Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Domingo Delgado escriba una noticia?

El Peligro Yihadista

18/01/2015 20:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Los atentados de terroristas yihadistas en Francia (con 20 víctimas mortales), como el posterior incidente de Bélgica, han traído de nuevo a la actualidad una trágica realidad terrorista que viene azotando al mundo, en una nueva versión de la violencia terrorista, que tiene el perfil del islamismo radical, y que desde hace años mantiene una latente amenaza contra Occidente, dando lugar a trágicos y mortíferos atentados como el derribo del avión de la Pam AM en Escocia (1988 ? víctimas: 190 muertos), el ataque del 11-M a las Torres Gemelas en Nueva York y al Pentágono (2001 ? víctimas mortales: 2.984), las explosiones de los trenes en Madrid (2004- víctimas: 190 muertos y 1857 heridos), y los del transporte público de Londres (2005- victimas: 50 muertos y 700 heridos). Todos estos actos terroristas tienen el común denominador de ser realizados por seguidores de movimientos islamistas radicales, en el contexto de lo que consideran una guerra santa contra Occidente, recurriendo a postulados políticos y religiosos sobre la guerra santa ("yihad") para la conquista y supuesta conversión de lo que estiman el "mundo infiel", para el logro de una especie de "totalitarismo político-religioso", o cuanto menos para infligir un daño en los países occidentales que consideran enemigos de sus postulados fanáticos, totalitarios, inhumanos y criminales. Ante esta lamentable y amenazante situación, Occidente no puede ni debe mirar para otro lado, sino que ha de hacer frente a esta ofensiva terrorista, tratándole como tal en territorio Occidental ?pues así se presenta-, pero no debe dejar de atender a sus raíces en los focos emergentes del islamismo radical, que si en su día fueron los talibanes afganos y sectores radicales pakistaníes con Al Qaeda como causante de fondo, actualmente asistimos a unos conflictos armados entre facciones político-militares diversas en regiones de Oriente Medio, aprovechando el desmoronamiento de Irak y la guerra civil siria, que ha dado lugar a que se concentre una fuerza insurgente interregional que ha proclamado el denominado "Estado Islámico" (pretensión teocrática de un Estado totalitario, remedo de los califatos medievales islámicos, con pretensión imperialista de conquista y reconstrucción de lo que en su tiempo fue el Califato de los Omeyas con alcance sobre la zona del Golfo Pérsico, todo Oriente Medio, Norte de África e incluso algunos apuntan a España ?antigua Al Andalus-). Siendo así que el "Estado Islámico" ha superado a Al Qaeda en fuerza militar, medios logísticos de preparación de terrorismo internacional, soporte territorial y aporte financiero, que el mundo Occidental no debe dejar pasar, para atajar el crecimiento y la emergencia de este nuevo Estado Terrorista en un lugar tan inestable como estratégico para la estabilidad mundial, además de ser un peligroso facilitador de la acción del terrorismo islámico de exportación sobre Occidente, dado que es el actual polo de atracción de jóvenes islamistas de todo el mundo, decididos a inmolarse en el martirio de la violencia y el terror de estos grupos criminales que están haciendo un auténtico genocidio sobre comunidades cristianas de su zona de conquista (asesinando sin piedad a toda persona que no se adhiera a ellos con conversión previa y forzada al islam). Pero por si esto fuera poco, resulta que existen otros grupos de análoga factoría y franquiciado islámico radical en Nigeria, norte de Mali, Camerún, sur de Argelia (zona del Sahel) que están llevando el terror, la violencia y la muerte a gran parte de Centroáfrica, donde resulta significativa la acción del grupo criminal Boko Haram que ha arrasado aldeas matando a sus habitantes, secuestrado masivamente a varios centenares de chicas jóvenes, utilizando a niñas de hasta 10 años para autoinmolarse cargadas de explosivos arrastrando con ellas a toda persona próxima que alcancen con la detonación, hecho que la pasada semana repitieron en varias ocasiones en Nigeria, y que en las últimas horas han causado 4 muertes y 50 heridos en un atentado en una estación de autobuses de Postiskum (Nigeria), o los 7 muertos causados en sendos atentados a dos mercados populares de la zona, o incluso la masacre de la escuela secundaria cometida el pasado noviembre con un total de 48 víctimas mortales. Siendo el total de víctimas mortales de Boko Haram en Nigeria de unas 3000 personas. Si bien hay que reseñar que este mismo fin de semana el mismo grupo terrorista ha secuestrado a 80 personas (50 de ellas niños, de edades comprendidas entre 10 y 15 años) en una acción en una incursión en Camerún. Tal grado de despropósito y depravación moral hace inhumano cualquier tipo de actuación de estos grupos armados, que no tiene ni justificación racional ante los hombres, y menos aún moral ante Dios, lo que refleja el grado de fanatismo, irracionalidad demencial y odio que han albergado y transmitido estos grupos, en una modalidad terrorista y de acción política denostable, con la que están dando injusta e inadecuada respuesta a una probable relación de injusticia, en cuya argumentación no queremos entrar, no sólo por irracional, sino por no dialogar con el mal y la perversión que siega vidas masivamente sin la menor piedad humana sobre ellas y sus familias. Pero es obvio, que representan una grave amenaza (actualmente en fase creciente) para Occidente, su cultura, su convivencia y para la paz mundial. De hecho, el vacío actual y la deriva de frustraciones que están viviendo algunas sociedades del mundo árabe, que no han alcanzado apenas ningún grado de vida democrática, y siguen manteniendo amplias diferencias sociales (entre las capas más ricas ?elites políticas y económicas- y las más pobres de estos países), tras décadas de experiencias de gobiernos propios tras el proceso descolonizador y de protectorado, que generaron la ilusión en el mundo islámico de la llegada de nuevas oportunidades, con gobiernos propios (incluso muchos de ellos de porte republicano, con cierta orientación socialista, tras el rumbo trazado por el presidente egipcio Nasser, y su no alineación en los bloques de las grandes potencias) que dieron cierto aire de apertura secular a una modernidad en el mundo árabe, que se fue perdiendo conforme desaparecieron algunos de estos líderes, que como Nasser albergaron la idea de un panarabismo. Todo ello, con el tiempo se fue tornando en una serie de regímenes dictatoriales y corruptos de clanes familiares y allegados (Argelia, Tunez, Egipto, Siria, etc.). En tales circunstancias, algunos líderes políticos y sociales han visto en la religión una buena "argamasa" para unir a unas poblaciones divididas, desengañadas de la política de las últimas décadas, y arrastrados por el código moral de austeridad y bondad supuesta de toda religión, se han embarcado en una salida política-teocrática que porta un particular imperialismo (pues contiene su peculiar "nacionalismo islámico") totalitaria y excluyente, en la que se mezcla lo político, cultural, y religioso, en una peligrosa amalgama que deriva en no poca contenido irracional, de fácil venta para masas de analfabetos, desesperados, cabreados, etc., por donde se canalizan muchas frustraciones sociales y personales. ¡Tal es el peligroso sendero por el que se encaminan...!.

