Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carolina Martin escriba una noticia?

El éxodo europeo

30/09/2013 19:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si permitimos seguir co-gobernados por una figura ajena a nuestras raíces, probablemente provoque el desmembramiento de la sociedad y con ello el cataclismo total de los países involucrados

 

Seguimos estancados en el mismo lugar, sin avanzar ni un milímetro. Al parecer padecemos una extraña enfermedad, una especie de parálisis cerebral que nos impide reaccionar a los reiterados atentados de que somos objeto indiscriminadamente. Sufrimos una pandemia que se ha ido extendiendo sigilosamente entre toda la población y que nos impide siquiera elevar la voz para protestar.

Únicamente unos pocos son valientes para salir a la calle a clamar por sus derechos vulnerados. Desdichadamente eso no soluciona ni erradica los múltiples factores que conspiran contra nuestro bienestar. Nos han convertido en el blanco perfecto, con una estrategia inteligentemente creada y premeditada que ataca todos los frentes, exponiéndonos deliberadamente y despojándonos de nuestro propio ser.

Se han preocupado en crear tal caos, que afecta tanto lo funcional, lo mental así como emocional. Permanecemos acorralados y alelados de manera tal que hemos bajado la guardia, aceptando como normal esta caótica realidad que amenaza gravemente con ir a más. Y seguramente si no hacemos algo al respecto, acabaremos en un doloroso socavón que nos engullirá.

Hasta el momento han logrado su objetivo de desarme, atacando los puntos más vulnerables del ser humano. Su trabajo, su economía, su salud, su vivienda, su educación y su derecho inalienable a ser una persona y a disfrutar de un estado de bienestar, por lo menos medianamente satisfactorio. Hemos permitido que nos avasallaran convirtiéndonos en un nuevo modelo de esclavos sin derecho siquiera a protestar y a manifestarnos.

Hemos dejado atrás episodios negros de la historia, para dar un paso seguro a la democracia, a la libertad y a la prosperidad, sin embargo sin que nos diéramos cuenta hemos desandado nuestros pasos y nos hemos situado nuevamente en la época de la oligarquía, donde prevalece la  supremacía del poder a manos de una cuadrilla de individuos a quienes hemos sido nosotros mismos quienes situamos en ese lugar jerárquico. Fueron elegidos democráticamente para que se ocuparan de nuestros intereses, no de los propios o de los más convenientes para el resto de Europa. No nos han defendido sino porque por el contrario han contribuido a que nos flagelen y crucifiquen sin piedad alguna.

¿Qué sucede cuando una empresa tiene un empleado desleal, que no cumple con el perfil para el que ha sido contratado?. Sencillamente y sin miramiento alguno lo “despide”. Un finiquito y sin remordimientos va directamente a la calle, sin contemplación de ningún tipo. Pues los ciudadanos de este país, y de todos los países que se jactan de tener un gobierno democrático, esos ciudadanos, habitantes de un territorio común son los accionistas del Estado, son los “patronos”. Como accionistas de la gran empresa que es un “país” hemos mirado los “curriculums” de todos los aspirantes a ocupar esos cargos de particular confianza, y los hemos elegido, todavía con mayoría absoluta. Pero temo decir que nos hemos equivocado, porque el curriculum era falso. Estaba plagado de mentiras y engaños descarados que solo figuraban para “decorar” el curriculum y ganar el puesto vacante. Promesas vacías y banas  que pintaban un espectacular cuadro, digno del artista mas afamado.

Pues ahora, como accionistas de esta gran empresa que es de todos, debemos demostrar que consideramos que su labor no está a la altura de los requerimientos para llevar adelante tal función. No obstante esto seguimos pagando sus desorbitados salarios, comisiones, dietas, gastos, etc etc. Financiando “su” estado de bienestar a costa del nuestro. Sinceramente somos unos jefes muy blandos y permisivos. Bajamos la cabeza o desviamos la mirada deliberadamente, lavándonos las manos al estilo de “Pilatos”. Ocupamos nuestro tiempo criticando la gestión, las equivocadas decisiones, la injusticia de medidas que arrasan con toda esperanza de un cambio a corto plazo. Todo ello lo hacemos acomodados en una butaca, con amigos compartiendo una copa, pero no hacemos nada más que eso. Conservamos una actitud pasiva, que cada día aumenta nuestro stress, nuestra presión arterial, la depresión. Sentimos impotencia ante una conflictiva situación que está llevándonos directamente a la guillotina, cuando en realidad quienes serían merecedores de ella siguen disfrutando de la buena vida, ajenos a la cruda realidad con la que convivimos millones y millones de personas en el mundo.

