Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gilwellian escriba una noticia?

El Perejil y otras hierbas

06/11/2009 09:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Qué hacen nuestros políticos para solucionar el conflicto del Alakrana II en Somalia? ¿Donde está la tan cacareada contundencia europea para defender nuestros intereses y las vidas de nuestros ciudadanos?

Ser pacifista no es sinónimo de ingenuo. Estar a favor de la paz no significa que renunciemos a nuestro ejército, que no están ahí para provocar a nadie pero si para evitar que presuntos amantes de los conflictos hagan de las suyas.

Nuestro Señor Presidente, con el asunto Alakrana II, tiene la oportunidad de demostrar su verdadero talante y que nuestras fuerzas armadas sirven para algo más que para peinar niños en el tercer mundo o asaltar el peñasco de Perejil, ellos son profesionales y saben que han elegido una tarea de alto riesgo; nuestro gobierno no debe permitir

que sigamos avergonzándonos de llamarnos españoles. Y si tiene miedo a daños colaterales por darles luz verde, piense que es parte del juego entre la vida y la muerte, mire hacia otro lado como bien saben hacer las grandes potencias.

Si un sólo marinero muere por su indecisión y la sociedad permanece indiferente, España no merece ser llamada una nación

Si no quiere comprometerse única y directamente con tropas españolas, que soliciten ayuda a países comunitarios, que aún recordamos las viñetas de los anuncios comerciales para que votásemos el ingreso en la U.E., con aquello de la "Unión hace la fuerza".

Y si tampoco es una opción politicamente correcta, es un secreto a voces por todos los que tenemos algún conocido en las fuerzas armadas que una de las formas de evolucionar, aprender y perfeccionarse con técnicas militares es participar voluntariamente en conflictos lejanos como mercenarios, ajenos a los intereses nacionales y la bandera; la hipocresía por lo políticamente correcto impiden ciertas conductas dentro de la legalidad, pero todos sabemos que bien saben hacer oídos sordos nuestros gobernantes y mirar hacia otro lado para con estas prácticas cuando les conviene.

Es nuestra última oportunidad de demostrar que tenemos estadistas que se hacen respetar. Si un sólo marinero muere por su indecisión y la sociedad permanece indiferente, entonces debo dar la razón a los nacionalistas y España no merece ser llamada una nación.

Nuestras fuerzas armadas sirven para algo más que para peinar niños en el tercer mundo o asaltar el peñasco de Perejil


Sobre esta noticia

Autor:
Gilwellian (61 noticias)
Visitas:
410
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.