Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Padron Sabina escriba una noticia?

El colesterol al desnudo

03/07/2009 05:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

–Pero bueno, ¿usted no puede perpetrar una chorrada de estas suyas, sin tener que incurrir en procacidades sicalípticas, pollo? –Yo sólo he puesto al desnudo, doña Virtudes, que es una forma de hablar. –Pues ponga cosas más decentes, como a las claras, al descubierto o al baño de María…

Según un estudio/sondeo realizado por el Semergen, que no es ese vecino suyo que tiene una expendeduría de croquetas de bacalao, sino la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, “más de la mitad de los españoles pasa del colesterol”. Que les importa una higa su colesterol, vaya. Y esto no está bien, no señora. Según dicha encuesta, en el 76 % de los casos los españoles descuidamos este aspecto de nuestra salud porque nos encontramos bien... Y si nos encontramos bien, ¿para qué vamos a estar dando la tabarra al Seguro con el colesterol? ¿Eh? Pues eso. Otros españoles, el 12%, se niegan a interesarse en el tema porque tenían bien el colesterol la última vez que se hicieron un análisis, o sea hace 15 años. O a lo mejor 16, que ahora no me acuerdo. Y luego hay otro 12% que no les importa conocer su dislipemia. (–¿Ya está otra vez diciendo palabrotas, individuo? –No, doña Virtudes. Espérese y verá de lo que se trata)

Las dislipidemias o dislipemias, doña Virtudes de Romedal, son una serie de diversas condiciones patológicas cuyo único elemento común es una alteración del metabolismo de los lípidos, con su consecuente alteración de las concentraciones de lípidos y lipoproteínas en la sangre, o sea el colesterol. (–¿Qué le parece? –Pues una majadería, ¿qué quiere usted que le diga? –Bueno, vamos a dejarlo.)

El colesterol, según los que saben de esto, es una sustancia cerosa y suave que se encuentra en todas las partes del cuerpo. (–¿Hasta en el pelo? –Incluso en el colodrillo, fíjese lo que le digo. –¡Vaya por Dios, ya ha vuelto a decir obscenidades este pecador! –Doña Virtudes, el colodrillo es una parte de la cabeza, y no lo usted está mal pensando. Y como veo que hoy tiene el día tonto, voy a explicarle el resto del colesterol por reducción al absurdo)

El colesterol, queridos niños y niñas, es muy malo porque se pega a las arterias, las obstruye, y después hay que estar llamando al fontanero. Aunque muchos prefieren llamar al tocólogo y otros al registrador de la propiedad intelectual. Hay dos clases de colesterol: el bueno y el malo. El bueno, que los que saben lo llaman HDL y los que no saben lo llamamos Pepe, es importantísimo para poder circular por las vías urbanas y agropecuarias. Sin embargo al malo, que es malísimo, los que saben lo llaman LDL, más que nada por incordiar. El colesterol malo ha sido investigado por el CNI de Saiz, e incluso sometido al polígrafo; pero la fiscalía del Estado no ha encontrado suficientes pruebas para proceder a su disolución. Y así no vamos a ninguna parte. Que ya podría el juez Garzón, ente caza y caza con Bermejo, poner en marcha una causa penal internacional contra el colesterol malo y sus abusos. Pero no. ¡Qué le vamos a hacer! (…)

Los niveles altos de colesterol con frecuencia empiezan en la niñez y algunos niños pueden estar en mayor riesgo debido a sus antecedentes penales…, digo familiares. El cuerpo humano, o sea el mayor de 13 semanas de gestación según la científica y ministra socialista Bibiana Aído, porque justo un segundo antes no es humano, produce algo de colesterol, sí. Pero más que nada por entretenerse, porque la parte principal proviene de los alimentos que se consumen. Y si usted quiere tener unos niveles de colesterol altos, para presumir ante sus amistades y cuñadas, pues lo que tiene que hacer es comer muchos huevos fritos, productos lácteos sin desengrasar, tocino… Hay una mantequilla rica en grasa buenísima para incrementar sus niveles de colesterol, pero está muy perseguida por las autoridades sanitarias. La última vez que se la vio, iba por la carretera de La Coruña en dirección a Madrid. Así que tengan cuidado por si resultan atacados. La mantequilla suele acorralar a sus víctimas, y ofrecerles rebanadas de pan untados en ella. Si la ven, disimulen y llamen a Madonna. O no la llamen.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Padron Sabina (56 noticias)
Visitas:
758
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.