Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

El delirio de una abstención

14/10/2016 20:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Decir que la corrupción no debe ser la barricada que impida la abstención del PSOE en su decisión de facilitar el gobierno al PP, además de una desafortunada declaración es una actitud que denota un alto índice de desvergüenza política entre los autores intelectuales de tal afirmación

Variadas investigaciones judiciales  confirman sin ningún género  de  duda la existencia de la caja B del Partido Popular,   como también evidencian  que  desde 1990 esta organización utilizó en beneficio propio  diversas fuentes de financiación ajenas al circuito económico legal, consiguiendo   en la mayoría de los casos tal finalidad  mediante contratos adjudicados ilegalmente por  Administraciones Públicas regidas  por gente adscrita a sus filas  y cuya constatación  delata su nulo respecto   por  las reglas democráticas, lo que  hace cuestionar la legitimidad  institucional  de sus representantes,   y por tanto,   la absoluta ausencia de integridad de los miembros que desempeñan el papel de liderazgo en su   cúpula dirigente.

Tal circunstancia indica que lejos de encontrarnos ante un escenario de  carácter coyuntural, el fenómeno la  de la corrupción es un todo estructural que va mucho  mas allá de una anómala relación entre  el dinero y la política.

Habiendo de asumir al efecto   que estamos ante una auténtica  trama de tipo mafioso, que utilizando sus resortes de  seducción mediática y su dominio de la economía   intentan hacer creer que gobiernan para todos, cuando lo cierto de la situación es completamente  opuesto, como viene a demostrar el hecho  de haber consolidado un  sistema  de privilegios  donde una minoría  socioeconómica y su órbita de  subordinados políticos dominan el aparato del Estado.

Verdadera maquina corruptora  dispuesta además a  impedir de cualquier modo   que se satisfagan las demandas democráticas de la ciudadanía, y por tanto, cerradas en banda  a aceptar y asumir toda  decisión de fondo  plebiscitario.

Una situación  de anormalidad donde la corrupción se ha convertido en el  su modus vivendi  como así  apuntan  ante los tribunales, las pruebas, careos y declaraciones de los encausados  en la trama   Gürtel y demás competidores en otros procesos de  similar escándalo, que  vienen a refrendar  que el actual partido del Gobierno ha  utilizado el poder del Estado  no solo para saquear los  bienes del común y hacer ricos a sus dirigentes,  sino también  para  sufragar  el importe de sus campañas políticas con cargo al bolsillo de toda la ciudadanía.

Lejos de encontrarnos ante un escenario de carácter coyuntural, el fenómeno la de la corrupción es un todo estructural que va mucho mas allá de una anómala relación entre el dinero y la política

Aspectos en su conjunto contrarios a la ética y la legalidad, a  sus prácticas   de latrocinio y expolio generalizado que quiebran su legitimidad de representación, al crear  una  controvertida  situación  que lejos  de   propiciar el relanzamiento  de  su candidatura a la formación de un nuevo Ejecutivo desautoriza  tal pretensión, exigiendo en su defecto la apertura de una nueva etapa  donde la expurga de responsabilidades  además del obligado acompañamiento de dimisiones, en defensa de la necesaria regeneración democrática,   traiga consigo la propia disolución legal  del Partido Popular como organización  política.

 Arrogarse la condición de representante mayoritario de  la voluntad  popular cuando se apesta a corrupción, es una astucia  con la que se intenta  revestir   de legalidad  el fraude que representa blanquear mordidas  procedentes de turbias prácticas   con la  intención de distorsionar los procesos electorales.

 De ahí que los resultados  de  tan anómala  operativa no deban tener   alcance distinto al de  su verdadera finalidad,  que no es otra,   que manipular las reglas del juego democrático  en ventaja de rendimiento  electoral, lo que hace cuestionar  en ese aspecto   la  autoproclamada jerarquía  de la formación conservadora y su  total falta de legitimidad para atribuirse  primacía alguna en la conformación de gobierno.

En este tiempo que la justicia  esta monopolizada  en sus funciones   por un entrelazado  de procesos de corrupción, la urgencia  debe pivotar  en torno a la erradicación de las prácticas de soborno  que caracterizan la dinámica de  este gobierno depredador, aprovechando a tal fin el  furor que genera la actualidad judicial  de escándalo,  para desde el proselitismo   impartir  docencia política que genere  una  reacción colectiva  hacia cambio de tendencia  y arraigue en los electores la necesidad  de  alejar  el fantasma de otros cuatro años  de involución del Partido Popular.

Una  iniciativa de corto recorrido  y abocada al fracaso  si no es afrontada  de forma colectiva  por los miembros de las fuerzas progresistas;  y de imposible viabilidad  si  por parte de los miembros de la Gestora del  PSOE desisten de hacer frente al enemigo. y en vez  de afrontar  este reto  regenerador  se decantan por la complicidad de una abstención  de investidura, pues con tal determinación de renuncia  estarían manifestando  su preferencia  por un gobierno de la Gürtel ante otro alternativo o a unas terceras elecciones, y con ello, perpetuando las malas prácticas y la continuidad del PP que desde la  institucionalidad neoliberal no ha hecho mas  que hundirnos en la miseria  y prodigar  prácticas de corrupción.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (440 noticias)
Visitas:
1550
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.