Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Hoyesarte.com escriba una noticia?

La elegancia de la porcelana imperial china

04/10/2009 23:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Museo de Cerámica de Barcelona ha inaugurado Elegancia y Minimalismo. Porcelana imperial de las Colecciones Baur de Ginebra, una exposición que brinda la oportunidad de contemplar, por primera vez en España, más de 60 ejemplares procedentes de esta colección.

Todas ellas fueron reunidas entre 1924 y 1947 por Alfred Baur, trabajador infatigable, curioso y sensible viajero, que estableció contactos comerciales con Oriente próximo, donde quedó impresionado por el seductor arte de la porcelana. Allí asesorado por el marchante japonés Kumasuku Tomita, Bau reunió un excepcional conjunto de más de 7000 piezas de arte asiático, datadas entre los siglos VIII-XIX y que conforman a fecha de hoy una de las colecciones más importantes del mundo en cuanto a porcelana china se refiere.

Para la cultura china, la cerámica es un material que ha adquirido un papel protagonista y místico desde los orígenes de su larga historia hasta el punto que ha llegado a convertirse en un arte superior a la escultura y a la propia arquitectura.

La porcelana imperial y su evolución

Los 64 ejemplares que recoge la muestra aparecen presentados siguiendo un orden cronológico establecido según las dinastías imperiales a las que pertenecen. Asimismo, dentro de cada época, las obras forman varios grupos que ponen de relieve la importancia de determinados modelos, colores y decoraciones. Junto a ellas se exhiben también una serie de piezas procedentes del propio museo catalán, con el fin de crear un rico diálogo entre Oriente y Occidente, entre el arte antiguo y las creaciones contemporáneas.

A pesar de que la cerámica se conocía en China desde antes del año 7000 a.C., no es hasta el S. VIII d.C. –con la dinastía Tang– cuando se descubrieron las técnicas para fabricar porcelana, material cerámico por excelencia y tan apreciada en todo el mundo por sus cualidades de impermeabilidad, blancura, transparencia, dureza y sonoridad. A partir de ese momento se convirtió en un material muy valorado en China por ser capaz de poseer por un lado el lirismo propio de la estética budista y taoísta, pero también el rigor, el orden y la adecuación característicos del confucianismo.

Exportación masiva a Europa

La época de clasicismo artístico de la cerámica llegó con la dinastía Song (960-1260), cuyos alfareros, influenciados por la espiritualidad budista, realizaron un tipo de obras de sofisticada factura, con formas simples y depuradas, de gran virtuosismo técnico y siempre monocromas.

Posteriomente, la invasión mongol en el siglo XIII favoreció los contactos con Occidente gracias a la Ruta de la Seda. A través de ésta, no solo exportaron productos sino que también importaron nuevos materiales de Europa y el Próximo Oriente, como el azul cobalto, que aplicaron a la porcelana como decoración, creando las célebres piezas de cerámica "blanca y azul".

Durante el reinado de los Ming (1368- 1644), las cortes europeas, fascinadas por este novedoso material, empezaron a exportar porcelana en cantidades masivas, e incluso a pedir piezas por encargo. Se fabricaron durante estos años ejemplares de gran virtuosismo técnico, al que se sumó el uso de esmaltes, barnices así como la proliferación de colores.

En el siglo XX

Fue bajo el reinado de la dinastías Qing (1644-1911) cuando los alardes técnicos llegaron a su apogeo y comenzó la decadencia de la porcelana, en parte consecuencia de la "industrialización" a la que se la estaba sometiendo por los masivos encargos de las cortes rococó.

Con el triunfo de la revolución de 1949 el arte imperial chino fue largamente perseguido y muchas de las piezas fueron destruidas o desaparecieron recicladas para uso doméstico. Desde finales del siglo XIX se han convertido en objetos de colección para los occidentales, y actualmente un reducido número de ellas están regresando a China tras ser adquiridas por grandes sumas en subastas internacionales.

Barcelona. Elegancia y minimalismo. Porcelana China de las colecciones Baur de Ginebra. Museo de Cerámica de Cataluña.

Hasta el 3 de enero de 2010.


Sobre esta noticia

Autor:
Hoyesarte.com (7381 noticias)
Fuente:
hoyesarte.com
Visitas:
127
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Licencia Creative Commons
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.