Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Padron Sabina escriba una noticia?

El teléfono de Bibiana

12/10/2009 20:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay una crisis de caballo y se debe recortar el gasto público, sí; pero eso no impide que el ministerio de Igualdad se vaya a gastar un dineral en una guanajada. En otra más, queremos decir.

<a href="http://www.flickr.com/photos/13957977@N02/2449932854/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/13957977@N02/2449932854/" target="_blank">Mirko Macari</a> via Flickr

Hay una crisis de caballo y se debe recortar el gasto público, sí; pero eso no impide que el ministerio de Igualdad de Bibiana Aído se vaya a gastar un dineral en una guanajada. En otra más, queremos decir: Un teléfono para un nuevo 'modelo de masculinidad', y para 'adaptarse a los nuevos roles'; según un señor bajito, o no, que se llama Miguel Lorente y es delegado del Gobierno contra la Violencia de Género. Según Miguelito en el acto de presentación del invento, el teléfono servirá para resolver “dudas” existenciales de orden dórico, jónico, corintio y circunstancial del estilo de: "¿Por qué tengo que fregar yo y no mi mujer?". Conectamos con la nueva pendejada gubernamental:

–¿Es ahí el Teléfono de Bibiana para dudas masculinas, por favor?

–Sí, señor. Dígame usted, soy toda oídos.

–(¡Huy qué tía más cursi!) Pues mire señorita, es que estoy intentando cambiarle los pañales al niño y tengo mis dudas, razonables y de las otras.

–Ah no, eso no es de mi negociado, porque una servidora es marxista feminista. Aguarde un momento, escuchando música chorra ambiental, mientras le paso con Mari Puri, que es la encargada de esas tonterías. (Tin, ton, tan; tin, ton tan…)

–¿Sí, dígame…?

–Buenas, que resulta que estoy intentando cambiarle el pañal al bebé…

–¿Genaro…?

–Sí, mi nombre es Genaro.

–¿Y no me conoces si soy tu esposa, digo compañera sentimental?

–Consio Mari Puri, no te había reconocido. Pues mira, que resulta que me dejaste las instrucciones del cambio de pañal, mezcladas con las de hacer las croquetas; y ahora no sé si al niño lo tengo que rebozar en pan rallado, antes de ponerle el pañal, o si es a las croquetas a las que les debo poner polvos de talco después del huevo.

–¡Cuidado que eres bruto, Genaro! O sea que el curso intensivo de la Nueva Masculinidad de mi jefa Bibiana del mes pasado, ¿no te ha servido para nada…?

–Sí que me ha servido: me sé de carrerilla lo del aborto exprés de niñas sin consentimiento de sus padres, y lo de la píldora poscoital abortiva sin receta. Pero lo de las croquetas y los niños no me lo dieron bien, ya ves tú.

–Pues lo más rápido para resolver el problema es que preguntes a Encarna, la vecina. Pero ojito con lo que vayas a hacer con la vecina.

–Mari Puri, ¿cómo osas pensar que yo te podría poner los cuernos con Encarna? Por favor, tu duda me ofende.

–Sí, sí, ofende. Ándate con ojo, Genaro, que después habrá revisión de olores a perfumes no domésticos. Tú ya me entiendes. Y ahora quítateme de delante, que tengo mucho trabajo. Ah, y no me esperes a cenar, que tengo reunión de trabajo con el jefe…, digo la jefa de Feminismo Rampante. (Tin, ton, tan; tin, ton tan…)

–Teléfono de Bibiana, ¿dígame…?

–Huy, Bibiana, qué nombre tan sensual y arrebatador. Pues mira, Bibi, que quería una sesión telefónica de sadomasoquismo, para empezar; y después una de: “Tómame, que soy toda tuya, mi hombre”.

–¡Pero será guarro, el machista éste de las gónadas! Oiga, asqueroso, que esto no es un teléfono erótico. Y ahora mismo le localizo la llamada y le mando al Rubalcaba y al juez Garzón.

–¡Huy, sí, Bibi! Qué placer me das. Sigue, sigue maltratándome… Creo que voy a tener un orgasmo de un momento a otro… (Tin, ton, tan; tin, ton tan…)

–Oiga, ¿es ahí el Teléfono de Bibiana Aído…?

–Sí señor, el teléfono de la nueva masculinidad para servirle. Dígame sus dudas, que se las aclararé ipso facto.

–Pues verá usted, si mi familia consta de cuatro miembros, de dos miembros y dos “miembras” para ser más exactos, ganamos sólo ochocientos euros al mes, y a un servidor lo van a dejar en el paro la semana que viene: ¿Cómo nos las vamos a arreglar para llegar a fin de mes, ni tan siquiera a mediados, con la abusiva subida de impuestos que ha determinado su señorito Zapatero, por mucha nueva masculinidad que le echemos al asunto? ¿Eh, prenda…?

–Lo siento señor mío, pero no respondemos preguntas capciosas ni antipatriotas. Sólo nos dedicamos a boberías y guanajadas feministas. Marxistas feministas para ser más exactas. (Tin, ton, tan; tin, ton tan…)


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Padron Sabina (56 noticias)
Visitas:
517
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.