me vió, sin el tubo de la nariz, más tranquila, sin vomitar etc.. me dijo que tenía dos malas noticias: que no me había quitado "el alien" porque estaba muy arraigado, y que tenía células tumorales alrededor por lo que no podía tocarlo. Tenían que darme quimioterapia para debilitarlo.

Imaginen, con 31 años, todo en esta vida menos hijos, que justo iba a buscar este verano, y que te digan que tienes cáncer de ovario. Me hice la fuerte en aquel momento, no lloré, dije que bueno que para adelante, hacer lo que hubiera que hacer. Pero en realidad por dentro me morìa. A la mañana siguiente, mientras la limpiadora estaba en la habitacion estallé a llorar, y no lo suficiente, aún sigo haciéndome la fuerte porque pienso que si no me vengo abajo seré más fuerte para luchar contra él.

Imaginen, con 31 años, todo en esta vida menos hijos, que justo iba a buscar este verano, y que te digan que tienes cáncer de ovario.

Después de 5 días ingresada, y con una cicatriz como las cesáreas antiguas, desde arriba del ombligo hasta mis partes, me dieron el alta. A las dos semanas, tenía cita cogida por mi hermana y mi padre que me han apoyado mucho y se han movido mucho en todo éste tiempo, con una oncóloga del hospital público Virgen del Rocio de Sevilla, de los mejorcitos. Yo soy una persona que me gusta saber con qué me enfrento, e hice lo mismo que con mi madre, buscar datos en internet sobre la enfermedad. Para el día de la consulta, ya iba un poco preparada. La doctora me dijo que lo teníamos complicado, y se dirigían a mi estado como III o IV, últimamente he visto ya demasiado el IV. Tras dos consultas, pesarme, medirme, análisis de sangre, vino la primera quimio 16 de Abril 2009, uno de los medicamentos el taxol, me hizo marearme, por lo que tuvimos que seguir la medicaciòn el día 17 también. Al día siguiente me encontraba muy bien, pero al segundo dìa, los efectos secundarios dijeron aqui estamos, mareos, naúseas (y apenas he tenido), lo peor han sido días y noches de dolores de piernas, como si me las apretaran y soltaran, como si te cortan la circulación, no sé exactamente cómo explicarlo, pero se pasa mal. Muy cansada, apenas podía andar porque me dolían piernas y cintura, y ya tenía que tomar nolotil o paracetamol, antes de las 7 u 8 horas porque volvía fuerte.

Por si los dolores, el malestar, las pocas fuerzas, y la cicatriz no fueran suficiente, me empezó la fiebre, me fui de urgencias un viernes, tenía las defensas en 600 neutrofilos, cosa normal por la quimio y tal, me mandaron medicación 1 semana y para casa. Si a las 48 horas no se me pasaba la fiebre tenía que volver, pero bruta de mí, tuvo 39 de fiebre y no dije nada a mi pareja para que no me llevara al hospital. El lunes la fiebre seguía y temiendo algo peor nos fuimos al hospital. Para ese día ya tenía los neutrofilos en 100 por lo que muy a mi pesar y llorando me dejaron en observación porque no habia cama, y toda la noche con una mascarilla, a lo que se une también que estaba la gripe porcina o A, o nueva en pleno auge. Si cualquier persona puede cogerla, imaginen yo, sin apenas defensas cómo me hubiese atacado. Por suerte, sin haber dormido y con diarreas, a la mañana siguiente me pasaron a planta, no la mía de oncología, pero la 7ª, y me alegro porque se portaron enfermeras, médicos, auxiliares, etc.. muy muy bien conmigo, todos muy amables y pendientes.

Estuve una semana ingresada, éste lunes pasado volví a mi casa, estamos a jueves, hace 3 días, y mañana tengo mi segunda quimio.

A todo ésto explicar que según la oncóloga, mi proceso es el siguiente: 3 sesiones de quimio, se reúnen, miran si me ha remitido para operarme y dejarme vacía, me quitan ovarios, útero, etc.. por lo que me puedo olvidar de ser madre, ni con mis óvulos porque ya está muy extendido, ni con inseminación porque me van a quitar el útero, y después de la operaciòn 4 o 5 sesiones más para eliminar cualquier resto. Espero que todo salga bien.

Lo que peor he llevado también ésta última semana ha sido ver cómo perdía el pelo, tenía una melena casi por la cintura, me tocaba y se me caia a manojos y la almohada amanecía repleta, hoy 7 de mayo ya estoy rapada, me rapé ayer al ver mi primera calva. No lleguen a eso, es peor verlo caer que verse rapada, por lo menos para mí.

NO ES FÁCIL, PERO HAY QUE SER FUERTES, AUNQUE TE MUERAS DE GANAS DE LLORAR NO DEJES QUE TE GANE.

Ama la vida, el aire, el sol, las plantas, tus seres queridos, aprecia cada gesto que tienen contigo. Cualquier pequeñez te parecerá lo mejor y más bonito del mundo. Aprécialo.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Rere (1 noticias)
Visitas:
544
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Raul Linares (08/05/2009)

ENTRA EN MI PUBLICACION TENGO ALGO QUE TE PUEDE INTERESAR SUERTE Y ANIMOS busca en salud El tratamiento del cáncer
escrito por raul linares espero que te pueda valer y espero tu respuesta animos

0
+ -
Responder

Fuerza! (09/05/2009)

Mucha suerte y mucha fuerza, eres muy joven y saldrás adelante, espero que pases el trago lo antes posible y que estés con actitud positiva, que es fundamental.
Ánimo!