Además a todo lo anterior, hemos de añadirle que geoestratégicamente España juega un delicado papel de frontera europea, con unos linderos extensos en el sur peninsular en la otra ribera del Mediterráneo (más Melilla, Ceuta y en parte, Islas Canarias). A todo lo cual, hay que añadirle que en España el 3, 6% de la población actual es musulmana (1.732.000 personas, de las cuales, 1.163.000 son extranjeros, y 568.000 son españoles). Por consiguiente, nuestro país juega un importante papel, no sólo en la lógica acción de control de toda amenaza interior como exterior, propio de las obligaciones de todo Estado, sino que también tiene la obligación de articular políticas de integración que faciliten la convivencia y el entendimiento entre la comunidad musulmana española y las demás comunidades religiosas y sociales que conviven en territorio español. Algo que resulta urgente, para evitar agravios y malentendidos, pero también para mostrar que se puede vivir en paz con el libre ejercicio de sus costumbres culturales, lengua y creencias religiosas, exigiendo y obteniendo el mutuo respeto. Pero sobre todo, es muy importante verificar, y convendría subrayarlo como conclusión del presente escrito, que el islam no es la causa de la violencia, aunque en estos casos se acojan al mismo quienes la ejercen ?no sería realista reconocerlo-, si bien desde el mismo islam se rechaza este tipo de acciones y las interpretaciones religiosas que llevan a extremos de violencia e inhumanidad como las anteriormente referidas. Así se han condenado los últimos atentados islamistas en Francia por parte de líderes islámicos de diversos países occidentales (Francia, Canadá, Reino Unido, etc.), en concreto en España las dos grandes comunidades islámicas (UCIDE y FEERI), a través de sus líderes, Ryai Tatary y Mounir Benjelloun condenaron los atentados, si bien de forma escueta. Echándose en falta una condena más nítida, con mayor difusión y contundencia, así como alguna referencia a las víctimas de diferente credo (cristianos) masacrados por dicho motivo.

Más sobre

En el interior de España es fundamental la actitud de las comunidades islámicas de rechazo rotundo y de cercanía a las comunidades victimizadas, pues ese gesto podría abrir no pocos canales de acercamiento entre el islam y Occidente, pero también entre el islam y el cristianismo, cuyas históricas relaciones han sido como mínimo turbulentas, y que en la actual disposición de las comunidades diversas en Occidente de respeto, podría abundarse en abrir vías de acercamiento, encuentro y mutuo respeto para su exportación a los lugares en conflicto de forma que se erradique la violencia y llegue la paz por la vía del respeto a los derechos humanos en todos los rincones del mundo.


Sobre esta noticia

Autor:
Domingo Delgado (215 noticias)
Visitas:
1697
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.