Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

Sobre el enchufismo en Andalucía (y en España)

12/11/2010 17:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Don Quijote:

- ... ¡y qué mal parece en los gobernadores el no saber leer ni escribir!…

Sancho:

- ... "y las necedades del rico por sentencias pasan en el mundo"...

Pulula por Internet las nuevas canonjías que en Andalucía se dan a sí mismos la "familia gobernante" sin otro adobo que "el ser vos quien sois". Esta es la consecuencia de estar gobernados por la "democracia partidista" que desde hace siglo y medio, o dos siglos, nos "torea" en España como si esto fuera un "cortijo" en vez de un país regido por leyes. Pero a las leyes nos tenemos que someter todos; a los caprichos de los ricos somos sometidos, la mayoría, a la fuerza.

Precisamente, una de las características de los países tercermundistas es que "no existen leyes", y esto tiene dos interpretaciones: una, o existen "leyes escritas que no se cumplen" o, dos, no existen; que para el caso es lo mismo. Una de las características de la ley es "su fuerza", es decir, su capacidad de "ser exigida": de lo contrario, no es ley; puede ser una reflexión teórica sobre una situación o sobre el derecho, pero no es ley.

La ley puede salir del Estado, en cuyo caso sería consecuencia de una "dictadura" o de un "Estado de excepción", que es lo mismo; o bien, puede ser fruto de un "parlamento", donde gobierna una mayoría, con respeto a las minorías: aquí está el "juego democrático" consistente en "pactar con unos o con otros" dependiendo de la ley y de la situación.

Pero, parece que ni en Andalucía (ni en España) hay "estado de excepción" ni hay "parlamento"; es una situación nueva, o mejor, una situación propia del tercer mundo: se gobierna a base de "capricho", o bien de decir hoy una cosa y mañana la contraria; peor aún: ahora una cosa y dentro de un rato la contraria. Es el puro "emotivismo", que nace de la pura espontaneidad, de la pura "impulsividad". La razón, tanto la "dictatorial" como la "democrática" no existen; las "dictaduras" se basan en "razones excepcionales" para criticar a las "democracias" y con pretendidas defensas de "situaciones especiales" para salir de una situación caótica o excepcional. Una vez superada esa situación, se vuelve a la situación que se considera "normal".

La democracia se basa en el "gobierno de la mayoría", es decir, en legislar mediante "pactos" que permitan hacer leyes que no necesariamente son del "grupo mayoritario", sino que éste pacta con grupos que representan intereses minoritarios, pero de interés general, y que favorecen a los más débiles; y en unos "momentos" se hacen leyes a favor de un determinado grupo y después de otro, pero que al final repercute en el "bien general" y sale favorecida la sociedad civil, y no los grupos de presión.

Pero no es esta situación a la que se ha llegado en Andalucía (ni en España): es un grupo caprichoso quien, mediante esta "democracia partidista y alternante", se ha hecho con los resortes del poder y funciona no como una dictadura ni como un gobierno democrático sino a golpe de capricho, donde los ricos son cada vez más, inmensamente, ricos y la mayoría de la población se empobrece rápidamente, desapareciendo la clase media y las "instituciones" que amortiguan dicho empobrecimiento. Es la entrada en "el tercer mundo" pues la antesala es la falta de leyes; donde a los ricos se les habla de la pobreza de un barrio de su misma ciudad y es como si le hablaran de un país a miles de kilómetros.

Estos nuevos ricos, viajan a países donde existen instituciones y hablan de su país (España) como un país idealizado y lo confunden con tradiciones de hace cientos de años, sin hablar de la realidad de cada día que, por supuesto, desconocen o la "ven por la tele".

El escándalo aún es mayor si pensamos en que esta "casta" (prácticamente brahamánica) tiene "a sus órdenes" excelentes profesionales: pensemos en al ministerio de Sanidad. La Sra. Ministra no tiene estudios, y los médicos españoles son "excelentísimos profesionales": ¿hasta cuándo aguantarán tanta mediocridad? Pensemos en los profesores: los "gobernantes administrativos" son mediocres puestos por la "democracia partidista", y los profesores están muy bien preparados: ¿por qué aguantan la vulgaridad que los "administra"?

He pensado en estos dos colectivos, pero existen muchos más; ¿muchos más? Pensemos en la agricultura, y me pregunto ¿existe agricultura en España ahora mismo? El Ministerio de Agricultura sí existe, pero lleno de "administrativos" puestos por la "democracia partidista", y ¿los agricultores? ¿Sólo les queda "manifestarse" cada varios años para dejar patente que no existe agricultura? Quizás es eso, que ¡ya no existe agricultura en España!

La mediocridad nos ha gobernado durante décadas: ahora nos gobierna el emotivismo; el capricho y la consecuencia es que unos pocos se hacen rápida e inmensamente ricos y el resto pobres. Parece un salto pequeño pero creo que es demasiado importante para dejarlo pasar.

Antonio Fidalgo Martín

Secretario de Cultura del CDS

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
170
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.