Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Martina De La Vega escriba una noticia?

El metro de Madrid

10/11/2010 23:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Madrid huele a quemado. Lleva así semanas y no es que el Windsor esté ardiendo, de eso hace mucho tiempo ya. Creo que solo lo huelo yo. Es el olor de sus calles grises y transitadas, de la capa gris que lo cubre todo. Solo quedan dos flores homicidas y un árbol que no quiere vivir. Pero Madrid se vive en tres dimensiones, el día, la noche y el metro.Hoy hablaremos del metro. De repente avalanchas de gente corren hacia el andén. Te sientes empujado a hacer lo mismo, "debe ser que llega el tren" piensas, pues no, quedan cuatro minutos, uno corrió y todos detrás. La gente empuja por entrar la primera y "pillar" sitio. ¿Pero no hay que esperar a que salgan primero?, ¡Qué lío! Todo ocupado, me quedo de pie, no se para que traje libro si de pie no se puede leer. Al bolso. Miro a mis compañeros de viaje, creo que soy la única española, que internacional es el metro de Madrid. Una mujer duerme ¿Cómo sabrá cuándo llega a su parada? Un sudamericano nos ambienta con la música de su móvil, otro pide dinero, algún otro no se ha duchado o a lo mejor son los olores de todas las culturas hacinadas, no lo sé. El metro se para ¡Coño que me caigo!, el de al lado me empuja, me agarro a la barra, está pegajosa, alguno que desayunó con mantequilla o que estornudó en la mano. ¡Enfermedades internacionales y sin viajar fuera de Madrid!Se bajan unas cuantas personas, corro a por un sitio ¡Por fin podré leer! Es una lectura compartida, mis compañeros de al lado también leen mi libro. Al principio ojean disimuladamente, después sus cabezas se meten entre mis hojas. "Próxima estación Avenida de América": Dice la mujer del metro. Es mi parada, ahora toca el trasbordo. Intento salir, todos empujan para dentro. Por fin salgo, la avalancha me lleva hacia la línea cuatro ¡Pero si yo voy a la siete! Da igual, no hay vuelta atrás, esto es la selva.  Espero la cola para subir por la escalera. Nadie me deja pasar. Pongo el intermitente pero nada, tendré que ir por el carril de la izquierda andando, ¡no se para que cojo las mecánicas!Hay gente tocando por todas las esquinas, la música de unos y de otros se mezcla, esto parecen los bajos de potes. Salgo a la calle, estoy en Arturo Soria y no sé dónde queda mi casa. Cogeré un taxi.Estos de pueblo no servimos para estas cosas, prefiero el autobús de Santander que va a la playa lleno de señoras que te aplastan con sus bolsos, cada uno en su hábitat.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Martina De La Vega (21 noticias)
Fuente:
historiadeunapluma.blogspot.com
Visitas:
333
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.