Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Enrique Madrazo escriba una noticia?

El olor de la libertad

25/11/2011 07:50 6 Comentarios Lectura: ( palabras)

La señora Mercedes Milá, futura presentadora del próximo Gran Hermano, ha soltado la perlita que le faltaba a Tele5: "Apoyo La Noria" como a todo lo que huela a libertad."

La libertad de expresión, más empática y prostituta que nunca, parece ser el último trampolín de supervivencia que les queda a algunos para defender lo indefendible. El ejemplo, en esta ocasión, lo patrocina la señora Mercedes Milá, futura presentadora de otro Gran Hermano, y ya van trece. Con esa actitud suya de bucanero indignado ha soltado la perlita que le faltaba a la cadena Tele5: “Apoyo a La Noria como a todo lo que huela a libertad”.

Debería saber esta señora (o tal vez ya lo sabe) que sus comentarios no iban a servir para calmar las aguas ya de por sí ya estancadas y putrefactas que surgieron tras la polémica entrevista y posterior renuncio publicitario en La Noria. Sin embargo, ella no duda en enarbolar la bandera de libertad. Se vanagloria de ello y la agita a los lados, lo suficiente para meter la punta en el ojo del vecino. Y ahora el escudo de la libertad le vale para defender la atracción de feria. Y hasta cierto punto, puede perdonársele el desliz, más que nada porque ella vive precisamente en el circo, rodeada de artistas. Y qué payaso iba a tirar piedras sobre su propio tejado.

De cualquier manera, la sensación de desprestigio que le otorga a la palabra “libertad” debería escocerle en la lengua cual agua bendita, sobre todo en los tiempos que corren, donde es bien fácil toparse con definiciones muy gráficas de injusticia. De esta manera nos enterábamos del caso de la actriz iraní Marzie Vafamehr, condenada a un año de prisión y a noventa latigazos por participar en la película “Teherane man haray” (Mi Teherán a subasta), que, según se comentó en un principio, criticaba duramente el régimen. Al parecer, la película narra las trabas y cadenas que la república iraní pone a los artistas para desarrollar su trabajo y viajar a Australia. Trabas que surgieron, sobre todo, después de la exhibición de la cinta en festivales extranjeros (Festival de Adelaide, en 2009). Pues bien, el grito de libertad, en este caso, fue multitudinario. Hasta que hace cosa de un mes se tuvo noticia de su excarcelación. Un tribunal de apelación había reducido la pena a tan sólo unos miserables tres meses de prisión, que ya había cumplido con creces. Tres meses por un delito que consistía en aparecer, en una escena de la película, sin el pañuelo para la cabeza que deben llevar las mujeres iraníes. Y en otra, en la que parece estar bebiendo alcohol.

Más sobre

Por si no se ha entendido, ahí va otro caso, éste muchísimo más actual. Nos cuenta la odisea de una niña de 19 años agredida sexualmente por el marido de su prima. No se preocupe nadie que esto ocurre bien lejos, en Afganistán, al otro lado del televisor. Según nos cuentan, la justicia afgana, que debe estar desangrándose por los ojos la pobre, tras dos arduos años de deliberación, ha emitido sentencia. Siguiendo los dictados de vete a saber quién, no han dudado en considerar que la joven, al mantener relaciones sexuales con un hombre casado, era culpable de adulterio. El tribunal, no tan despiadado como se supone, le ha ofrecido a la víctima dos salidas: o bien pasa 12 años en prisión o bien se casa con su violador, y así obtendrá el perdón. En unas declaraciones que ofrece a la CNN desde la cárcel asegura que sí, que aceptará. Más que nada por su hija de dos años. Imagínense quién es el padre.

Sí, ya sé que de estos hay miles de ejemplos y que no es más que otra noticia sentimentalista. Pero de qué otra forma puedo hacer ver cómo puede llegar a utilizarse un término tan mayúsculo como la Libertad tan a la ligera. Porque la “Libertad de expresión” de la que hace alusión la señora Milá implica, ante todo, “la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección o gusto.”

Señora Milá, como ve, la Libertad debe ser libre y transparente como el agua de un río. Y me parece bien que apoye “todo lo que huele a libertad”. Aunque, tal vez, debería saber que la verdadera Libertad nunca ha olido a nada.


Sobre esta noticia

Autor:
Enrique Madrazo (65 noticias)
Visitas:
2010
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
4
+ -
Responder

Usuario anónimo (25/11/2011)

Que va a decir esta, Otra egocentrica que esta convencida al igual que "su amigo" que son los paladines de la libertad y la comunicacion. Anda ya guapa que se te ve el plumero. Nadie echa piedras sobre su propio tejado. ¿Nos tomas por tontos?

0
+ -
Responder

tioñin (25/11/2011)

mañana que traigan a la madre de los etarras para que diga cosas de su hijitos asesinos

3
+ -
Responder

JOSE (25/11/2011)

todo lo que huela a libertad y o a dinero,joder con la marquesa que nos quiere dar clases de progre,ma s vale que reparta lo que tiene-si es tan comunista y tan progre,Si cobra 500000 de telecinco que diga: la mitad pa caritas o pa los que estan jodios con la crisis entonces si podria dar lecciones .L a iba a llamar algo pero mejor me callo.

3
+ -
Responder

Usuario anónimo (25/11/2011)

una señora que trabaja para esa cadena no tiene legitimidad para hablar, desprestigio del periodismo,
porque son unos vendidos, todos, los periodistas y pseudoperiodistas, no son objetivos, solo van al son que les tocan y dependen del salario de cobran, cuanto más, más chaqueteros y más ratreros, engaña-audiencias, dignos hijos de papa berlusconi

3
+ -
Responder

Josean (25/11/2011)

Tienes toda la razón. La libertad es algo más llenarse la boca de mierda y escupirla a diestro y siniestro. La señora Milá no debería meterse en esos parques de atracciones, ya se sabe las norias marean.

1
+ -
Responder

Un Granota Octogenario (26/11/2011)

No es lo mismo libertad que el libertinaje de la Noria.