Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cristina García Rosales escriba una noticia?

Cierta elite del poder utiliza para sus fines la estrategia del shock. Noemi Klein: El auge del capitalismo del desastre

17/12/2011 22:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Después de leer "La doctrina del Shock" de la escritora canadiense NaomiKlein , si no se ha fenecido en el intento por sus 600 páginas (que se leen porcierto en un pis-pas a pesar del horror), o por el terrible desgarro al conocer laverdad de la historia reciente... Después de leer, como digo, detenidamente estelibro indispensable , nos daremos cuenta de dos cosas importantes: 1) Ya no hayvuelta atrás 2) Va a existir un antes y un después de su lectura, límite quesiempre separa el conocimiento de la ignorancia.

Naomi K. explica inicialmente, y para situarnos en lo que vendrá acontinuación, la existencia de "la doctrinadel shock", investigada y puesta en funcionamiento por el psiquiatranorteamericano Cameron allá por los años 45 del siglo pasado. Este doctor creíaque privando de estímulos sensoriales (vista, oído, referencias, tacto) a suspacientes y sometiéndolos luego a sesiones de electroshock, los enfermoslograrían borrar de sus mentes aquello que les aprisionaba y podrían volver aser personas normales. La experiencia demostró que todo ello les sumía en unestado de regresión infantil y de indefensión generalizada. Una vez probadasestas técnicas en sus cuerpos y en sus almas, convertidos en piltrafas humanas, no quedaba claro -sin embargo- que su mente fuera una tabla rasa.

image

La cuestión es que estas "terapias" han sido llevadas a cabo como terriblestorturas en diferentes países del mundo. Desde Argentina a Chile, desde Irak aGuantánamo. Todas con el denominador común de SOMETER a individuos que se rebelan, para quitar de en medio aquella "raíz" supuestamente subversiva, o incluso aveces, como experimentación por ver lo que daban de sí. Podemos imaginarnos elhorror aunque no siempre lograban los resultados perseguidos, especialmente enindividuos fuertes que ya conocían estas técnicas. Por ejemplo en Irak, los resultadossupusieron algunas veces mayor fiereza y capacidad de lucha contra el sistemaque les oprimía en época post-bélica. No así en otros lugares.

image

Pero además " el shock", según explica con todo lujo de detalles N.K. (y essu gran aportación), se ha convertido en una técnica política-económica-invasorautilizada en algunas ocasiones por los Estados Unidos (a través de su industriapolítico-militar) avalada e incentivada por los economistas neoliberalesseguidores de Milton Friedman - llamados los Chicago Boys-, por las facciones más duras de las elites de poder ypor organismos tan importantes como son el Banco Mundial o el Fondo MonetarioInternacional, para intervenir en determinados países en reciente estado deshock, intentando con ello apropiarse de las industrias estatales (petróleo, electricidad, agua, minas, etc) y repartirlas entre las multinacionales, unavez privatizadas . Estas intervenciones están precedidas, según dice dice N.K, de un gran shock (por ejemplo de una enorme crisis económica, de un desastrenatural como un tsunami o de una inundación, o incluso de una guerra). Y ese shock es lo que hace que el país en cuestióncuente con una gran indefensión y una necesidad urgente de ser "ayudado" alprecio que sea. Cuando sus habitantes, ante la magnitud de la tragedia, se venvulnerables por la desaparición de sus referencias primarias, son proclives aaceptar cualquier cosa que se les proponga. Así se permiten recortes masivos de sus derechos básicos(gratuidad de la educación o de la sanidad o de una vivienda digna), despidosmasivos o destrucción de su estado "de bienestar", a cambio de obtener ayudasque garanticen su deuda - en caso de crisis económica- que ha de ser en parteasumida y luego devuelta a losorganismos citados, así como de otros dineros para reconstruir el país, en caso de guerraso de catástrofes naturales.

Más sobre

image

En esas circunstancias los individuos que se trasladan para "ayudar", representando a empresas multinacionales, rompen el pacto social existente y seapropian de las empresas estatales las que compran a precio de saldo, dado que enese momento la excusa es la urgencia en conseguir dinero para paliar la granindefensión del país ante el terror de lo que está sucediendo.

A lo largo de este interesante e indispensable libro, la autora nos vasumergiendo en ejemplos dónde y cómo lo anterior se ha puesto en práctica. ¡Yde qué manera! Así en Chile , después del golpe militar de Pinochet y delasesinato de Allende, donde expone las intervenciones que allí se produjeron, deíndole empresarial privatizador, además de las terriblee torturas y desaparicionespara "extirpar el cáncer social-demócrata". Nos introduce en la Argentina delos militares con similares características, para pasar a la privatización delcapitalismo del desastre (tal como ella lo llama) en la desmembración de laUnión Soviética o en la reciente transformación capitalista de China, con suspropias características y peculiaridades. No olvidemos el "rescate" de Polonia, o los de los países llamados los " Tigresdel Sureste Asiático", e incluso en Sri Lanka después del tsunami, o delintento de apropiación de Irak una vez acabada la intervención militarfalsamente avalada por la supuesta existencia en ese país de "armas dedestrucción masiva". Sin podernosperder, aunque se nos parta el alma, las inundaciones producidas por el tifón Katrina en Nueva Orleans en 2005, donde se produjo unhecho similar de shock dentro del mismo EEUU. Rescate, ayuda y asistencia delujo para los ricos, aprovechamiento de la situación para erradicara los más desfavorecidos e implantación de industrias y residencias privadas para albergar a los máspudientes.

image

Como resumen: La terapia del shock es un revulsivo utilizado por ciertaselites malignas del poder (algunos de los inmensamente ricos que gobiernan elmundo y que conforman aproximadamente un 1% de la población mundial según PaulKrugman, Premio Nóbel de Economía) para apropiarse y privatizar las empresaspúblicas de los distintos países del mundo y acabar con el estado de servicios.Su codicia es insaciable y su falta de respeto por las personas y sus derechoshumanos es incuestionable. Son unos perfectos inmorales (Ver el capítuloII de nuestro libro "Palabras paraIndignados", que se puede bajar gratuitamente en este blog).

image

Ahora están pretendiendo hacer lo mismo en la Vieja Europa, pero tal comoapunta N.K. en su último capitulo de este libro necesario, "el shock se gasta". Los ciudadanos cada vez somos más conscientes de las aberraciones de nuestrospolíticos, siervos de esa elite, y de las extorsiones y chantajes a los queestamos sometidos. Y no permitiremos, gracias a nuestra información, conocimiento y repulsa a lo que está pasando, que nuestro mundo y nuestroslogros sociales se volatilicen como humo entre los dedos.

Para ello recomiendo vivamente leer el libro citado de Naomi Klein. Es necesarioque estemos informados y que denunciemos con valentía los hechos


Sobre esta noticia

Autor:
Cristina García Rosales (73 noticias)
Fuente:
nochesininsomnio.blogspot.com
Visitas:
6475
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.