Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Pardo escriba una noticia?

El sueldo de nuestros políticos.........

13/01/2012 07:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image En cualquier país, medio desarrollado, del mundoo en vías de ello, a los políticos "los fichan" por su cualificación y por sudemostrada destreza a la hora de salir airoso de situaciones difíciles. La razón era muy sencilla: se trataba defichar para el Gobierno a los mejores, y éstos ganaban en su vida privada muchodinero, precisamente por eso, por ser los mejores. Por ejemplo, en Francia, un Secretario de Estado gana 10 veces más que aquí; lo único que tiene que cubrir objetivos. Prácticamente, son gobiernos tecnócratas con una cabeza política visible y preparado. Desdeque entró el nuevo Gobierno hemos vistonombramientos que, poco más o menos, no han perdido dinero respecto a suanterior actividad, pero, en no pocos casos, el paso de la actividadprofesional a la Administración les ha supuesto un recorte bastante grande ensus ingresos. Por ejemplo, el de un secretario de Estado, que ha pasado a ganarunos 65.000 euros/año, cuando en su cargo en una gran empresa financiera, en laque se encargaba del Gabinete Jurídico, ganaba 1.500.000 euros/año. Además, los políticos y su sueldo están en el punto de mira de la opinión pública. Deellos se pretende que sean los mejores en sus respectivos campos, pero quecobren por ello menos que un trabajador medianamente cualificado. Se confundeen ellos los privilegios del poder con los del dinero, pues si tienen de loprimero, desde luego muy poco de lo segundo. Aunqueen España consideramos rico a quien gana un euro más que nosotros y, desde esepunto de vista, los altos cargos políticos son más ricos que los que gananmenos de cuatro (secretarios de Estado) o cinco mil euros al mes (ministro).Pero muy pocos ejecutivos de empresas o profesionales están por debajo de esacifra. Y, lo pongamos como lo pongamos, al menos habrá que considerar en lacategoría de ejecutivos a los miembros del Ejecutivo. Aquíqueremos políticos de altura, baratos, y si puede ser que sean altos, rubios ycon los ojos azules. Y, milagrosamente, en algún caso lo conseguimos, porque lallama del poder atrae a veces más que la del dinero. Pero no podemos engañarnospor el populismo barato. Nuestros políticos tienen retribuciones relativamenteausteras que, en algunos casos, sólo se justificarían por la posibilidad deincrementarlas a su salida del Poder por el currículum agrandado en la Administración, loque no es, necesariamente, bueno porque su actividad pública dejaría de ser unservicio para convertirse en un muelle que le catapulte profesionalmente. Laprofesión, porque es una profesión, de político no es, precisamente, unnegocio, y cuando se interpreta así se llega a la corrupción, excepciónllamativa pero afortunadamente escasa entre nuestros dirigentes. Por ello, máspreocupante que el dinero que se gasta en políticos es la calidad profesionalde éstos. Pues con el deseo de proletarizar la política, ésta sólo se convierteen tentación cuando conduce a un muy alto cargo, pero no cuando lo hace en lospuestos intermedios aunque decisivos en la Administraciónpública. Por lo que la tendencia resultante, no hay lugar a dudas será mediocrey hasta viciada de oscurantismo. Yaestamos acostumbrados a ver como determinados empresarios que, también, roban másque los políticos y ganan 20 veces más que ellos. También es cierto que cobrancon toda justicia y lo hacen, además, de empresas privadas que son muy libresde pagar lo que quieran. Pero el origen de los sueldos no impide que se haganlas cuentas. Se pague de una empresa o del dinero público, la cantidad neta esla que es, y nuestros políticos están a años luz de lo que se consideraningresos profesionales, son deficientes mentales en su mayoría. imageMirta Nora ¿Cuántosaños llevan los socialistas con la igual por abajo? Lo que ellos llamanprogreso o progresista y solo ha llevado a eso, falta de progreso. Porque elsocialismo confundió la igualdad de oportunidades con la igualdad de recompensas. Lo que importaes la nómina, y no el trabajo, la dedicación o el sacrificio para conseguirla.Se recuerda la máxima marxista de "a cada uno según su necesidad" y se olvidala otra parte de ella: "a cada uno según su capacidad". Una cosa es ayudar a lasubsistencia de los más desfavorecidos y otra criminalizar a quien progresadesde su entrega y su lucha. Envidiar a quien más tiene es la forma de ocultarla falta de ambición o dedicación para conseguir más de lo necesario. Elempecinamiento de que un Ministro gane lo que un electricista o un periodistaes muy enternecedor, pero con ello sólo se podrá fichar para un Gobierno a unperiodista o a un periodista, en todo caso, al final nos encontramos en lalista de los fichables a unos cuantos profesionales de prestigio y a unainfinidad de funcionarios a las órdenes del de partido, que pueden ser más omenos competentes pero a veces no han sido responsable de una sola actividadproductiva en la realidad. Solohay que ver el historial académico y profesional de los nuevos cargos del PPpara saber que están a años luz de los del anterior Gobierno del PSOE. Peroincluso ahí, pocos de ellos han llevado un mínimo proyecto empresarial. Ytienen en sus manos la empresa España a la que, por cierto, hay que sacar de laquiebra. Claro que lo de Zapatero fue impresionante. Hasta el mismo presidentedel Gobierno pasó de tener una secretaria a tres millones de empleados. Y porlo menos él, terminó la carrera, los otros casi ninguno. Pero, realmente, por lo que estándesprestigiados nuestros políticos es por su falta de preparación y nivelcultural, no por su sueldo. Si por a relación de ambos términos. España con un65% de los diputados que no pasan el nivel académico de grado medio, no puedesalir, nunca adelante. Y, si bien deberían dar cuenta de sus errores degestión, y aún más del derroche fraudulento del dinero de todos, también seríajusto que se premiara sus aciertos, aunque pocos o ninguno tienen.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Pardo (3169 noticias)
Fuente:
blogdejuanpardo.blogspot.com
Visitas:
922
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.