Con esta actitud estamos permitiendo que sigan saliéndose con la suya y lo que es peor aún estamos exponiendo nuestro futuro y el  de las generaciones futuras en manos de un extranjero cuando vivimos en un Estado “libre” de todo poder extranjero.

Una segunda “Iron Lady”, término utilizado frecuentemente, apodando así a aquellas mujeres que ocupan cargos de jefes de gobierno en el mundo. Este alias define a una mujer que posee una voluntad férrea y determinante. Justamente en manos de la primera ministra alemana, Angela Markel han depositado nuestro futuro. Ella es quien está rigiendo y “exprimiendo” nuestros bolsillos, nuestro trabajo, desahuciando nuestros techos, exigiendo recortes imposibles de mantener, llevándonos a la más injusta bancarrota

Con mano afilada como el acero  se permite regir la vida de millones de personas que “no” la han elegido. Esta mandataria   vive en un país diferente, con costumbres y cultura diferente, es quien maneja los hilos de nuestros destinos. Esta aspirante a sucesora de Margaret Thatcher y a sucederla en su titulación de “Dama de Hierro”, es quien tiene en sus manos nuestras vidas, sin contemplar las diferencias abismales que existen entre Alemania y España.

Las condiciones laborales, económicas, financieras, son diferentes… diametralmente diferente. El “status” de vida es distinto, los salarios no han caído en picada como nos ocurre a nosotros que se han devaluado paulatinamente. Bajo una encubierta política económica  esta “congelado”, es tan grande el incremento  en general de todos los rubros que hemos perdido poder adquisitivo. Los víveres, vestimentas, servicios, inmuebles, combustibles, transportes, etc.  han ido y cada día van en aumento. Por lo cual hemos perdido calidad de vida, poder adquisitivo y “derechos Laborales”. ¿Por qué sucede esto?, pues sencillamente porque hemos depositado la confianza en las manos equivocadas. Hemos confiado en dos sectores que nos  han “vendido”. Los gobernantes de turno que han obrado de forma opuesta a lo que prometieron y los sindicatos (patrocinados por el CEOE) que al recibir dinero proveniente del gobierno (léase dinero nuestro) es sensiblemente vulnerable a pactar con sus “socios”.

El CEOE es una entidad privada creada en defensa de los intereses empresariales; por el contrario los sindicatos son   asociaciones cuyo cometido es defender los intereses económicos, profesionales y sociales de los trabajadores. Esta es la posición real de ambos, pero cuando la delgada línea se rompe, se corrompe. El gobierno también tiene como cometido velar por el bienestar y proteger a todos los ciudadanos, sin embargo no ha dudado en defender y bregar por el bienestar “únicamente” de los empresarios, mediante sus políticas laborales degradantes y leyes que han desvirtuado totalmente los derechos laborales de los trabajadores.

Una estampida huidiza de nuestros jóvenes ha dado inicio al éxodo europeo

No solo han dejado de cumplir con su compromiso de abolir el paro, e incrementar el estado de bienestar general de toda la población, sino que nos han sometido al poder imperial de terceros, han degradado nuestros derechos, han “recortado”, escamoteado y suprimido nuestras vidas y oprimido de tal forma, hasta dejar inerte nuestros recursos. Solo se han preocupado de gestionar caminos que conduzcan a empresas y banqueros a posesionarse de empresas públicas, mediante posibles privatizaciones cuyos beneficiarios serán directamente estos dos sectores, en contra de nuestros intereses y en desvirtuó de nuestros beneficios.

Están llevando a cabo una política intransigente que impide el debate público en organismos estatales como la Asamblea General o el Congreso en determinados temas espinosos para sus propios intereses, y eso es coartar la libertad de expresión, y también la democracia. (Gobierno del pueblo).

Esta crisis tan promocionada, fue una creación a propósito de adulterar  y alterar todo lo concerniente al grueso de la población, para lograr un empobrecimiento progresivo y constante y así lograr un nuevo orden social mundial. La consecuencia más directa de todo esto es el comienzo del  “éxodo europeo”, principalmente de los jóvenes y más aun de los profesionales que  dejaran “el nido vacío”. Van tras un futuro incierto, porque sus raíces solo les presentan un  crepúsculo decadente, en declive, débil y en retroceso.

