Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Maestrazgomagico escriba una noticia?

El guiñote

02/09/2011 22:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Javier Norberto Larraga, Campeón de Guiñote de Aragón

imageJugando al guiñote (todocoleccion.net) Es frecuente en nuestras tierras de Aragón cuando uno piensa decirle a otro las cosas claras, para dirimir cuestiones, para contestar agravios o por cualquier otra causa expresarse así:

Aése voy a cantarle las "cuarenta".

Creo no habrá una frase que mejor señale el entrañamiento que el juego del guiñote tiene en nuestras costumbres, que signifique con mayor contundencia como los hechos y cosas de su juego se cuelan en nuestra forma de expresión.

El juego del guiñote es inocuo, no hace daño a nadie. No es un juego para ganar dinero, para esto resulta lento y perezoso. Es el mejor empleo de muchos ratos de ocio, el entretenimiento de muchas horas hurtadas a veces al pesimismo o la depresión. Es en fin, un buen cauce para alternar, conocer y entender a losdemás. Recuerdo que en mi infancia, por la tierra mía, hubo casos de haciendas arruinadas por el juego. Y aquello caló hondo en la población e hizo que a los chicos nos educaran con un miedo terrible a los juegos de cartas. Se nos decía que "El bolsillo del jugador no tiene atador", que el jugador era de todo, porque la pasión del juego le llevaba a procurarse dinero de cualquier forma....

Pues bien, en todo esto había una excepción: el juego de guiñote. Para este no había prohibiciones por parte de los padres, antes bien ellos mismos nos enseñaban a jugarlo; pensaban, quizá, que éste nos libraría de acudir al peligro de los demás. Y lo jugaban también las mujeres en aquellos atardeceres de inviernoslargos, en la mesa camilla que obsequiaba con el calorcillo de su brasero, cuando acabadas las faenas de casa no tenían nada mejor que hacer. Con el guiñote se juega uno el gasto, la consumición que se hace en el bar o en el casino: un café, o una copa o algo similar. Por excepción, a veces, especialmente cuando hay parejas de mucha categoría picadas, un desafío lleva a jugarse una merienda, una "lifara" para los jugadores y espectadores, que da lugar a una buena juerga, a una fiesta compartida que enriquece la propia convivencia de los integrantes. Y es el guiñote, cuando de él no se abusa, una terapia contra la atrofia de nuestra inteligencia. Es una gimnasia mental que, a falta de otras ocupaciones que la ejerzan, porque la rutina de un trabajo fácil no le dé ocupación, mantiene nuestra capacidad de discurrir, de memorizar sobre lo que estamos haciendo y hay que hacer, que es bueno para nuestra propia salud. Por lo general, no es juego de muchas horas.Y aunque, como vemos en este reglamento, tiene sus reglas y a ellas hay que atenerse, cada cual lo juega con sus carasterísticas peculiares. Veremos al que busca los tantos desde el principio y al que no tiene prisa en conseguirlos, al estratega que trata de arreglar sus cartas para las jugadas finales, las del arrastre, que es el momento de la verdad. En esto de discurrir, tan recomendado por el autor, viene a mi memoria cómo en un bar donde se jugaba mucho al guiñote allá por los años sesenta, al que acudí durante una temporada, estaban haciendo dos parejas la partida, cuando uno de ellos en una jugada desafortunada, de mal juego, permitió que los contrarios cantaran las cuarenta. Su compañero, el señor José, que así se llamaba nuestro hombre, le dijo: - Pero hombre cavile, cavile. El otro le contestó, un tanto aturdido: - Cavilar, cavilar... ya lo hago mucho en mi trabajo, (tenía una carbonería y las cosas le andaban mal) aquí vengo a descansar. -Pues muy bien -añadió el señor José-, cada día podremos tomar café juntos, hablar de las cosas que quiera, pero al guiñote no jugaremos más de compañeros. Yo no sé jugar con un hombre que no discurra. Aunque siempre se ha jugado en las capitales, ha sido en los pueblos donde el guiñote ha tenido su mayor expresión. Venidos éstos a menos y trasladada su población a aquellas, sobre todo a Zaragoza, sus hombres han incrementado mucho el ejercicio de este juego. Han llenado los bares, los hogares de jubilados, centros de recreo, y se han traído sus amplios y refinados conocimientos guiñoteros que practicanen sus horas de ocio, lo que les ayuda a llevar la vida, a compensar sus tiempos de trabajo, lucha y sacrificio. Creo que nuestro querido amigo Jesús López ha estado oportuno al escribir este reglamento, estas normas y dichos sobre el guiñote. Hacía falta, sobre todo en campeonatos, ahora incluidos en tantos programas de fiestas rurales. Y lo ha hecho con un lenguaje sencillo, coloquial, siempre "guiñotero", que llega a nuestro conocimiento y a nuestro ánimo. Servirá, y mucho, tanto para resolver las dudas y cuestiones que se puedan presentar en el juego, como para estimular a practicar un juego tan familiar que nuestros antepasados crearon, practicaron y nos legaron también como cultura, que cultura es todo aquello que constituye el acervo de lo bien hecho y practicado por un pueblo.

Para saber más del Guiñote enCTV


Sobre esta noticia

Autor:
Maestrazgomagico (2333 noticias)
Fuente:
maestrazgomagico.blogspot.com
Visitas:
2723
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.