Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Robertelyankee escriba una noticia?

El usurpador de mentes

23/11/2009 13:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aquella muerte era horrenda. Pero, no, por Dios, él no era el auténtico responsable..

- Fuiste tú. Eres el asesino. El responsable de su muerte - me susurró una voz en el interior de mi cabeza.

Estaba paralizado. Quieto. De pie en la antesala de la entrada a aquel callejón angosto y estrecho sin salida final. Delante de mí estaba aquella persona. Vestía un amplio gabán marrón oscuro de aspecto pulcro y limpio. Parecía casi de estreno. La prenda le cubría hasta las pantorrillas de los pantalones. Sobre su cabeza, una especie de sombrero de ala ancha. Estaba lloviendo. Jarreando con fuerza. No me fijaba en los rasgos de su rostro. No podía fijarme en nada. Estaba inmóvil en cuerpo y espíritu. En palabra y pensamiento.

Aquella entidad me habló de nuevo.

- Sujeta esto. Lo necesitas para justificar tu participación en los hechos. Has matado a una muchacha. Le has abierto la garganta para verter su sangre. Una sangre que yo necesito. Y que me llevo. Ya no me verás más. Eso espero por tu bien. Ellos te juzgarán. Te culparán de mi hazaña. Y no te entenderán. Aborrecerán tu actitud. Te pudrirás en la cárcel por mí. Y eso en el mejor de los casos. Eres mi escudo. Otro tanto de cientos que tengo por el mundo. Gracias a la cantidad, mi existencia sigue vigente.

La figura se apartó de mi campo de visión.

Desapareció de mi vista.

La lluvia me cegaba.

Al poco pude recuperar los sentidos de nuevo y aprecié lo que me había dejado entre los dedos de la mano. Un feroz estilete de acero. De aspecto ancestral. Perteneciente a una cultura de siglos atrás.

El filo estaba sucio de sangre. Al igual que parte del mango. Las gotas de la lluvia diluían su contenido sobre la manga de mi chaqueta. Desesperado, lo dejé caer sobre el suelo encharcado. Alcé el rostro protegiéndolo con la palma de la otra mano para así entrever el final del callejón. Unas piernas desnudas surgían desde detrás de un contenedor de basura. Los pies relucían del brillo de la sangre recogida en un amplio charco. Se suponía que aquella persona estaba muerta. Asesinada vilmente.

Su futuro quedó truncado por mi instinto homicida.

Yo era un criminal sin remordimientos.

Una brutal bestia que ansiaba la muerte ajena.

Todo esto lo comprendí en escasos segundos.

Mi mente me había jugado una mala pasada.

Dándome cuenta que corría un grave riesgo permaneciendo cerca de mi víctima, eché a correr.

Me di a la fuga sin un rumbo fijo. Simplemente corría todo cuanto mis piernas me permitían.

- ¡Dios Santo! El asesino del estilete ha matado a una chica - escuché detrás de mi conforme me alejaba de aquel callejón.

Quise ganar metros, pero fue inútil.

La gente se arremolinó en mis cercanías. Se me relacionó con los hechos por la manga de mi chaqueta impregnada en sangre. Se inició una persecución por las calles adyacentes. La calzada estaba compuesta de adoquines. El suelo estaba deslizante por la humedad. Me resbalé y caí de bruces. Cuando quise incorporarme, ya era demasiado tarde. Fui agarrado y zarandeado.

Estaba paralizado. Quieto. De pie en la antesala de la entrada a aquel callejón angosto y estrecho sin salida final

- ¡Criminal! ¡Pagarás todos tus abusos con tu propia vida!

Recibí golpes y escupitajos. Alguien facilitó una soga y fui atado con los brazos sobre los costados. Luego otra soga con su final en forma de lazo con un nudo corredizo fue lanzada alrededor del soporte de la luz de una farola de hierro. Quise evitar que me pasaran el lazo por el cuello, pero fue imposible.

Yo era responsable de mis delitos.

Y por ello se pusieron a tirar de la cuerda.

Mis pies perdieron contacto con el suelo.

El nudo se apretó contra mi nuez.

Me resistí como pude, pataleando en el vacío.

La turba reía y me vilipendiaba.

Estaba claro que deseaban mi muerte.

Tanto como yo deseaba la de los demás.

Los segundos finales pasaron con una lentitud exasperante.

Yo estaba convencido de ser una alimaña sin escrúpulos.

Un asesino de mujeres jóvenes.

Hasta que, estando ya a punto de morir ahorcado, contemplé entre el grupo de justicieros a la figura conocida del gabán. Mi mente dejó de estar nublada. Yo era inocente, quise proclamar sin demora, pero la cuerda estaba ya demasiada ceñida y de mis labios amoratados no surgió ni siquiera la primera sílaba de la frase.

Lo tenía claro en ese instante.

Yo era en verdad un ciudadano normal y honesto.

Sin embargo iba a morir ahorcado como un perro observando como últimos detalles de mi ingrata realidad al verdadero rostro de mis pesares.

- ¡Así se trata a los cerdos! - gritó una voz estridente sobre las del resto del grupo.

Era la voz del auténtico asesino.

Me sonrió con ironía.

Sería lo último que me quedaba por ver en vida.

El sucio regodeo del causante de dos muertes esa misma tarde.

La de la chica y la mía.


Sobre esta noticia

Autor:
Robertelyankee (80 noticias)
Visitas:
105
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.