Dentro de dos o tres décadas nos encontraremos con una población empobrecida, sin prestaciones y lo que es peor con un promedio de edad avanzada que no producirá absolutamente nada. Una generación que ni siquiera podrá contar con salud pública, ni con una pensión decorosa que solvente sus gastos más elementales. Todo ello debido a la incompetencia de gobiernos frívolos, intrascendentes e inconmovibles que solo buscan alcanzar sus metas arribistas prefijadas, hundiendo a la sociedad en el más absoluto abandono y depresión económica.

Emigrar aparece como la única solución palpable para quienes poseen una carrera, que ha sido financiada con dinero público, y para quienes aspiren a intentar cambiar el nuevo genocidio europeo. Una historia que vuelve a repetirse, y que siendo poseedores de un Estado aun saludable no podemos permitir. Emigrar trae consigo desarraigo, dolor, deriva…

Los pasivos de este país, nos están dando una lección luchando por sus derechos, desenmascarando al gobierno que intenta engatusarnos con un aumento en las pensiones de un ridículo 0, 25 %, cuando en realidad no es un aumento sino un descenso, por que el IPC subió mucho más que ese porcentaje. La ininterrumpida pérdida de poder adquisitivo acumulado tanto en las pasividades como en los salarios en general es irrecuperable.

Los indignados, los yayosflautas tienen realmente personalidad para manifestar su desacuerdo con las políticas  que están llevando a cabo el gobierno, el resto de la sociedad ¿Qué estamos haciendo?, solo somos meros espectadores de una película que parece no involucrarnos, cuando en realidad somos los protagonista de ella.

En otros países europeos la sociedad se hace oír, se hace respetar, mientras en casa nos acomodamos cómodamente en el sofá del salón a mirar las noticias, a comentarlas en familia o con amigos, criticamos… También nos convertimos en ministros de economía, de justicia o de cultura, pero permanecemos PASIVOS.

 Hay niños en España, (país integrante de la comunidad europea, perteneciente al primer mundo) que viven por debajo del límite de pobreza, niños que sus padres no pueden siquiera darles un plato de comida, ni ropa, ni techo… Hace años atrás todo esto era sinónimo de países tercer mundistas, y mirábamos indulgentes estos titulares en noticieros y periódicos, hoy forma parte de nuestra realidad. Una realidad que estamos permitiendo con nuestra parsimonia. Porque puede afectarnos si, pero hasta que llegue ese momento que nos toque de cerca no reaccionamos. ¿Por qué esperar a que sea demasiado tarde? ¿Por qué no hacer uso de nuestros derechos de “patronos” y obligarlos a que se respete nuestra voluntad?. Si nos equivocamos al votar, ¿vamos a continuar soportando el declive y la desestructuración de nuestras vidas, mientras nuestros “asalariados” viven en la opulencia financiados por nuestro dinero?.

El desafío está servido, es hora de actuar, de defender nuestros derechos ya que quienes deben hacerlo no lo hacen y se mofan de nuestra precariedad. Es imprescindible un cambio inmediato, pero para ello es necesario tomar conciencia que un 26% de la población está sin recursos al estar desempleados y que se están gestando más contratos basuras, mas rebaje de salarios, mas represión. Todas ellas medidas que FAVORECEN  a los empresarios y cuya demagogia asfixia a los trabajadores.  Los empresarios siguen beneficiándose, lucrando a nuestra costa, no se han planteado en ningún momento bajar sus cánones de ganancias para contribuir al abatimiento de la crisis mundial. ¿Por qué entonces quienes somos vulnerables, quienes no poseemos respaldo económico alguno, más que nuestro trabajo debemos ser quienes saquemos las “castañas del fuego”?.

Manifestarse no es ya suficiente, seguramente ni lo toman en cuenta, es imprescindible comenzar de cero. Un cambio verdadero que “disuelva” todo vestigio de un sistema permisivo que ha consentido que nos entierren vivos. La impotencia debe ser superada por la razón y la inmediata acción. La política actual y sus políticos han creado una oligarquía absolutista, extremista y déspota que pretende convertirnos en sus vasallos, eso no es permisible dentro de un sistema democrático.

Quizás la quimera de un referéndum que derogue la actual modalidad de gobierno, debería dejar de ser una utopía y pasar a formar parte de la realidad.


Sobre esta noticia

Autor:
Carolina Martin (101 noticias)
Visitas:
1262
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.