Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Azazel escriba una noticia?

Enamorado de Némesis

26/01/2010 22:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Historia de una venganza

Se acercó lentamente por detrás y cuando estuvo a su alcance le llamó por su nombre, A. se detuvo en seco, giró, su rostro palideció y por un momento dudó en si seguir andando o plantar cara, la duda se dibujó en su rostro mientras su mente empezó a calcular una salida a aquella embarazosa situación.

-Ya era hora de que nos vieramos cara a cara…. – le dijo

- Dejame en paz - balbuceó A.

-No es posible, tienes una gran deuda y he venido a negociar como saldarla, creo que es justo darte esa oportunidad, qué tú no tuviste conmigo.

-No hay nada que hablar ni nada que negociar – le espetó A. sintiendo que dominaba la situación y tensando los músculos.

-Eso no es aceptable, debes compensarme por lo que has hecho.

A. pensó que aquel tipo había definitivamente perdido la cabeza y optó por no tensar más la situación y largarse de allí lo más rápido posible. Era tarde y la calle estaba solitaria.

-Me largo, estas mal de la cabeza y si me sigues llamaré a la policía maldito chiflado-

-Está bien, vete si asi quieres, esto ya te dije es sólo darle la posibilidad a la historia de que termine bien para ambos. Le dijo él con cierto aire de resignación. Lo cual terminó por enfurecer a A. que le gritó:

-¿Pero qué demonios quieres de mi?

- Eso sería muy fácil, tú sabes lo que me has quitado, piensa en como valorar eso y haz tu propuesta, pero te advierto que no valdrá cualquier cosa y no sólo eso, nunca sabrás si has saldado tu deuda, es parte de tu castigo, sólo sabrás que te has equivocado si volvemos a encontrarnos y entonces, entonces ya no podrás hacerme ninguna oferta por lo que te aconsejo que no regatees ni subestimes mi precio, piensa que te juegas mucho.

-Estas loco, te voy a denunciar maldito cabrón- Le gritó enfurecido y con la cara roja de ira.

-Tómate tu tiempo, no espero de ti nínguna decisión inmediata, debes pensar en ello dedicandole tiempo, es algo importante creeme, y además tenemos todo el tiempo del mundo por delante, en estos años he aprendido a esperar, algo que tu no supiste hacer – le respondió él bajando el tono de su voz.

Entonces él cogió su telefono móvil y marcó nervioso el número de emergencias pero para cuando levantó la vista él había desaparecido.

-Emergencias dígame- escuchó al otro lado de la línea.

-Un loco me ha amenazado de muerte en plena calle-

-Donde se encuentra? Está él con usted?

-No…. ha desaparecido.

-Le aconsejo que presente una denuncia en la comisaria mas cercana, es alguien conocido?

-Está bien, no pasa nada, sólo es un maldito chiflado inofensivo, no se atreverá a nada más.

-Como quiera, pero podemos enviar un coche patrulla.

-No será necesario, si le vuelvo a ver llamaré.

-Está bien, buenas noches.

Inmediatamente A. empezó a sentirse mal, la descarga de adrenalina dejaba de hacer efecto y el cuerpo sufría las consecuencias de los minutos de estrés.

-Que mierda de tipo, acabaré con él, le voy a meter un juicio y una orden de alejamiento, máldito psicopata. Se arrepentirá.

Siguió caminando y la ira empezó a dejar paso a la duda, por que pensar en esto, ha sido una locura de un tipo acabado y no va a preocuparme, de hecho ni le denunciaré dejaremos esto como está y ya se le pasará. Pensó resignandose y dispuesto a olvidar.

-Pero y si realmente este tio viene por mí con un cuchillo o algo peor, no sería la primera vez que alguien mata a otro por algo así. Y que querrá, 20000 euros, 200000 euros, 1 millón, cualquiera sabe, lo mejor será olvidarme.

Pero aquello no era para olvidarse, había llegado el momento de rendir cuentas y algo en el interior de A. empezó a creecer, una inquietud, que poco a poco fue haciendose hueco entre sus pensamientos, entre las preocupaciones cotidianas habia ahora una sombra.


Sobre esta noticia

Autor:
Azazel (2 noticias)
Visitas:
1716
Tipo:
Suceso
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.