Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

El nacionalismo y el bachillerato

13/09/2017 20:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ponerse de acuerdo en tiempos revueltos resulta difícil, más si en este momento hablamos de naciones, nacionalidades y nacionalismo; cuando Cataluña es el centro de todas las miradas y el objeto de todas las iras, pero también de muchos apoyos

Traemos a colación un ejemplo de la equívoca idea que tienen muchos españoles sobre el nacionalismo, gracias a una enseñanza académica que manipula y tergiversa el concepto hasta hacerlo irreconocible.

Rescatamos de internet un Twitter en el que alguien que estudia bachillerato publica una respuesta a un examen, causando una sorpresa mayúscula para el que suscribe este artículo.

Ideas nacionalistas:

Surgidas durante la ilustración.

Recogidas por la Revolución francesa.

Puestas en práctica por las revoluciones liberales burguesas.

Idea del nacionalismo:

-Clara relación con el Romanticismo.

-Valora lo tradicional.

-Lengua como vínculo de unión.

-Literatura como expresión.

-Defendido por intelectuales.

Formas de manifestarse:

-Acción disgregadora, separarse de un Estado-nación para formar un nuevo Estado. (Irlanda, Bélgica, Grecia…)

Acción unificadora o constructiva. Aglutinar varios pueblos o pequeños Estados en una gran nación.

Ejemplos clásicos del siglo XIX Italia y Alemania.

Estamos ante un resumen de un texto de enseñanza y el disparate no puede ser más escandaloso.

No hay por dónde empezar sin hacer trizas la historia, pero sí señalar la mala intención o tremenda torpeza de quienes escriben el libro en cuestión.

Texto de Bachillerato, Historia del Mundo Contemporáneo, de María Angeles Isabel Bueno Martín, José María González García, María Desamparados Peris Santa Remigia y José Luis Salas Olivan. ISBN 10 8469609157

Citar como ejemplo de nacionalismos “disgregadores” a Irlanda, Bélgica y Grecia, es un disparate mayúsculo, a no ser que se quiera asociar a Irlanda con el Ejercito Republicano Irlandés (IRA), a Bélgica con la batalla de Flandes y a Grecia no se sabe bien si con el Imperio Romano, la ocupación Otomana o la Guerra de las Galaxias.

Hablar de nacionalismo integrador al referirse a Alemania causa risa, ya que Alemania es una escisión del Imperio Prusiano, “La Gran Alemania” de Bismarck que conformó el Gran Imperio Alemán, luego va a ser que no es algo acertado, y menos sin hablar de la iglesia luterana, la Renania, la Primera Guerra Mundial, etc. etc. y por supuesto sin tener en cuenta al Sacro Imperio Romano Germánico.

El nacionalismo es un sentimiento que muchas veces supera lo racional

Y el ejemplo último (Italia) es el único que podría ser acertado, como modelo nacionalista unificador,  cuya unificación sólo se entiende con la figura de Garibaldi y la descomposición de los imperios europeos.

La historia no se empezó a escribir ayer, ni antes de ayer, el nacionalismo existe desde que existen las naciones y las primeras naciones aparecieron hace más de 10.000 años en el Creciente Fértil, lo que hoy día llamamos Oriente Medio.

Alguien debería explicarle a los autores del libro, cómo (el Estado de) Israel, que existe desde 1948, ha existido en la memoria  imaginaria de los judíos desde hace más de 2500 años sin haber sido nunca una nación y menos un Estado, nació como una nacionalidad asociada a una religión y así sigue siéndolo para los millones de judíos de la Diáspora, que se sienten parte de la nación judía, sin habitar en Israel, ya sean rusos, argentinos o lapones.

El nacionalismo es un sentimiento común a quienes se consideran distintos por razones de raza, religión, geografía, idioma o cultura, lo que implica una psicología nacional propia, que les distingue de otros.

Definir el nacionalismo por su carácter unificador o disgregador es cuando menos tendencioso, el nacionalismo siempre es unificador, otra cosa es el secesionismo, que  es una opción de separación de una parte de un todo heterogéneo y diverso que ha perdido sus bondades unificadoras.

Europa se ha unificado y dividido a lo largo de su historia, los últimos 50 años de la historia de Europa, son la excepción de una historia preñada de constantes  guerras, unificaciones impuestas y secesiones, hasta la creación de la Unión Europea.

El nacionalismo es un sentimiento arraigado en los pueblos, tanto en los unificadores (Imperialismo y Colonialismo) como en los diversos y diferenciados (Colonizados o Sometidos).

Por cierto, el romanticismo no tiene nada que ver con el nacionalismo y ser intelectual no lleva implícito ser nacionalista, de hecho muchos intelectuales desprecian el nacionalismo como un defecto burgués y reaccionario.

@ordosgonzalo

 

gonzalo   alvarez-lago    garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1221 noticias)
Visitas:
1952
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.